lunes, 30 de marzo de 2009

Hey baby!


17 años después de la aparición en el mercado del Nevermind (estoy hablando de Nirvana) volvimos a ver como aquel bebé, ahora un adolescente, metido en la prístina piscina en busca del dinero que no da la felicidad. Fue una imagen curiosa. A saber el chaval apodado el Bebé Nirvana o algo así tiene el honor de ser el protagonista absoluto de una de las carátulas más ingeniosas y recordadas de la historia.

Ahora bien, en estos días oscuros en los que vi mucho el telediario la noticia de que la Conferencia Episcopal Española promueve una campaña que durará hasta final de mes con 13.000 vallas y 30.000 pósters para concienciar sobre el debido apoyo a «un todo indivisible». La campaña del lince.




Miremos bien a ese bebé. Imaginadlo dentro de 17 años. Yo lo veo con el pelo largo, un piercing en la nariz, delgado y alto, acné (típico de la edad), ropa comprada en el mercadillo y calimocho en mano. Sus padres no tienen trabajo estable desde la gran crisis 08-12 en la cual perdieron su negocio, el piso que tenían y el coche. No le va bien en el colegio ni siquiera aprueba educación para la ciudadanía, aunque su profesor es bastante majo, le gusta pintar, es grafitero. Su novia se llama Carla, tiene 16 años. Practican sexo inseguro cada finde cuando los padres de ella se van a la sierra donde tienen una casa, el padre de ella trabaja para Banesto desde hace más de 20 años. Ella está bautizada pero él no, ella hizo la Comunión pero se negó a la Confirmación. Él hace por lo menos siete años que no pisa una iglesia, ella cinco. No creen en Dios pero si en Google. Él sabe que tuvo sus 15 minutos de fama siendo un bebé pero es algo que nunca cuenta.Carla se queda embarazada, los padres de ambos jóvenes acuerdan que lo mejor es que no tengan al bebé. Poco después del aborto rompen. Carla ha sido internada en un colegio de monjas, él pinta paredes firma como Lince.

2 comentarios:

Un telespectador más dijo...

xD Q ue bueno lo de Lince jajaj

Yo cada vez me asombro más con la Iglesia, ya se que debería estar acostumbrado a estas alturas, pero es que parece que no tienen límite...

Saludos!

Anónimo dijo...

¿Y cuál es el problema de la valla de la Iglesia? ¿ofende a alguien?

yo cada vez me sorprendo más con las protestas de la gente...

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails