martes, 17 de noviembre de 2009

FlashForward, de la pasión al tedio

Ayer me puse a ver el capítulo 8 de FlashForward, la serie que estaba destinada a suceder a Lost. Digo estaba porque autoproclamarse la nueva Lost y serlo son dos cosas muy diferentes. No todo es hacer una macrocampaña, un piloto de los que cuestan un pastón y capítulos con finales sorpresa, no amigos míos hay que saber crear tensión, expectativas, ilusión en el espectador. Hay que narrar una historia verosímil con personajes sólidos con los que los espectadores nos podamos identificar. No basta con decir: "Vamos a ser una serie cojonuda porque la idea es buena y tenemos pasta". La cosa no funciona sino hay criterio, calidad, cohesión.

Desde el piloto de la serie todo ha ido cuesta abajo sin frenos. No hay en la serie nada, absolutamente nada que me guste. Ya os digo que ayer visionando el octavo episodio, apenas pasados 20 minutos, creí morir de puro aburrimiento. El tiempo no pasaba, todo era tedio, repetición e incoherencia.

De los muchos motivos para que esta serie no funcione creo que los más destacados son por una parte la expectativa. Nos vendieron tan bien la moto que ahora no podemos soportar darnos cuenta de que es un cacharro prácticamente inútil y que nuestra antigua moto (Lost) es muchísimo mejor que la nueva. Una grandiosa campaña de marketing para un producto definitivamente mediocre.

Por otro lado el no ser capaces de crear una historia creíble en torno al eje de FlashForward. Llevamos ocho capítulos viendo las imágenes de los protagonistas una y otra y otra vez. Me tienen más que harta. Además no son capaces de crear un hilo conductor lógico ni creíble y la serie va dando palos de ciego intentando encontrar su tono.

Los personajes. Sin duda alguna uno de los mayores fallos de una serie coral como esta es que ni uno de sus personajes consiga interesarme. Ni uno. Eso es muy triste y dice más bien poco de la capacidad de los guionistas para construir personajes. Además de eso una cantidad bastante alta de ellos me caen rematadamente mal. En primer lugar, y creo que es algo bastante generalizado, Mark (Joseph Fiennes) es terrible, odioso, mal actor, peor personaje. Sus miradas, sus gestos, hasta su manera de respirar.... todo en el me produce fastidio y estoy deseando que alguien le pegue un tiro de una maldita vez para no verlo más. Y el resto de personajes tampoco se libra.

Y ayer fue la gota que colmó el vaso porque entre el aburrimiento y el personaje de Dominic Monaghan era para apagar la tele y decirle hasta nunca a esta serie.

Lo peor es pensar que aún no han llegado al ecuador de la temporada, serán 22 capítulos. Madre mía, 22. Hubiese sido mucho mejor presentar esta idea como una miniserie que alargar esta terrible trama sin sentido durante toda una temporada y tal vez consigan más. Miedo me da pensarlo.

3 comentarios:

Yorch dijo...

Veo que muchos hemos acabado decepcionados con esta serie y algunos incluso dejándola como yo.. es una de las mayores involuciones que he visto desde que me dio por las series..

Saludos!

Cris dijo...

La verdad es tela con lo de esta serie, para mi los dos primeros episodios fueron muy buenos pero luego empezó a bajar y a bajar de una forma tremenda.
La historia no avanza y los personajes producen indiferencia.
Yo de momento la seguiré viendo (me cuesta mucho dejar las series), pero como no mejore algo no creo que llegué a ver el final.

PD: Me encanta el cambio que le has dado al blog!! :D

Rebeca Sánchez dijo...

Yorch, totalmente de acuerdo, involución es la palabra. Yo seguiré intentando por lo menos hasta la mitad de temporada pero no creo que soporte mucho más.

Cris, estás como yo es que no hay por donde pillarla.

Gracias por el cumplido, la verdad es que no estaba muy segura de cambiarlo pero me gusta como ha quedado

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails