lunes, 28 de enero de 2008

Una película a reivindicar: Highlander (Los inmortales)

Director: Russell Mulcahy
Guión: Gregory Widen, Peter Bellwood, Larry Ferguson, según un argumento de G. Widen
Intérpretes: Christopher Lambert (Connor MacLeod/Russell Edwin Nash)
Sean Connery (Juan Sánchez-Villalobos Ramírez)
Clancy Brown (Kurgan/Victor Kruger)
Roxane Hart (Brenda J. Wyatt)

Del amanecer de los tiempos venimos. Nos hemos movido silenciosamente a través de los siglos, viviendo muchas vidas secretas hasta completar el número de los elegidos esperando la hora del combate final. La hora ha llegado: sólo puede quedar uno...

La película cuenta la historia de los Inmortales, los cuales solo pueden morir si son decapitados. El protagonista del filme, es Connor MacLeod, del clan MacLeod. Se cuenta como se inicia en la inmortalidad, como es iniciado en el arte de la espada por otro inmortal y como al final debe matar al Kurgan, su enemigo, para conseguir el premio final. "Solo puede quedar uno". Los Inmortales están sujetos a varias reglas sagradas durante sus duelos y a lo largo de sus vidas:
1. No pueden luchar en terreno sagrado.
2. Los duelos deben ser uno a uno, sin interferencias externas de otros Inmortales. El vencedor asume los poderes del derrotado.
3. No pueden engendrar hijos.


La película tiene uno de los mejores inicios que recuerdo. Russell Nash (Christopher Lambert) está viendo un combate de lucha libre en el MSG de New York. Imágenes del pasado acechan su mente. Se levanta pronto de su asiento y se va hasta el aparcamiento. Allí le espera un hombre, Fasil, con quien inicia un combate a espada, precioso, entre los coches, con agua, explosiones. Hasta que Nash consigue desarmar a Fasil y le corta la cabeza, la espada se queda encajada en una columna (bestial). Tras esto Nash intenta escapar del aparcamiento, esconde su espada pero es apresado por la policía a la salida. Ahí empiezan una serie de flashbacks que muestran el pasado de Nash, descubrimos así que en realidad se llama Connor MacLeod y que es un inmortal.

Según la película, Connor MacLeod nació en el año 1518 en las Highlands escocesas. Cuando contaba con 18 años, partió junto a su clan a luchar contra el clan Fraser, en lo que sería su primera batalla. Pero allí se encuentra con el Kurgan, su enemigo, un Inmortal de origen ruso que parece saber que Connor sería un Inmortal, cosa que el joven desconocía. El Kurgan lo hiere de muerte. Así es llevado a su aldea donde lo dan por muerto pero en seguida se recuperó de sus heridas cosa que asombró a sus parientes y amigos. Acusado de brujería es expulsado de su aldea, aunque en realidad querían matarlo quemándolo en la hoguera. Lo salva la intervención de uno de sus primos.

Tiempo después vemos a Connor compartir su vida con Heather. Y un buen día aparece un Inmortal mucho mayor que él llamado Juan Ramírez Sánchez de VillaLobos (Sean Connery). Ramírez lo toma bajo su protección como pupilo, instruyéndole y preparándole para los duelos.


"¿Por qué sale el sol por la mañana? ¿Por qué brillan las estrellas en la gran cortina de la noche? Quién sabe... Lo único que sé es que hemos nacido diferentes a los demás. Todos te temerán, querrán librarse de tí... como la gente de tu pueblo. Contigo se ha completado el número de los elegidos. Debes estar preparado para cuando llegue el duelo final. (...) A partir de ahora, empezaremos a sentir una atracción irresistible de acabar unos con otros hasta que sólo quede uno. Es nuestro destino."

Ramírez confesó a Connor que su verdadero nombre era Tak-Ne, y era oriundo de Egipto donde había nacido en el año 869 a.C. Se había convertido en Inmortal a los 45 años de edad, viajando desde entonces por el mundo hasta llegar a Japón. Allí había contraído matrimonio con la princesa Shakiko hija de Masumune, un genio que le regaló su katana en el 593 a.C.


El Kurgan consiguió encontrar a ambos Inmortales, una noche en la que Connor no se encontraba en casa, allí lucharon a muerte Ramírez y el Kurgan. Ramírez casi consigue cortarle el cuello al animal ese pero el otro era más fuerte. Ramírez muere decapitado en lo alto de una escalera ante la atenta mirada de Heather.


Connor permaneció junto a su esposa hasta que Heather murió al fin en sus brazos vencida por la edad y sin haber podido darle hijos como anhelaba. Tras enterrarla e incendiar su hogar Connor tomó la decisión de viajar por el mundo, llevando consigo la katana de Ramírez.

Otros flashback muestran varios momentos pasados en los que se vio envuelto, como un duelo en Boston en 1783, o durante la Segunda Guerra Mundial, donde rescató a una niña llamada Rachel, que creció junto a él.


La Policía de Nueva York sospecha de él debido a su presencia en el lugar del asesinato de Fasil, y una joven forense de la Policía, Brenda Wyatt (Rosanne Hart) pronto comienza a entrever que algo extraño hay en la identidad de Russell Nash. La aparición del Kurgan y la de Kastagir anuncian el inminente desenlace.

Kastagir, amigo de MacLeod, muere a manos del Kurgan, mientras que Brenda descubre la verdad respecto a MacLeod. El Kurgan aprovecha para secuestrar a la forense y retar al escocés en el duelo final. Finalmente, MacLeod vence al Kurgan y obtiene el Premio, junto con la deseada mortalidad. La película finaliza en Escocia, mostrándonos a la nueva pareja en el lugar donde todo comenzó para MacLeod, con unas frases en off de Ramírez:

"Paciencia, escocés. Lo has hecho muy bien, aunque te llevará tiempo continuar. Generaciones enteras nacen y mueren continuamente. Tú estarás con los que viven mientras quieras, los pensamientos y los sueños de cada hombre son tuyos ahora. Tienes más poder de lo que se pueda imaginar. Utilízalo bien, amigo mío, no pierdas la cabeza."



A mi parecer en los 80 se hizo mucha mierda, si, es cierto. Demasiada. Pero es una mierda que te gusta ver, de sábados por la tarde, de madrugadas intempestivas. Pelis que recuerdas con cariño porque la viste cuando aún eras chico y no tenías sentido crítico pero si sentido del espectáculo; y lo que veías en la tele, aquella tele cutre de solo tres canales era puro espectáculo. Aunque no considero a Los Inmortales una mierda en todo el sentido estricto de la palabra, admito que no es una gran película pero como espectáculo y entretenimiento estaba muy por encima de las pelis de su tiempo y de muchas basuras que se están realizando hoy en día para las hordas de palomiteros que asaltan los cines. Lo que más me gusta de la película es su poca ambición, su sentido del realismo, es decir, soy una peli cutre y palomitera, solo quiero entretener, no quiero hacer profundas reflexiones metafísicas sobre el amor, la vida, el hombre y el por qué de las cosas. Solo entretener y lo consigue.

1 comentario:

josefao492 dijo...

Me ha gustado tu artículo. Me alegro de que haya alguien que se acuerde de "Los inmortales".

Te recomiendo que leas el siguiente post en el que se habla de las razones por las cuales "Los inmortales II" acabó siendo un auténtico desastre. Es recomendable su lectura. No tiene desperdicio.

Éste es el enlace: http://la-fortaleza-de-fao.blogspot.com/2009/12/reivindicando-la-edicion-especial-anti.html

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails