miércoles, 30 de enero de 2008

Hola, me llamo Iñigo Montoya...




Mandy Patinkin será por siempre jamás recordado por su papel de Íñigo Montoya en "La princesa prometida". Muchos actores matarían por tener una frase como la de Patinkin, una frase que pasa de generación en generación y que es un referente. Siempre que estoy con un grupo de amigos y hablamos de películas y frases míticas sale a relucir esta. "Hola, me llamo Íñigo Montoya, tú mataste a mi padre, prepárate a morir."




Patinkin nació en Chicago en 1952 y no solo le da a la interpretación sino que también canta. Uno de sus primeros papeles fue como Che Guevara en Evita en 1979. Tras unos años actuando en musicales en Broadway dio el paso al mundo del cine: Ragtime (1981), Yentl (1983), Daniel (1983), La Princesa Prometica (1987), Alien Nation (1988). Ha ganado un Emmy y un Tony, y ha estado nominado a varios premios a lo largo de su trayectoria.

En los 90, siguió apareciendo en películas, interpretando en Broadway, incluso publicó dos discos. En 1994 se unió al elenco de la exitosa serie Chicago Hope, donde interpretaba al doctor Jeffrey Geigar. Tras dos exitosas temporadas y un Emmy abandonó la serie. Regresó en el año 1999, para la sexta temporada de la serie pero al año siguiente fue cancelada. Desde entonces ha participado en varias películas y ha seguido dedicándose a la música.





Entre el 2003 y el 2004 participó en las dos únicas temporadas de la serie "Tan Muertos como yo", interpretando a Rube, el jefe del grupo de recolectores de almas al que pertenece la protagonista. Rube es un personaje entrañable, querido y respetado entre los suyos.

Tras la cancelación de la serie Patinkin pasó a encabezar el reparto de "Mentes Criminales" en el año 2005. Mentes Criminales recoge el trabajo de la Unidad de Análisis de la Conducta, un equipo de elite del FBI que se dedica a analizar las mentes asesinas para predecir cuál será su próximo movimiento antes de que vuelvan a actuar. Los agentes del equipo son dirigidos por Jason Gideon (Mandy Patinkin), en la búsqueda de brutales criminales que sólo se pueden rastrear por el perfil que se pueda realizar de ellos. Al iniciarse la tercera temporada, esta se queda sin Jason Gideon al decidir este, y por sorpresa, su abandono de la serie alegando "diferencias creativas" con el reparto.

Patinkin me ha gustado desde siempre, desde la frase que da título a este post hasta en la bazofia que es Mentes Criminales. Casi todos sus papeles los aborda con gran maestría y mucho oficio, ahí es donde se notan las tablas de Broadway. Una lástima que no se le vea tan a menudo por la televisión como antes, aunque quien sabe, con lo inquieto que está en los últimos años dentro de nada aparece en alguna serie o película.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails