martes, 27 de marzo de 2007

Las muertes estúpidas y los premios Darwin

La teoría de la evolución descansa sobre tres hechos fundamentales:
a) Cualquier población crece más deprisa que los recursos para alimentarla.
b) Sólo sobreviven los más aptos (reproductivamente hablando).
c) Hay variedad entre los hijos y los padres.
¿Qué son, pues, lo premios Darwin? Pues premios concedidos a aquellas personas que, haciendo alarde de una supina estupidez, han mejorado la reserva genética de la humanidad quitándose de en medio. Para ser nominado a un premio Darwin tienen que cumplirse cinco supuestos:
1) El candidato debe separarse de la especie; bien muriendo, bien quedando imposibilitado para la reproducción.
2) El candidato ha de demostrar una falta de sentido común espantosa Es normal quedarse dormido en la cama con un cigarrillo; quedarse dormido con un cigarrillo encima de un depósito de combustible de 1000 litros es estupidez
3) El candidato debe ser la causa de su propia destrucción Si te cae encima un mueble desde un rascacielos, es una tragedia. Si intentas bajar una caja fuerte de 500 kilos por la ventana ayudado sólo de una cuerda y una polea, es una comedia
4) El candidato debe ser capaz de razonar No están incluidos ni niños, ni personas con desórdenes mentales, ni ancianos con Alzheimer o demencia senil
5) El acontecimiento se debe poder comprobar
El resultado de la selección es la colección más grande de muertes estúpidas que uno pueda imaginar. Desde aquellos que se dedican a mirar en el interior de latas de combustible con un mechero, hasta los ladrones descuidados que no quitan la corriente para robar el cobre de los cables. Se incluyen también relatos sin confirmar (aunque sin premio) y una buena cantidad de leyendas urbanas identificadas como tal.
También se incluyen mini-ensayos sobre la teoría de la evolución.
En la portada del segundo libro encontramos la siguiente frase-gancho del San Francisco Weekly: Los premios Darwin son para partirse de risa. Profundamente divertidos.
MILAGRO HUNDIDO

Un sacerdote murió después de intentar demostrar como Jesús caminó sobre el agua.El sacerdote evangelista Franck Kabele, de 35 años, dijo a su congregación que el repetiría el milagro bíblico.Pero se ahogó después de caminar hacia dentro dle mar desde la playa en Libreville, la capital de Gabón, en el oeste de África.Un testigo dijo: "Él dijo a los feligreses que tuvo una revelación que, si tenía la suficiente fe, podría caminar sobre las aguas como Jesús."Convocó a su congregación en la playa diciendo que caminaría a través del estuario de Komo, que requiere 20 minutos para cruzarlo en bote.El caminó dentro del agua, que rápidamente cubrió su cabeza y nunca volvió."
El Premio Darwin de 1996:
Un campesino polaco, Krystof Azninski, podría clasificarse como el hombre más "macho"de Europa al decapitarse él solo. Azninski, de 30 años, había estado bebiendo con amigos cuando alguien sugirió que se desnudaran y jugaran algunos "juegos de hombres". Comenzaron por golpearse uno a otro en la cabeza con carámbanos*, pero luego un hombre cogió una sierra mecánica y se cortó la punta del pie. No queriendo quedarse atrás, Azninski tomó la sierra y gritó"¡Miren esto, entonces!" giró la sierra eléctrica hacia su propia cabeza y se la cortó. "Es raro" dijo un compañero "porque cuando era joven, le gustaba ponerse la ropa interior de su hermana. Pero murió como un hombre".
La siguiente historia, Premio Darwin de 2005:
"La Patrulla de Caminos de Arizona quedó desconcertada cuando encontraron una pila de chatarra incendiada embutida en el costado de un acantilado que se encontraba sobre una carretera en el ápice de una curva. Los trozos de metal dispersos parecían el sitio de un avión estrellado, pero se convertirían en los vaporizados restos de un automóvil. El modelo de vehículo era inindentificable en la escena.

Los muchachos del laboratorio finalmente se figuraron que sucedió, y juntaron las piezas de los eventos que llevaron a este accidente.

Parece que un sargento de la Fuerza Aérea logró de alguna manera apropiarse de una unidad JATO (Jet Assisted Take-Off, unidad de asistencia al despegue). Las unidades JATO son cohetes de combustible sólido usados para dar a los pesados aviones de transporte militares un impulso extra para despegar de pistas de aviación cortas.

El fondo de un lago seco y desértico fue la ubicación elegida para romper el record mundial de velocidad de vehículos terrestres. (...) Unió la unidad JATO a su auto, saltó dentro, aceleró a máxima velocidad y encendió el cohete.

Los hechos, tan bien como pudieron determinarse, fueron los siguientes:

El operador conducía un Chevy Impala modelo 1967. El encendió el JATO aproximadamente a 6,3 kilómetros del sitio del accidente. Esto fue establecido porque en esa ubicación se encontró un prominente porción del asfalto chamuscado y derretido. El vehículo rápidamente alcanzó una velocidad de entre 400 y 480 kilómetros por hora y continuó a esa velocidad, a toda potencia, por unos adicionales 20-25 segundos (...)

El Chevy permaneció dentro de la recta carretera por aproximadamente 4,18 kilómetros (15-20 segundos) antes de que el conductor aplicara los frenos hasta que se fundieran completamente, volatilizando los neumáticos, y dejando densas marcas de caucho en la superficie del camino. Entonces el auto se convirtió en aerotransportado por unos dos kilómetros adicionales, impactando en el acantilado a una altura de unos 38 metros, y dejando un ennegrecido cráter de unos 90 centímetros de profundidad en la roca.

La mayor parte del conductor no fue recuperada; sin embargo, pequeños fragmentos de hueso, dientes y pelo fueron extraídos del cráter, y una uña fue removida de una porción de los restos que se cree que eran parte del volante.

Irónicamente, una calcomanía todavía legible fue encontrada, que decía:"How do you like my driving? Dial 1-800-EAT-SHIT." (¿Te gusta como manejo? Llama al 1-800-COME-MIERDA)"

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails