martes, 27 de mayo de 2008

Sydney Pollack

Hoy el mundo es un lugar un poquito más triste, un poquito más gris. Sydney Pollack (1934-2008) nos ha dejado, el cáncer se ha llevado a uno de mis directores favoritos, uno de los imprescindibles. Durante diez meses ha luchado contra la enfermedad pero todo ha sido en vano. Lástima. Hoy el mundo ha perdido a Pollack y todos lloramos. Tenía 73 años.


"Las estrellas son como un pura sangre", dijo Pollack a comienzos de los 80 al diario 'The New York Times'. "Es un poco más peligroso con ellos. Son más irritables. Uno tiene que ser cuidadoso, porque uno puede ser despedido. Pero si ellos hacen, lo que mejor hacen —sea lo que fuere lo que los hace estrella— es realmente interesante". Pollack tuvo que lidiar con mucho purasangre a lo largo de su dilatada carrera, trabajó con gente como Dustin Hoffman, Meryl Streep, Harrison Ford, Tom Cruise, Gene Hackman, Paul Newman, y en siete ocasiones con Robert Redford.

He visto casi todas las películas de su filmografía, tanto aquellas en las que era director (su gran faceta) como aquellas donde era actor (bastante bueno). Inició su andadura allá por los años 50. Entre 1954 y 1960 estudió y enseñó interpretación en New York. Luego, durante cinco años se dedicó a la televisión, ganando varios Emmy. Y de ahí al cine, estrenándose en 1966 con The Slender Thread. A partir de ese momento podemos hablar de la leyenda. En el 1969 es nominado al Oscar por Danzad, danzad, malditos, película premiada en Cannes.

Personalmente me encantan sus películas con Robert Redford ( Las aventuras de Jeremiah Jonson, Tal como éramos, Memorias de África, Los tres días del cóndor, Havana). Todas y cada una de ellas son fabulosas. Podría pasarme horas hablando sobre ellas, pero lo mejor que puedo hacer es recomendar su visionado, y que las disfruteis tanto como yo. Hizo otras películas igualmente maravillosas: Tootsi, La tapadera, Sabrina (y sus amores), La intérprete.


Y destaco también su intervención como actor en Tootsi, Maridos y mujeres de Woody Allen, Eyes Wide Shut de Stanley Kubrick o Michael Clayton. 'Made of Honor', filme dirigido por Paul Weiland Y que está actualmente en la cartelera de EEUU, pasará a la historia como su última aparición en la pantalla por su papel de 'Thomas Bailey'.

Otra estrella que se apaga en el firmamento hollywoodyense, menuda racha llevamos. Suerte que nos quedan sus películas para recordarle.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails