martes, 4 de agosto de 2009

Up, reir y llorar de la mano de Pixar

Supongo que a estas alturas todos/as sabemos de que va la última película de Pixar, para aquellos que aún no se hayan enterado Up narra la historia de Carl Fredricksen, un anciano que tras la muerte de su mujer, Ellie, decide cumplir un sueño compartido conocer las cataratas paraíso en América del Sur. Carl ata miles de globos de helio a su casa y se va volando dejando atrás una vida gris y triste pero no contaba con Russell, un niño explorador que estaba en su casa cuando soltó los globos y que le acompañará en esta aventura.

A grandes rasgos esta es la trama de la película pero con Pixar ya se sabe que siempre hay algo más. Los primeros minutos de esta película son pura emoción y narración bien entendida, condensada en momentos cotidianos se narra toda la vida en común de una pareja y como se van aparcando los sueños para hacer frente a la realidad.

Una historia que me emocionó muchísimo y me hizo llorar. Sin palabras, solo con imágenes, gestos de Carl y Ellie, miradas, caricias... estos dos personajes consiguen estremecerte más que cualquier persona de carne y hueso porque son más humanos que la mayoría de ellos.


La muerte de la mujer de Carl, su soledad, la incomprensión de la sociedad, la vejez, la inutilidad que siente el pobre hombre, la impotencia ante la vida que le quieren arrebatar y esa rabia contenida del sueño no cumplido.

El desasosiego de este hombre mayor es perfectamente comprensible y triste. ¿Qué haces cuando todo lo que amas se va? ¿Qué te queda? Sólo recuerdos.

Carl emprende un viaje hacia Sudamérica para, sin saberlo, recobrar las ganas de vivir, la ilusión, para dejar atrás el pasado, un pasado con forma de casa flotante y poder continuar porque nunca es tarde para empezar de nuevo, para reir, para conocer, para hacer amigos.

Russell es el detonante del cambio de actitud de Carl, este niño asiático, gordo, explorador y con una curiosidad innata entra en su vida por accidente pero ya no saldrá.

Russell es hijo de su tiempo, padres separados, figura paterna ausente compensada por chucherías tecnológicas varias que no suplen la ausencia de un padre que cuando era más pequeño compartía con él helados sentados en una acera. Lo que más añora este niño es eso, estar sentado al lado de su padre compartiendo un helado. El más simple de los deseos imposible de cumplir.


Russell padece de incontinencia verbal, tal vez no quiere quedarse a solas en el silencio porque eso le haría pensar y recordar. Algo demasiado doloroso, por eso se lanza a la caza de insignias de forma frenética para poder llenar el vacío con algo.


Una vez en la selva, preciosa selva llena de color, árboles y vida conocerán a una variedad extraña de ave. Una mezcla entre el pájaro loco y el correcaminos al que Russell llamará Kevin. También toparán con Dug un perro que habla gracias a un collar y uno de los animales más simpáticos que ha parido Pixar. Dug es un perro juguetón, cariñoso, despistado y todo bondad que gusta de jugar, correr y es fiel. !Ardilla! no me he reído ni nada con ese momento.

La aventura de rescate de Kevin de manos de un fanático de la aventura, héroe de Carl desde la infancia solo es una excusa para dotar de color, fantasía y buenas intenciones una cinta con un gran peso Disney. Se le perdona porque de vez en cuando viene bien dejarse llevar por las buenas emociones y disfrutar de perros pilotando aviones, niños osados al rescate, viejos cascarrabias todo corazón y amor, mucho amor.

Up es una cinta para todos. Niños y adultos la podrán disfrutar, evidentemente a los niños se les escaparán las sutilezas de la historia, los momentos más emotivos de la vida de Carl y Ellie, la metáfora de la casa flotando entre las nubes pero se quedarán con la superación personal, el ser buenas personas, la amistad, el respeto a la naturaleza y la idea de que los ancianos también son personas, algo que en esta sociedad de hoy en día parece que hemos querido olvidar.

En definitiva, id a ver UP, disfrutadla, llorad y reíd. Merece la pena, y mucho.

1 comentario:

Carolina dijo...

Gracias por tu crítica. Acabo de ver la peli y he llorado mucho, pero también he sido consciente de que he disfrutado de buen CINE, así, con mayúsculas. Ya me lo advertieron: Pixar logrará sorprenderte. Y vaya si lo han logrado.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails