Meme Literario

1 comentarios
Este MEME lo ha lanzado a la blogosfera Renaissance desde el blog Barrilete Cósmico. Como ella misma dice: 

"Como este meme no es de nominar a nadie, sírvase cualquiera de hacer uso de él"  

Así que quien quiera que se apunte y quien no, pues nada. A mi me apetece hacer un pequeño repaso literario. 

El último libro que he leído. A Sangre Fría de Truman Capote. Era mi cuarto intento y cuando por fin conseguí conectar con el libro descubrí una obra vibrante, detallista, profunda e increíble. De lo mejor que he leído.

El libro que estoy leyendo. Cartas en el asunto de Terry Pratchett. Soy una gran fan de este escritor y me leo todo lo que publica. Primero vi la película y luego, cuando el libro se editó en castellano, lo compré. Intento leerlo con mesura para que me dure pero se me hace muy difícil.

El libro que cambió mi forma de pensar. El mundo según Garp de John Irving. Me di cuenta de que en el mundo había muchas clases de personas, que no se puede juzgar a nadie, que la gente puede ser capaz de lo mejor y de lo peor, que los seres humanos nos equivocamos, aprendemos y nos volvemos a equivocar. Me hizo darme cuenta de lo difícil y maravilloso que es madurar. 

El último libro que me hizo llorar: Yo lloro casi con cualquier cosa, pero el último libro que me hizo llorar fue Elegía de Philip Roth, trata sobre la vejez, la enfermedad, el paso del tiempo. Se me hizo muy duro.

El último libro que me hizo reír. El último héroe de Terry Pratchett, genial a todos los niveles.

Un libro prestado que no me han devuelto. Pues ninguno que yo recuerde

Un libro prestado que no he devuelto. Ninguno tampoco.

Un libro que volvería a leer. Todos los de Pratchett, La noche del oráculo y Leviatán de Paul Auster, Wilt de Tom Sharpe, El mundo según Garp de John Irving, Colmillo Blanco de Jack London, La Guía del Autoestopista Galáctico de Douglas Adams, cualquiera de Ray Bradbury,

Un libro que cambió mi vida. Creo que ninguno, hay libros que me han gustado mucho y que me han aportado mucho a nivel personal pero no tengo ningún libro que cambiase mi vida la verdad. Tal vez si haya un autor, que a base de leer casi toda su obra, haya influido mucho en mi (John Irving) pero nada radical.

Un libro para regalar a ciegas. El dulce porvenir de Russell Banks. Un libro estupendo, intimista y brutal. Además existe una adaptación al cine realizada por Atom Egoyan que también es una joyita. 

Un libro que me sorprendió para bien.Crónicas de motel de Sam Shepard. Lo cogí por casualidad, sin esperarme nada bueno de él y descubrí a un grandísimo creador y un libro que me descubrió un mundo lleno de posibilidades.

Un libro que me decepcionó. American Gods de Neil Gaiman. Con lo grande que es Sandman me dejó perpleja lo fría, aburrida y estúpida que llega a ser esta obra.

Un libro que encontré perdido. Una edición de El nombre de la rosa de Umberto Eco, en italiano. Maravilloso poder leerla. 

Un libro que robé. Pues ninguno. 

El autor del que tengo más libros. ¿Adivináis? Terry Pratchett, le siguen Paul Auster, John Irving, Ray Bradbury e Isaac Asimov.

Un libro valioso. Por lo que representa, Un mundo feliz de Aldous Huxley. Me lo regaló mi primer novio.

Un libro que llevo tiempo queriendo leer: La saga Millenium de Stieg Larsson. Tanto oír hablar de ella y ver películas al final te pica la curiosidad

Un libro que prohibiría: no creo que se deba prohibir nada
El próximo libro que leeré. Tengo varios en mi mesilla de noche esperándome pero como tengo exámenes creo que tendrán que esperar. Son La mujer de blanco de Wilkie Collins, Starship Troopers de Robert A. Heinlein y La caja lista: televisión norteamericana de culto de Concepción Carmen Cacajosa

Share/Bookmark

No tengo tiempo para verlo todo pero lo intento

6 comentarios
Cuando me paro a mirar la lista de series que estoy viendo en este momento me asusto. En el buen sentido. Y ahora que se acercan los exámenes va a ser horrible poder ver las season finales. Ains, la falta de tiempo, el enemigo de los seriéfilos. Quiero días de 36 horas y compromisos sociales, laborales y estudiantiles de cuatro horas. 

Actualmente estoy visionando 20 series:

The West Wing. Me compré el pack de la serie completa en un arrebato, estaba tan barato que tenía que hacerlo. Voy viéndola poco a poco, a mi ritmo, y disfruto enormemente con ella. Actualmente estoy en la cuarta temporada, el personaje de Sam Seaborn ha dejado paso al que da vida Joshua Malina. Sé que echaré de menos a Sam, llegó a caerme realmente bien. Además Rob Lowe hace un trabajo estupendo, está muy creíble. 

American Dad. Esta serie dio un gran salto de calidad a partir de su segunda temporada. Es muy grande y casi me gusta más que Family Guy, casi pero aún no. Está emitiendo la séptima temporada, tengo que ponerme al día porque me faltan los siete últimos episodios. 

Family Guy. Ya me he puesto al día con la novena temporada. Hay gente que dice que esta serie ha perdido fuerza, como le pasó a The Simpsons, con el paso del tiempo pero yo sigo riéndome y poniendo cara de WTF con esta serie. Así que seguiré confiando en ella porque me da lo que le pido. 

The Big Bang Theory. Esta cuarta temporada me está aburriendo bastante. Ni siquiera la introducción como regulares de Amy y Bernadette ha conseguido frenar la bajada de calidad y de humor de la serie. Sheldon ya no es lo que era, me aburre, se hace predecible y me carga. Sólo continúo viéndola porque Wolowitz y Raj se mantienen en buena forma. 

Game of Thrones. Si, si, si y mil veces si. Por fin llegó y el piloto me encantó. Cubrió todas mis expectativas y Sean Bean está tan guapo que casi me abalanzo sobre el televisor. En fin esta serie, si sigue así, promete ser una de las grandes. Y en breve se publicará el nuevo libro de la saga.

The Borgias. Llevamos cuatro capítulos del nuevo drama histórico de Showtime. La puesta en escena, la recreación histórica, la ambientación, el vestuario... esa parte está muy lograda, casi perfecta diría yo. La trama de Rodrigo Borgia y sus hijos es muy atrayente. La ambición, el poder, el asesinato, la lujuria; las bajas pasiones que dominaron el mundo. Me encanta. Jeremy Irons borda su papel.

Breaking In. Christian Slater es un gafe. El resto de personajes no tienen nada destacable. Llevan tres capítulos y solo me he reído con el tercero. Puede que si me río con el cuarto y el quinto siga con ella. Si no sonrío con los dos próximos capítulos la dejaré. Slater ha cambiado de peinado, le queda mejor porque no se le notan tanto las entradas.

Mad Love. La copia de HIMYM, ya hablé de ella. Sigo viéndola porque no molesta y es simplona. Para pasar el rato. Sigo sin soportar a Sarah Chalke y Tyler Labine. A veces, muy contadas, me hace gracia.

Breakout Kings. La historia de los presos que ayudan a la policía a capturar a los fugados me entretiene muchísimo. Llevan siete capítulos y yo encantada con sus aventuras. Es una fantasmada, lo sé pero tiene un secundario, Lloyd que es un amor. Un gran personaje. Es el motivo por el que sigo esta serie. Bueno, él y la aparición de T-Bag, el malo más atrayente de la historia reciente de la pequeña pantalla. 

Chuck. Esta cuarta temporada me aburre, me aburre mucho. Me está costando mucho ver los capítulos y admito que no les presto mucha atención. Chuck ha perdido la chispa, ya no es tan graciosa, friki y ocurrente como al principio. Incluso la trama de Volkoff es indigna de la serie. Las tres temporadas anteriores fueron muchísimo mejores. 

Community. Sencillamente genial. Me hacen reír, me enternecen de cuando en cuando, me sorprenden con sus referencias a la cultura popular, me desconciertan. Sus capítulos temáticos son para enmarcar. La comedia más divertida que estoy viendo.

How I Met Your Mother. Si la quinta temporada fue horrible y casi la dejo, la sexta ha sabido enmendar los errores y cambiar el rumbo. Me está encantando esta temporada. Los pequeños dramas de los personajes han encajado perfectamente con el ritmo de la historia. Robin está dándolo todo demostrando lo buen personaje que es y su gran capacidad cómica. Marshall y Lilly vuelven a ser interesantes, hasta Ted me interesa. Tal vez sea Barney el único que no es capaz de cambiar pero... nunca se sabe. Hay que tener esperanza.

The Crimson Petal and The White. He visto el primer capítulo de esta miniserie de cuatro episodios. Muy interesante, muy bien ambientada, unos personajes atrayentes, oscuros y fascinantes. La visionaré con calma para que me dure porque me tiene enganchada. Tanto que puede que me haga con el libro en el que se basa la miniserie.

Fringe. Sufro, sufro con esta serie. Acumulo dos o tres capítulos y me los veo del tirón. No puedo soportar sus parones ni esperar una semana para saber que pasará. Con la cuarta temporada asegurada la disfruto más porque sé que no me quedaré en ascuas. Anna Torv está dando todo un recital interpretativo este año, sin duda ella es el centro de la tercera temporada. John Noble sigue siendo genial, en cualquiera de los dos universos y Peter, me da mucha pena.

Hawaii Five-0. Acción, paisajes de ensueño, un protagonista que está para mojar pan, un co-protagonista divertido y ocurrente. Lo tiene todo para ser entretenida. Un pasatiempo que me deja siempre una media sonrisa en el rostro. Gracias por este remake, necesitaba una serie así en mi vida.

The Killing.  Tengo que ponerme con el cuarto capítulo. Engañosamente lenta, bien interpretada, con una atmósfera densa y opresiva, personajes muy reales con gran potencial. Por momentos me recuerda a Wallander, la serie de Kenneth Brannagh. La protagonista de esta serie de la cadena AMC me gusta muchísimo, y me parece increíble que mucha gente se fije más en que no es muy agraciada físicamente que en gran papel que está llevando a cabo.

The Kennedys. Miniserie de ocho capítulos sobre la famosa familia Kennedy. No me disgusta y se deja ver pero tampoco es una gran serie. Tom Wilkinson está inmenso como patriarca del clan.

Modern Family. No soy una gran fan de esta serie pero he de admitir que los últimos capítulos de la última temporada me están encantando. El capítulo de Two Monkeys and a Panda hasta me hizo llorar. Lentamente le estoy cogiendo cariño a esta serie.

United States of Tara. La tercera temporada me está gustando y plantea tramas interesantes, la venganza de Buck, la universidad, el nuevo trabajo de Kate, el bebé de Charmaine. Cuando descubrí Tara me vi las dos primeras temporadas en una semana. Ahora la voy siguiendo semana a semana. Echo de menos la intro, era realmente preciosa y no entiendo porque la han quitado.

Y este fin de semana empieza la sexta temporada de Doctor Who. Otra más que añadir a la lista :)

Días de 36 horas.

Share/Bookmark

Scream 4, terror y meta

2 comentarios
Recién salida del cine. Hemos ido a ver Scream 4. He visto las tres películas anteriores. Todas me han gustado. Lo cierto es que la saga dirigida por Wes Craven me encanta. Disfruto mucho con sus apuñalamientos, sus llamadas terroríficas, sus peleas por la supervivencia, la intertextualidad de la obra,  lo metareferencial que se ha vuelto película tras película, lo entretenida y divertida que puede llegar a ser. 

Esta cuarta entrega sigue la misma línea pero da un salto hacia delante. Palabras como remake, secuela, reboot, internet, redes sociales, twitter, facebook, móvil se oyen cada dos por tres. El mundo ha cambiado bastante desde la primera Scream, allá por el año 1996. 

Cuando la primera película apareció revitalizó el cine slasher, un cine que siempre ha sido bastante menospreciado. Craven y Williamson demostraron que podía ser mucho más que un psicópata y unas rubias cachondas asesinadas. Lo cierto es que Scream fue un revulsivo para el cine y para los seguidores de este tipo de películas. Las dos siguientes películas de 1997 y 2000 no hicieron más que acrecentar esa sensación y rizar el rizo. Las metareferencias, el cine dentro del cine, la parodia constante, la reivindicación de este género fueron una constante en la saga.

Así llegamos al 2011, la cuarta película. Tres supervivientes y nuevos personajes. Regresamos a Woodsboro, el pueblo donde todo empezó. A los habituales Neve Campbell, David Arquette y Courtney Cox se unen ahora Emma Roberts y Hayden Panettiere. Estas dos jóvenes son las más destacables del nuevo elenco. Sin embargo debo deciros que la película está plagada de caras conocidas, Alison Brie, Adam Brody, Mary McDonnell, Heather Graham. 

La trama de poco importa, es lo de siempre, un asesino obsesionado con Sidney (Neve Campbell) que asesina siguiendo el patrón de las películas de terror y que se despacha a gusto. Claro que los tiempos han cambiado y las películas de terror también. Ahora suelen sobrevivir los gays (chiste de la película que da lugar a un momento divertidísimo). Nada es seguro, tal y como lo era en la primera o segunda película. Claro que lo importante de esta película no es la trama, la trama si nos ponemos a analizarla es bastante pobre; lo bueno de Scream 4 es la parodia, la referencia, la intertextualidad, la diversión, lo gore. Es una película para divertirse, para reírse con las ocurrencias, para captar las referencias. En cuanto a las motivaciones de Ghostface me encantan. Tiene tanta razón y es una clara muestra de la sociedad actual, de las aspiraciones de las nuevas generaciones, del mal que la tecnología está ejerciendo sobre la gente, de lo pobres que nos estamos volviendo intelectual y culturalmente. 
  
Dewey Riley: One generation's tragedy is the next one's joke. (Frase que me encanta y que capta perfectamente el espíritu del film)

Nada mejor que el arranque de la película para darse cuenta de que estamos ante un entretenimiento, un ejercicio de amor al género. Realmente es inesperado e inteligente como nos introducen en la historia. Y el momento entre Kristen Bell, a quien vi bastante deteriorada, y Anna Paquin es de los que te deja con una sonrisa. 


Mencionar que me ha encantado el papel de la Panettiere como Kirby. Un registro fresco, divertido, sarcástico y muy diferente a todo lo que le he visto anteriormente.  

Charlie Walker: What's your favorite scary movie? 
Kirby Reed: Bambi!

La película puede hacerse un pelín larga en su tramo final, donde la sorpresa y la parodia se estiran tal vez demasiado. Aún así yo disfruté muchísimo en el cine. Creo que es una digna continuadora de la saga. Como fan estoy más que satisfecha con el resultado y no me importaría ver más.

Share/Bookmark

Decepcionante Mr. Sunshine

4 comentarios
http://dalealstop.files.wordpress.com/2011/03/mr_sunshine-abc-logo.jpgEl regreso de Matthew Perry, alias Chandler Bing, a la pequeña pantalla ha sido una de las grandes decepciones televisivas de esta temporada. La cadena ABC había apostado por la comedia protagonizada y creada por el ex-Friends para esta mid-season pero lo cierto es que no sé si esta propuesta vivirá para ver otra temporada televisiva. Y creedme si os digo que no la echaré en falta.  Es más que evidente que no sabían muy bien lo que hacían, no sabían lo que querían contar ni como querían contarlo. Y eso se puede perdonar en el piloto pero no durante nueve capítulos que fueron los que tuvo la primera temporada de Mr. Sunshine.

La historia de Ben (Perry) en un principio me recordó a la del protagonista de Un Niño Grande, una de las mejores películas de Hugh Grant. Ben llega a cierto punto en su vida, en el que se da cuenta de que ya no puede seguir como hasta ese momento. Lo mismo sucedía en la película de Grant. Ben poco a poco intentará madurar y convertirse en un adulto responsable, interesante, bueno y generoso. Sin embargo, el pistoletazo de salida para ese cambio, la ruptura con su ligue Alice (Andrea Anders) no convence. En la película era la aparición de un niño y de su madre suicida, algo mucho más creíble y mucho mejor explicado.


Ben tendrá que amoldarse a los cambios que se producen en su vida tras romper con Alice. Ahora ella sale con Alonzo (James Lesure) un hombre comprometido, trabajador, sincero, íntegro... vamos todo lo que Ben no es. Y que trabaja junto a ellos en el estadio deportivo. Pero no hay reto, porque tanto Alice como Alonzo, son unos personajes simplones, planos, aburridos y predecibles que no aportan absolutamente nada a la historia y que podrían haber aparecido en el piloto como detonantes del cambio de Ben y no volver a asomar su cara en toda la temporada.

Matthew Perry juega con un personaje, Ben, que practicamente se dedica a pasearse arriba y abajo por su lugar de trabajo, poner caras raras e intentar ser sarcástico. Es Chandler con diez años más y sin chispa. No hay gracia en nada de lo que hace. Parece que Perry no ha sabido dejar atrás al personaje que le dio fama y sigue repitiendo el esquema una vez más. Nada de lo que le pasa a Ben me interesa, su supuesto proceso de maduración me importa poquísimo. Es más, me resultan más atractivas las apariciones de Jorge García (Hurley de Lost) como técnico de mantenimiento que cualquier cosa que haga o diga Ben. 

Lo único que yo salvaría de esta serie son los personajes de Crystal (Allison Janney) y su hijo Roman (Nate Torrance). Janney compone un personaje genial, totalmente loco, impredecible, con momentos delirantes como su número de patinaje con los pitufos o increíblemente tiernos como el discurso en el entierro de la mujer de la limpieza. Una personalidad borderline. Estallidos de alegría y de ira. Crystal, jefa de Ben y dueña del complejo deportivo, debería ser el epicentro de la serie o tener una serie propia. Roman, su hijo, al que hace mucho que no ve y del que ha pasado un montón, es un ser tierno, desvalido, inocente y adorable, al que dan ganas de comprar un helado. Entre estos dos hay una dinámica increíble que por desgracia se aprovechó muy poco. De vez en cuando Ben aparecía por allí pero siempre para estropear el cuadro.

No sé como consiguió Matthew Perry venderle este bodrio a la ABC. Seguro que su nombre aún abre muchas puertas y siento que no le fuera bien en Studio 60 de Aaron Sorkin, donde estaba mucho más centrado y tenía un personaje mucho más redondo. Pero Mr. Sunshine es una idea vacía, un intento fallido, una comedia sin alma y sin gracia. Algo imperdonable. Por mi que no la renueven, aunque lo siento por Allison Janney.

PD: Por cierto, Andrea Anders, Alice, ya trabajó con un chico Friends. Ella daba vida en Joey, el horrible spin off, a la vecina de Matt LeBlanc. Por lo que sé mantuvo una relación con LeBlanc, aunque no tengo ni idea de si actualmente continúan juntos.

Share/Bookmark

De cine y otras cosas

5 comentarios
http://www.todotele.com/wp-content/uploads/2009/09/waterworld21.jpgEl otro día estaba en clase cuando uno de mis compañeros viendo que yo escribía sobre Tina Majorino en el ordenador me preguntó ¿quién es Tina Ma-jo-ri-no? Antes de proseguir con esta historia aclararos que la media de edad en mi clase es de 18 años. Me volví hacia mi compañero y le dije:

- Es una actriz americana. No sé si te sonará ¿has visto Waterworld de Kevin Costner?
- ¿Es una película?
- Si – respondí yo
- No, no me suena – añadió él.

Y por un momento, estuve tentada de explicarle la historia de Waterworld, una de las películas más caras de la historia del cine, uno de los grandes fracasos. Una película que muchos detestan pero que unos pocos encuentran entretenida y bastante digna como muestra del cine de entretenimiento. Yo pertenezco al segundo grupo. Cuando mi compañero me dijo que no sabía nada sobre esa película se abrió la brecha generacional. No es la primera vez que me sucede que estando en clase, con jóvenes de 18 años, hablo de películas que desconocen. Es lógico, tengo 30 años, he tenido más tiempo para ver cine, para leer sobre cine, para escribir sobre el séptimo arte. Sin embargo hay conversaciones que hacen daño a mi corazoncito cinéfilo.

Hace unos meses, otro compañero me dijo que le encantaba el cine de Clint Eastwood. Ahí me emocioné, Clint es uno de mis grandes. Así que empecé a hablar de sus películas con Sergio Leone, de Harry Callahan, de El Sargento de Hierro. Luego pasé a comentar su evolución como director, su gran sensibilidad artística, su capacidad camaleónica para tratar cualquier tema: Sin Perdón, Un Mundo Perfecto, Medianoche en el Jardín del Bien y el Mal, Mystic River y un largo etcétera. El chaval me miraba en silencio hasta que le pregunté cual era su película favorita de todas las de Eastwood.

- Es que solo he visto Gran Torino - me dijo
- ¿Conoces Sin Perdón?
- No – confesó

¿Cómo te puede gustar el cine de Eastwood si no sabes nada de su trayectoria, si sólo has visto una de sus obras?

Otra conversacion parecida pero con Tarantino como protagonista.

- Me encantan las películas de Tarantino – dijo un compañero
- A mi también – dije – mi favorita es Pulp Fiction
- ¿Cuál?
- Joder, Pulp Fiction con Travolta, Uma Thurman, Bruce Willis. Peliculón.
- No me suena.
- ¿Conoces Reservois Dogs? -no sé por qué pregunté
- No. Yo de Tarantino he visto Malditos Bastardos.
- ¿Alguna más?
-No.

Apaga y vámonos. Si tenemos en cuenta que tanto Eastwood como Tarantino son creadores que continúan en activo, muy conocidos, muy imitados y mundialmente admirados me parece increíble que no sepan un poquito más sobre ellos. Aunque lo que más me preocupa es que si de los vivos poco saben de los muertos ya nada. Películas como Que verde era mi valle, Historias de Filadelfia, El Tercer Hombre, El Gran Carnaval, La Chaqueta Metálica, El Halcón Maltés, Desayuno con Diamantes, etc... No saben nada de ellas y eso me parece muy triste. Repito que son jóvenes y que aún tienen mucho tiempo para poder ver cine del bueno, del malo, del pasable y del inolvidable pero yo, que paso muchas horas sentada junto a ellos, me muero de ganas de hablarles de la gran Bette Davis de Jezabel, de la fragilidad de Audrey Hepburn, del carácter de Bogart, de John Wayne mirando el horizonte en Centauros del Desierto, de Steve McQueen conduciendo por San Francisco en Bullit, de las grandes películas de acción de los ochenta, del cine independiente de los noventa, de Marcello Mastroianni... Algunos descubrirán esas joyas con el tiempo y disfrutarán con ellas. A otros les saco de la saga Crepúsculo y se aburren.

Si tuvieráis que recomendarles una película a estos jóvenes inexpertos ¿Cúal sería?

Share/Bookmark

Mis personajes favoritos

6 comentarios
Alan Shore (James Spader) tiene un don, el don de la palabra. Hay un momento en el que Jerry Spenson dice que tras escuchar a Alan hacer un alegato supo que nada sería igual, que jamás encontraría a alguien capaz de superarlo. Cierto. En Boston Legal, muchas veces se bromeaba sobre sus largos y apasionados discursos. Generalmente, eran el momento cumbre del capítulo, cuando Alan en la sala, se levantaba y comenzaba a hablar ante el jurado,. Se movía, exponía sus ideas, se mostraba apasionado, gritaba, se disculpaba... Este abogado conseguía que la gente se estremeciera, que inspeccionaran el fondo de sus conciencias, que descubriesen las injusticias y horrores de un sistema legal que suele favorecer al más rico, al más fuerte. 

Alan Shore. Un personaje complejo. Con sus cosas buenas y sus cosas malas. Ambiguo, leal, soberbio, juguetón, mujeriego, inseguro, machista... Carga a sus espaldas con una historia familiar carente de afecto que le ha marcado profundamente. Alan puede llegar a ser insufrible, cansino y cargante. Es un personaje de extremos, o le amas o le odias. Yo lo amo y reconozco todos sus defectos, que son muchos. También me sincero y admito que en la recta final de la serie, la brevísima quinta temporada que tuvo Boston Legal, Alan llegó a molestarme. Creo que se exageraron muchos de sus rasgos de personalidad, desvirtuando y convirtiendo el personaje en una parodia de si mismo. Por momentos resultaba patético, aunque si hacemos un ejercicio de fanesia para los últimos capítulos, recordaremos a Alan Shore como un creación muy lograda. 

Hay tres relaciones personales que definen al personaje; su relación con el inmenso Deny Crane (William Shatner en estado de gracia), su relación con las mujeres en especial con Shirley Schmidt (Candance Bergen) y su relación con las personas extravagantes que se cruzaban en su camino como Jerry Espenson. Con Deny vemos el lado juguetón, preocupado, noble y leal de Alan. Con Shirley saca su lado mujeriego, machista pero también de respeto y admiración profesional. Con Jerry y demás, vemos su lado más humano, comprensivo y amable. 

Me encanta la arrolladora verborrea del personaje, su capacidad intimidatoria, su carácter burlón, juguetón. Su sentido de la justicia y su carisma natural hacen de él un adversario temible en la corte. Pocos abogados han conseguido ganarse el respeto de un hombre capaz de defender los derechos de las mujeres mientras, descaradamente, intenta ligar con la jueza.

A James Spader le vi por primera vez, mucho más joven y mucho más delgado, en Stargate. Su carrera cinematográfica siempre estuvo ligada al cine independiente, películas como Crash o Secretary son una clara muestra. Cuando veía The Practice, me sorprendió enormemente encontrarlo en la última temporada. Alan Shore llegaba a mi vida. Tras dejar la serie pasó a Boston Legal. 

Spader dio vida a un personaje genial y delirante de manera más que digna y por ello ganó varios premios. En Boston Legal carga sobre sus hombros con el peso de la serie. Sé que hay gente que discrepa con esta idea y que opina que el centro de todo era Deny Crane. Alan es el cerebro, la mente y Deny es el corazón de la serie. Por separado, ambos funcionan, pero es cuando están juntos que el show se crece. Alan ha contado con numerosas parejas a lo largo de la serie pero su relación más estable, más duradera y más sincera es con Deny, con el que terminará casándose para poder ejercer como su tutor legal cuando el alzheimer avance. 

La faceta desinteresada de Alan es muy intensa. Siempre se preocupa por aquellos que no pueden luchar por si mismo, por los desfavorecidos. Alan se preocupa por todo y se cuestiona todo lo que le rodea. Sus largos discursos tocan los más variados temas. drogas, educación guerra de Irak, armas, tabaco, sanidad... y suele tener siempre razón, suele ser la voz de la moral y de la justicia. 

Desde que terminé con Boston Legal añoro muchísimo a Alan Shore. Uno de los más grandes personajes de la televisión, el abogado más temible, el amigo más fiel.


Share/Bookmark

You Can't Always Get What You Want Hank

3 comentarios
ALERTA SPOILERS


Mi amor por Californication es incondicional y creo que Hank Moody es un personaje único, casi de tragedia griega. Aquellos que vemos la serie ya sabemos que es un adicto al tabaco, al alcohol, a las mujeres, a su familia y a su vieja máquina de escribir;  y no necesariamente por ese orden.
La cuarta temporada de la serie se preveía más dramática que las anteriores, ya que por primera vez Hank debía enfrentarse a un problema muy grave, un problema que podía cambiar todo su mundo y acabar con él. Desde el principio de la serie, hace ya cuatro años, el “asunto” con Mia, ha estado presente en la trama. Cada vez que la joven aparecía los instintos de preservación de Hank salían a flote pero finalmente la verdad fue revelada y él terminó en la cárcel con una demanda por corrupción de menores y con una familia destrozada.

Durante cuatro años hemos visto como Hank la fastidiaba una y otra vez en su intento por recuperar a Karen y a Becca, por recomponer su familia. Parece como si algo en su interior le espolease a sabotear su felicidad. Hank acaba tomando siempre las peores decisiones, y siempre las adereza con alcohol y sexo con hermosas mujeres. Hay que admitir que el encanto del escritor maldito no conoce límites y no hay ninguna mujer capaz de resistirse.
Si no eres fan del personaje puede que la historia de esta temporada se te haya hecho repetitiva, porque llevamos viendo lo mismo desde el primer capítulo. Si en cambio, adoras a Hank Moody sobre todas las cosas, seguramente te habrá encantado este viaje entre las ruinas de su felicidad.
Toda esta temporada se ha centrado en Hank, en la inminente película basada en su  libro F&P y en su juicio por violar a una menor. Y los demás personajes y los actores invitados han bailado al son impuesto por Moody.
Runkle y Marcy han estado geniales. Él como compañero de aventuras de Hank no tiene precio y es el complemento perfecto para una noche que puede terminar con un muerto por asfixia autoerótica. Además su obsesión por tirarse a cien mujeres y su relación con la pirada del final es muy cómica (momento cena WTF).

Marcy, preñada, saliendo con Stu, el rico y bien dotado productor de la película sobre el libro de Hank. Ha salido poco pero sus momentos han sido divertidos, siempre en su línea barriobajera y malhablada. Soy muy fan del personaje y me gustaría que la hubiesen aprovechado más.
Becca ha crecido, sigue tocando la guitarra, se ha unido a un grupo e intenta lidiar con la situación de sus padres lo mejor que puede. Como siempre, sus conversaciones, sinceras y brutales con su progenitor han sido de lo mejor de la serie. Becca es la más cuerda de todos los personajes de la serie y ser consciente de ello a veces la supera.
Tal vez la que menos me ha gustado este año ha sido Karen, ya estoy un poco harta de sus cambios de humor, del ahora te quiero pero no te soporto que se trae con Hank. Y la pareja con la que se queda al final de la temporada no me gusta nada. Demasiado buen tipo. Creo que Ben representa la madurez y el compromiso que Karen está buscando y que Hank no puede darle. Es de lejos uno de los personajes más cuerdos y menos salvaje de la serie, y eso lo hace poco atractivo, hasta Stu es más interesante. Sin embargo, creo que es necesario para marcar el proceso por el que está pasando Karen. Quiere a Hank pero no puede estar con él porque le hace daño, así que busca y encuentra un buen chico con el que puede tener un futuro.
En cuanto a los invitados de la temporada me gustó mucho la intervención de Rob Lowe dando vida a Eddie Nero, la estrella de la película basada en el libro. Está tan loco, tan pasado, tan divertido que es imposible no quedarse con su grandísima aportación a la temporada. Además me encanta lo que le dice a Hank sobre su obra, y en cierto modo, su vida. Me sorprendió mucho la interpretación de Rob Lowe, un actor al que nunca presté mucha atención pero al que estoy descubriendo gracias a mi visionado de The West Wing.




Fue agradable volver a ver a la prostituta Trixie interpretada por Judy Greer, en uno de los momentos más bonitos y sinceros de toda la temporada. La relación entre ellos siempre ha sido de igual a igual, incluso de cariño y respeto. Bonito detalle.

Carla Gugino, mujer extremadamente hermosa, que se convirtió en la abogada de Hank y ha sido la gran estrella invitada aunque no ha superado ni a la Sue Collini de Kathleen Turner ni al Lew Ashby de Callum Keith Rennie.

Por un momento pensé que Hank daría con sus huesos en prisión pero no fue así, se libró, tuvo la misma maldita suerte de siempre. No me disgustó que se salvase pero hubiese sido un gran final dramático que tuviese que rendir cuentas por sus errores.

Sin embargo, vemos a un Hank sonriente que se despide de su hija y de Karen quienes parece que van a encauzar por fin sus vidas sin la presencia de este desastre humano. Le vimos acercarse al rodaje de la película donde Rankle y Marcy desplegaban todo su encanto y cariño. Le vimos despedirse en un plató de su vida y conducir hacia un luminoso horizonte en su porsche negro llevándose un par de cajas y su máquina de escribir. Dejando atrás la ciudad de Los Ángeles y los últimos cuatro años de su alocada, precipitada y para nada aburrida existencia. Un nuevo comienzo. Y  de fondo sonando You Can't Always Get What You Want  de The Rolling Stones. Grande.
Si este hubiese sido el final de la serie me hubiese quedado contenta pero ya sabemos que tendremos quinta temporada, así que el futuro traerá más sexo, más alcohol, más dudas, más dolor y más amor para todos los pobladores de Californication. Hank tocó fondo y ahora sólo le toca levantarse.

Share/Bookmark

¿Quién soy?

5 comentarios
Esta ha sido idea de mi pareja. A ver quien consigue descubrir que serie, personaje y actriz es la niña de la derecha. Suerte.


Share/Bookmark

Los 100 mejores libros de la historia según Newsweek

5 comentarios
Resulta que la revista Newsweek ha publicado un ránkin con los mejores, tal y como digo en el título del post, libros de la historia. Es una lista muy interesante. He estado mirandola y la voy a poner aquí y señalar (en negrita) aquellos libros que sí he leído e intentar leer el resto. Tengo 24 libros ya en el bote y me faltan 76. Deseadme suerte.

La lista está formada por:
 
1) Guerra y paz, León Tolstoi
2) 1984, George Orwells
3) Ulises, Joyce
4) Lolita, Vladimir Nabokov
5) El sonido y la furia, William Faulkner
6) El hombre invisible, Ralph Ellison
7) Al faro, Virginia Woolf
8) La iliada y la Odisea, Homero
9) Orgullo y prejuicio, Jane Austen
10) Divina Comedia, Dante
11) Cuentos de Canterbury, Geoffrey Chaucer
12) Los viajes de Gulliver, Jonathan Swift
13) Middlemarch, George Eliot
14) Todo se desmorona, Chinua Achebe
15) El guardián entre el centeno, J. D. Salinger
16) Lo que el viento se llevó, Margaret Mitchell
17) Cien años de soledad, Gabriel García Márquez
18) El gran Gatsby, Scott Fitzgerald
19) Catch 22, Joseph Heller
20) Beloved, Toni Morrison
21) Viñas de Ira, John Steinbeck
22) Hijos de la medianoche, Salman Rushdie
23) Un mundo feliz, Aldous Huxley
24) Mrs. Dalloway, Virginia Woolf
25) Hijo nativo, Richard Wright
26) De la democracia en América, Alexis de Tocqueville
27) El origen de las especies, Charles Darwin
28) Historia, Heródoto
29) El contrato social, Jean-Jacques Rousseau
30) El capital, Kart Marx
31) El príncipe, Maquiavelo
32) Las confesiones de San Agustín
33) Leviathan, Thomas Hobbes
34) Historia de la guerra del Peloponeso, Tucídides
35) El señor de los anillos, J. R. R. Tolkien
36) Winnie-the-Pooh A. A. Milne
37) Las crónicas de Narnia, C. S. Lewis
38) Pasaje a la India, E. M. Forster
39) En el camino, Jack Kerouac
40) Matar a un ruiseñor, Harper Lee
41) La Biblia
42) La naranja mecánica, Anthony Burgués
43) Luz de agosto, William Faulkner
44) Las almas de la gente negra, W. E. B. Du Bois
45) Ancho mar de los Sargazos, Jean Rhys
46) Madame Bovary, Gustave Flaubert
47) Paraíso perdido, John Milton
48) Anna Karenina, Leon Tolstoi
49) Hamlet, William Shakespeare
50) El rey Lear, William Shakespeare
51) Otello, William Shakespeare
52) Sonetos, William Shakespeare
53) Hojas de hierba, Walt Whitman
54) Las aventuras de Huckleberry Finn, Mark Twain
55) Kim, Rudyard Kipling
56) Frankenstein, Mary Shelley

57) La canción de Solomon, Toni Morrison
58) Alguien voló sobre el nido del cuco, Ken Kesey
59) Por quien doblan las campanas, Hernest Hemingway
60) Matadero 5, Kurt Vonnegut
61) Rebelión en la granja, George Orwell
62) El señor de las moscas, William Holding
63) A sangre fría, Truman Capote

64) El cuaderno dorado, Doris Lessing
65) En busca del tiempo perdido, Marcel Proust
66) El sueño eterno, Raymond Chandler
67) Mientras agonizo, William Faulkner
68) Fiesta, Ernest Hemingway
69) Yo, Claudio, Robert Graves
70) El corazón es un cazador solitario, Carson McCullers
71) Hijos y amantes, D. H. Lawrence
72) Todos los hombres del rey, Robert Penn Warren
73) Ve y dilo en la montaña James Baldwin
74) La Telaraña de Charlotte, E. B. White
75) El corazón de las tinieblas, Joseph Conrad
76) Noche, Elie Wiesel
77) Conejo, corre J. Updike
78) La edad de la inocencia, Edith Wharton
79) El mal de Portnoy, P. Roth
80) Una tragedia americana, Theodore Dreiser
81) El día de la langosta, Nathanael West
82) Trópico de cáncer, Henry Miller
83) El halcón maltés, Dashiell Ahmet

84) La Materia oscura, Philip Pullman
85) La Muerte del Arzobispo, Willa Cather
86) La interpretación de los sueños, S. Freud
87) La educación de Henry Adams, Henry Adams
88) Pensamiento de Mao Zedong, Mao Zedong
89) Psicología de la religión, William James
90) Retorno a Brideshead, Evelyn Waugh
91) Primavera silenciosa, Rachel Carson
92) Teoría general de la ocupación, el interés y el dinero, John Maynard Keynes
93) Lord Jim, Joseph Conrad
94) Adiós a todo eso, Robert Graves
95) La sociedad opulenta, John Kenneth Galbraith
96) El viento en los sauces, Kenneth Grahame
97) La autobiografía de Malcom X, Alex Haley y Malcolm X
98) Los victorianos eminentes, Lytton Strachey
99) El color púrpura, Alice Walter
100) La segunda Guerra Mundial, Winston Churchill

Share/Bookmark
Related Posts with Thumbnails
Copyright © Como un fénix