lunes, 18 de enero de 2010

Alice 2009

Acabo de terminar de ver Alice, la miniserie que el año pasado el canal SyFy estrenó. ¿Por qué me decidí a verla? Múltiples son los motivos; porque Tin Man me había gustado, porque el reparto me llamaba la atención, porque la historia de Alicia en el país de las maravillas me gusta mucho, porque la miniserie no es muy larga y tenía la tarde libre... así que me puse a ello.

La historia nos presenta a una joven llamada Alice, profesora de karate, judo o algo así, que va a presentar a su madre a su nuevo novio. El novio acude a la cena, es un joven guapo, amable pero algo oculta, además resulta extremadamente extraño que tras la cena le entregue un antiguo anillo a Alice y la invite a conocer a su familia esa misma noche. La joven se asusta ante el ímpetu de Jack, su novio, así que le dice que lo dejen por un tiempo.

Jack se deja el anillo en la casa de Alice. Así que ella sale tras él para devolvérselo y ve como unos hombres lo secuestran. Persigue a uno de ellos y sin querer cruza un gran espejo, un espejo que la lleva a otro mundo, un espejo que nos adentra en el País de las Maravillas.

Alice intentará rescatar a su novio y para ello contará con la ayuda de los diversos personajes que pueblan este mágico mundo. Sus mayores aliados a la hora de adaptarse y sobrevivir serán el Sombrerero y el Caballero Blanco. Su mayor enemiga, la Reina de Corazones, por supuesto, y su asesino más peligroso la Liebre de Marzo. El País de las Maravillas está sometido a la voluntad caprichosa de la Reina, los seres humanos son usados como cobayas para conseguir bebidas que produzcan emociones, y parace ser que Alice es la única que puede hacer algo para detener esa situación.

El País de las Maravillas me gustó mucho con sus ciudades construidas hacia arriba, su aire decadente, sus casinos, la tecnología que usan (sobretodo las moto-flamenco voladoras). Y me resultaba curioso ver como iban apareciendo uno tras otros los personajes de la obra. Desde ese conejo blanco que da bastante grimilla hasta la Oruga que resulta ser el líder de la resistencia contra la reina, el Dodo que es uno de los de la resistencia interpretado por Tim Curry, los gemelos que trabajan para la reina y que se dedican a torturar para sonsacar información. El Carpintero que es el químico de la Reina y el que diseñó la fórmula para sacar las emociones a los humanos, el Sombrerero que resulta ser un oportunista encantador....

La historia empezaba bien, la resistencia, la venta de los elixires emocionales (drogas vamos), el que los humanos fuesen tratados como ganado para conseguir esa droga, la identidad del novio de Alice y el encantador Sombrerero. Pero luego se les fue de las manos y no supieron como continuar la historia haciéndola lenta, previsible y aburrida. Alice corriendo de un lado para otro con el Caballero Blanco (muy desaprovechado este personaje) y el Sombrerero. El ir y venir sin sentido, la lucha final con la Reina que no emociona ni está bien resuelta.

Aún así a pesar de sus fallos, la miniserie me gustó. Para pasar el rato y entretener un poco merece la pena, además es interesante ver la reinterpretación de Alice y el País de las Maravillas; tal vez no tal lograda como en Tin Man, pero aún así bastante atractiva.

Algo que si me gustó fue el casting, me gustó ver a Tim Curry aunque fuese brevemente, Matt Frewer como el Caballero Blanco (como le echo de menos en Eureka), Kathy Bates como la malvadísima Reina de Corazones. Y por supuestísimo Andrew Lee Potts como el Sombrerero, el mejor personaje de toda la serie. Aquí toda la objetividad que tengo se va a paseo, me encanta este niño desde que lo veía en Primeval. Y es el motivo por el cual se me hizo más soportable la miniserie.El personaje de Alice podría haber resultado algo más interesante. Alice en el fondo debe superar su miedo, su dolor y frustración, debe aprender a confiar en los demás, en si misma y tener fe. Debe creer en la magia, en el amor... pero claro es muy difícil hacerlo cuando todo tu mundo se derrumbó al desaparecer tu padre.

Esperaba más de la miniserie la verdad. Si tuviese que darle una nota le daría un 6, aunque tened en cuenta que estoy siendo benévola porque el Sombrerero. Una pena porque la premisa era interesante. Ahora toca esperar a Tim Burton y Johnny Deep, sé que ellos no me defraudarán.

1 comentario:

manganxet dijo...

Yo la vi estas navidades para que la espera de la adaptación de Tim Burton se me hiciera más corta, y a mi me encantó. Está claro que no es una obra maestra, pero para pasar una buena tarde entretenida está muy bien, además se te hacía más ameno al ir reconociendo a los personajes como bien dices.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails