lunes, 3 de agosto de 2009

Concierto de Springsteen en Santiago

Pues si, fue ayer, el gran concierto del año en Compostela. Bruce con la E Street Band.

El mítico cantante americano recaló en la capital de Galicia después de 16 años de su última visita. Aquel siempre recordado Xacobeo 93 cuando habló en gallego para los asistentes.

Ayer no habló en gallego pero arrancaron tocando con el acordeón A Rianxeira. Pero para conseguir entrar en el recinto sufrías, yo tuve suerte y pasé bien sin agobios, conseguimos un sitio en el centro cerca de la mesa de sonido. Cómodos.

Hubo gente que no pudo entrar, la organización se vio desbordada, la gente con entrada quedándose fuera, los de las puertas dándose por vencidos, la policía pasando de todo... eso dicen. Esa parte no la viví.

Dentro, un agobio, entrabas justo de tiempo, apenas una hora antes de que se iniciara abrieron la puerta para dejar entrar a 35.000 personas, eso no es así. Entre las colas para el baño, buscar sitio, ir a por la cerveza no te daba tiempo. Pero al menos estabas dentro. Por cierto que la cerveza a seis euros y Mahou. ¡Indignante!

El concierto empezó puntual. Bruce dándolo todo. Corría, bromeaba con el público, se acercaba a ellos, subió a una niña al escenario, recogió carteles, habló en español y fueron tres horas de concierto presentando su Working on a Dream, versionando un par de temas de petición popular y repasando sus grandes éxitos entre los que eché en falta The River o Tunnel of love. Me gustó, pero le faltó algo. Esperaba más de él, algo más mítico, algo más profundo. Fue un concierto divertido y largo pero no memorable.

La gente en general bien, aunque siempre hay gilipollas. Uno solo no molesta pero cuando van en manada pueden ser bastante peligrosos. Era imposible ir al baño o a buscar una cerveza sin perder casi media hora.

Salir del recinto fue casi un acto de fe, sabías que saldrías de allí pero no cuando. Lamentable que un recinto donde se celebran grandes conciertos sucedan ese tipo de cosas, casi media hora para salir, apretujados como sardinas, empujándonos los unos a los otros. Supongo que los de la zona VIP estarían mucho más cómodos.

Dos canciones que me gustaron mucho del último disco: This life y Outlaw Pete.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails