domingo, 3 de octubre de 2010

Memphis Beat, poco que decir

Este verano le di una oportunidad a la nueva serie de Jason Lee, Memphis Beat, cuya primera temporada constó de diez capítulos. La única razón que me llevó a verla fue su protagonista. Adoro a Jason Lee desde Mallrats hasta My Name Is Earl (que buena era esta serie) así que saber que volvía a la pequeña pantalla para mi era una gran noticia.

En Memphis Beat Jason Lee interpreta a Dwight Hendricks, un detective del departamento de policía, gran amante de Elvis y cantante por las noches en un local de la ciudad donde interpreta canciones de El Rey. Dwight es un hombre de principios, un sureño de pies a cabeza que basa su vida en la lealtad a sus amigos, el amor a su madre, el respeto a los demás y la justicia. Su compañero White, es un tipo mayor, bastante huraño. Su nueva jefa está interpretada por Alfre Woodard, una mujer dura que sabe que en un mundo de hombres tiene que hacer valer su autoridad. Tengo que decir que los personajes de esta serie no me dicen nada ni me interesan salvo Dwight. Además todo orbitan alrededor de este detective-cantante y su forma de interactuar me resulta muy forzada, poco natural.

A pesar de que no llegué a empatizar con la historia ni con los personajes seguí viendo la serie. Este verano ha sido un poco raro para mi, seriéfilamente hablando. Lo único que me gustaba de los capítulos eran los momentos musicales, aunque debo deciros que no es Jason Lee el que canta, cosa que me molestó un poco. Y así poco a poco, semana a semana terminé de ver la primera temporada de esta producción del canal TNT.

Estamos ante un procedimental, aderezado con buena música, muy interesado en la historia musical y social de Memphis. La ciudad es un personaje más y siempre hay referencias a los grandes nombres de la música que han tocado y tocan en esta calurosa y húmeda ciudad. Esto es un punto a su favor porque se nota un gran respeto y amor por la ciudad y su influencia musical. Como curiosidades deciros que al estar ambientada en Memphis la serie suele mostrar lugares míticos relacionados con Elvis. Cada capítulo se titula como una canción de El Rey … creo que ya ha quedado claro que la presencia de Elvis es una constante.

Los casos son de lo más normalito, nada estridente, nada a destacar. No tenemos una subtrama serializada, por ahora, parece que en la ya confirmada segunda temporada podrían seguir con la idea del padre corrupto, cosa que le daría un plus a la serie. Personalmente no recomendaría esta serie a nadie, salvo a fanáticos de Elvis o de Jason Lee.

No creo que siga con ella la próxima temporada porque prefiero invertir mi tiempo en cosas que me satisfagan más.

4 comentarios:

satrian dijo...

A mí me ha gustado, no es una maravilla pero me ha entretenido bastante.

Serieina_Cris dijo...

A mi me pasa más o menos como a ti, el protagonista me encantó pero los secundarios y los casos eran reguleros. La razón por la que seguí y seguiré viéndola es porque me ponía de muy buen humor escuchar las canciones de Elvis y ver como trataban el tema con mucho respeto (antes de ver nada de la serie pensaba que se iba a disfrazar de Elvis y hacer el paripé).

Un saludo!

martinyfelix dijo...

Pues la sipnosis me ha dejado un poco intrigada, quizá le eché un vistazo al piloto...

Gracias por el post.

Rebeca Sánchez dijo...

satrian, a mi me aburrían un poco los capítulos, nada llegaba a engancharme a hacerme permanecer atenta, incluso algunos se sucedían muy atropelladas las situaciones y no se entendían muy bien las motivaciones

Sereina_Cris, la música es lo mejor, a mi me descubrió un montón de canciones que no conocía, ojalá saquen un disco de la banda sonora de la serie, merece mucho la pena

martinyfelix, la sinopsis es curiosa, a mi me llamó la atención y por eso empecé aunque después todo lo que prometía no se cumplió, al menos eso me parece a mi. siempre es un placer escribir un post, de nada :)

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails