miércoles, 25 de junio de 2008

La amistad y el dolor

Un amigo es aquel que te tiende su mano aunque no la merezcas

Durante cuatro temporadas hemos visto como House disfrutaba jugando con la mente (y en ocasiones el cuerpo) del doctor Wilson. A muchos se nos hacía extraño que una persona tan inteligente (es oncólogo), culta, razonable, altruista, generosa y amable como Wilson soportase la bromas, desaires, iras, insultos y menosprecios del cojo. El buen oncólogo siempre estaba a su lado ayudándole, aguantando estoicamente las embestidas de esa fiera enferma que es Gregory House. Si necesitaba dinero se lo daba, si necesitaba vicodina se la recetaba, si quería irse de juerga le acompañaba, si se volvía loco era el único que más o menos le apoyaba. Era conocedor de casi todas las maquinaciones perversas de su "amigo" salvo aquellas que le afectaban a él directamente.

House nunca se cortó un pelo con él; cuando lo dejó vivir en su casa le robaba la comida, no le dejaba dormir, etc. Cuando casi pierde su empleo por su culpa lo tachó de egoísta y mal amigo. Fue (en parte) culpable de que el matrimonio de Wilson terminase. Y por último es el artífice de la muerte de "zorra implacable", la nueva novia de su amigo. El afable oncólogo lo soportó todo con una media sonrisa dibujada en la cara, esperando que el genio malvado de House se calmara y aprendiera valiosas lecciones de todas las enseñanzas que recibía. Pero no, con el paso del tiempo incluso podemos creer que House ha empeorado. Nada de lo sucedido ha servido como revulsivo para su personalidad, nada le ha hecho cambiar, ni siquiera un ápice su mal carácter. Supongo que Wilson en el fondo siempre albergó la esperanza de que su amigo se redimiera, de que volviera a ser un ser humano tratable en vez de ese ser perverso y retorcido que cojea por el hospital.

Wilson era su Pepito Grillo, su alma, su corazón. House lo maltrataba en exceso pero Wilson nunca le dijo nada que no fuera cierto, nunca le hizo daño intencionadamente siempre intentó llevarlo por el camino correcto, y lo único que ha conseguido es sufrimiento.En algún momento llegué a creer que la relación entre ambos era una atracción no resuelta. Podría darse, las personalidades arrolladoras y malsanas como la de House suelen atraer a las personas. Pero no, Wilson sólo era un buen amigo, una buena persona que creía hacer lo correcto, que esperaba hacer lo correcto. Y ahora Amber ha muerto y él está solo.

Sé que la culpa no es toda de House (cúmulo de circunstancias desafortunadas), aún así mirarlo me enerva, me enfada. Para mi es tan culpable como si hubiese apretado el gatillo, Amber seguiría viva si House no fuera un ser tan lamentable, seguiría viva si Wilson no fuera tan buena persona, seguiría viva y haría feliz a Wilson. Lástima.

¿Cómo puedes mirarle a la cara? ¿qué puedes esperar de él? ¿serás capaz de perdonarle? ¿lo merece? Pobre Wilson. ¿qué nos depara la quinta temporada? No me imagino a House pidiendo disculpas ni intentando ser mejor persona, eso no va con él.

La amistad es un bien muy preciado, sobretodo cuando solo hay una persona en todo el mundo que te considere su amigo. ¿Veremos por fin a un House realmente solo?

2 comentarios:

Crítico en Serie dijo...

Yo espero que Wilson dé la espalda a House de mala manera. Que le dé por dónde más le duela. Aún así, House nunca estará solo porque, hablando de masoquistas, le quedará Cuddy.

Por cierto, que coincido claramente contigo. Circunstancias desafortunadas. Si fuera otro, se le perdonaría. Pero todo es culpa de la mala persona que es. Bebe y tiene que llamar a gente para que le vayan a buscar. Va Amber, la hace beber aunque no quiera. Y encima que se toma la molestia de ir a recogerla, pasa de ella y se sube al autobús. Ella, como buena novia de Wilson, sube al autobús para que no le pase nada al mejor amigo de su novio. Puto House, así de claro.

Será interesante ver como se desarrolla todo el asunto (y yo reitero mi admiración por 13 y mis expectativas de donde puede llegar.Lo de Huntington fue un golpe muy bajo).

Rebeca Sánchez dijo...

Lo de Cuddy merece un análisis a parte. Su complejo de madraza es demasiado grande y exagerado. Yo también espero que Wilson se aparte de House, pero entonces que pasará con su personaje, porque él era el apoyo de House. Reitero lo que digo de que no veo al cojo pidiéndole perdón por los pasillos del hospital. Así que... a ver que hacen con él. Espero que no lo aparten de mala manera como a Chase y Cameron (pobrecillos. En cuantro a 13 o 31, como más te guste, se veía venir que si tenía Huntington. Lo cierto es que es una enfermedad muy perra, como todas aquellas que tienen nombre de persona. Tal vez House se vuelque en ella al no tener a Wilson para hacer experimentos. HAgan lo que hagan lo cierto es que tengo muchas ganas de ver la quinta.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails