The Middle Bloggers Day

6 comentarios
Yo me crié viendo series donde las familias eran, en la mayoría de los casos, perfectas. Series americanas que mostraban a la familia típica: clase media, padres trabajadores y con éxito pero con tiempo libre para dedicarlo a sus hijos. Por lo general eran tres hijos, todos con inquietudes, con ambiciones y con aptitudes para ir a la facultad (derecho o medicina). 

Los problemas de estas familias no eran dramáticos y solían solucionarse con una charla o el encuentro con un extraño que mostraba a los protagonistas la suerte que tenían. Y realmente la tenían, pues sus casas eran grandes, espaciosas y ordenadas; solían tener dos coches, dinero para vacaciones, regalos de navidad y cumpleaños; buenos amigos y vecinos, éxito en los negocios y en la escuela; pero por encima de todo tenían amor. Eran familias sin fisuras, más allá de la típica pelea entre hermanos por tonterías, no había duda de que se querían y apoyaban.

Con el tiempo las series evolucionaron y el modelo de familia también. Series como The Simpsons o Rosanne me hicieron darme cuenta de que la familia típica no es perfecta. La serie de Rosanne Barr mostraba una familia mucho más normal y cercana a la realidad que los modelos vistos en Los Problemas Crecen o 7th Heaven. 

La Fox estrenó en el año 2000 una comedia gamberra y crítica titulada Malcolm in the Middle. La familia Wilkerson desmontó totalmente el paradigma de familia típica americana, a la vez que afianzaba el nuevo modelo introducido por The Simpsons, Rosanne, Married...With Children. La familia no es esa unidad perfecta que nos habían intentado vender. La mayoría de las familias son disfuncionales, tienen problemas reales a los que a veces no son capaz de enfrentarse, sufren, tienen problemas económicos, discuten, gritan, se ocultan cosas y, acaban encontrando el modo de funcionar, a pesar de todo. Aunque a veces no, y los padres se divorcian o los hijos se van de casa. Esa es la realidad, y esa realidad se fue introduciendo en las sitcoms poco a poco, creando un nuevo tipo de comedias a medida que iban jugando con las nuevas posibilidades de la típica familia.

The Middle, serie que en breve estrena su tercera temporada, es una de esas comedias que muestran un modelo más realista y creíble de familia. Los Heck viven en Orson, Indiana. La madre, Frankie (Patricia Heaton) tiene un empleo mal pagado en un concesionario de coches y se ocupa de la casa y los hijos. No da abasto. Muchas veces la veremos con la ropa manchada y sin peinar por falta de tiempo y de energía. Hace lo que puede pero como todo ser humano se agota, se harta o enferma. El padre, Mike (Neil Flynn), trabaja en una cantera, le gustan los deportes y pocas veces ayuda en casa pero suele ser la voz de la razón cuando Frankie estalla. 

Sus preocupaciones son llegar a fin de mes, pagar la hipoteca, abastecer a sus hijos, conservar el trabajo... pues no es nada sencillo ser los padres de tres hijos y salir adelante. Axl (Charlie McDermott) es el hijo mayor. Popular en el instituto y deportista. Se pasa la vida holgazaneando y en calzoncillos. Sue (Eden Sher) nunca consigue nada de lo que se propone pero eso no empaña su entusiasmo. Es una chica muy dulce pero bastante neurótica, tiene dificultades para relacionarse socialmente y muchos no saben ni que existe. Brick  (Atticus Shaffer), muy inteligente, muy distraído y muy raro. El pequeño de la familia lee todo lo quepasa por sus manos, se susurra a si mismo para tranquilizarse y le tiene miedo a los puentes.

Muchos de los capítulos de The Middle giran en torno al hecho de que el dinero no les llega o que la casa está hecha un desastre, los problemas de adaptación de Brick y Sue o los esfuerzos de Frankie para conciliar su vida laboral con la familiar. 
Malcolm in The Middle trataba estas mismas cosas, sin embargo, la serie creada por Linwood Boomer, era mucho más gamberra y sarcástica. En cambio The Middle, serie de la ABC, es mucho más suave, su humor es más apto para todos los públicos y no llega a ser  tan hiriente ni malintecionada como podía llegar a serlo Malcolm. La gente que no ha visto The Middle la asocia, por culpa del nombre, a la serie protagonizada por Frankie Muniz. Y hay semejanzas pero son más numerosas las cosas que separan a estas dos series que las que las acercan.

- Malcolm in The Middle. Familia numerosa con cuatro hijos. Uno de los cuales está fuera de casa. Matrimonio con hiperactividad sexual. Narrador Malcolm. Rotura de la cuarta pared. Humor ácido, crítico y muy físico. El personaje de Francis vivía sus propias aventuras al margen de la familia. Los hijos tienen frecuentes problemas con la ley.

- The Middle. Familia con tres hijos. Una chica. Matrimonio agotado. Narradora Frankie. Humor más digerible, más familiar. Los hijos son bastante típicos y no suelen meterse en problemas graves. Hay una visión feminista ya que la narradora es la madre.

Ver una no tiene por qué ser excluyente para disfrutar de la otra. Ambas son dos buenas comedias, que se pueden disfrutar a cualquier hora y en cualquier lugar. Por desgracia para The Middle, el éxito y fama de Malcolm in The Middle, y la inevitable ,aunque innecesaria comparación con ella, provocan cierto rechazo entre la gente. No debería ser así. Prueben a darle una oportunidad a la familia Heck, de Orson, Indiana.



Share/Bookmark

Descubrimientos musicales

3 comentarios
 Supongo que a todos los seriéfilos y seriéfilas os ha pasado esto en alguna ocasión. Estás viendo una serie, tranquilamente, y en un momento dado suena una canción. Una canción que no conoces pero que te gusta. Así que te metes en Internet y buscas. Y lo que te encuentras es un grupo de música nuevo y te pica la curiosidad. Posiblemente te descargues la canción y si te gusta mucho, también te descargas algún disco del grupo en cuestión. Y lo que descubres casi por casualidad termina gustándote mucho. Seguro que os ha pasado. 

Yo he descubierto varios grupos de esa manera. Sia, la cantante australiana, fue uno de los mejores descubrimientos que hice. Fue gracias al final de Six Feet Under, su canción Breath Me sonaba durante los seis minutos del último episodio de la serie. Tanto me gustó que me descargué toda la discografía de esa mujer y desde entonces la sigo con pasión.

 
Mumford & Sons, grupo inglés de flock rock con el que me topé visionando Stargate Universe. La canción After The Storm sonaba en el capítulo Intervention, el primero de la segunda temporada y literalmente me enamoré de ella. Estuve días escuchándola y acabé teniendo a este grupo como música de cabecera. 


 Durante el final de la cuarta temporada de Psych se escuchaba una canción preciosa. Me llevó un tiempo encontrarla, se trataba de I Go To The Barn Because I Like del grupo Band Of Horses. Grupo americano de indie rock que después escuché en más series como por ejemplo Fringe.



Glasvegas. A estos escoceses los conocí gracias a Chuck. En el capítulo 19 de la segunda temporada Chuck Vs the Dream Job podíamos escuchar la canción Daddy's Gone que con el tiempo se ha convertida en mi favorita de este grupo. Esta era la época en la que la serie molaba.

Chasing Cars es una canción que aún me emociona cuando la escucho. Siempre la asociaré a Grey's Anatomy y a la muerte de Denny. El grupo era Snow Patrol y aunque nunca me emocionó mucho su música tienen un par de canciones que me encantan.


The Fray. La canción How to Save a Life sonó en un capítulo de la segunda temporada de Grey's Anatomy. Al igual que Snow Patrol no me gusta todo de este grupo pero sí unas cuantas canciones, que además me recuerdan muchísimo a la serie. Aunque creo que la que más me gusta es You Found Me, canción que se usó para la promoción de la quinta temporada de Lost.

Gangstagrass mi descubrimiento musical más reciente y todo gracias a Justified. La canción que suena durante la intro es suya y es realmente buena. El disco no tiene desperdicio.


Share/Bookmark

Pocos cambios en Warehouse 13

0 comentarios
http://www.syfy.com/_cache/images/assets/warehouse13/2011-07/s03_e0302_01_131040040208___CC___685x386.jpg ALERTA SPOILERS


Warehouse 13 es una serie altamente entretenida. Una propuesta veraniega que no aburre y que engancha. Original y con personajes con mucha química.

Al cuarteto consolidado durante dos temporadas formado por Artie, Claudia, Pete y Myka, se les ha unido este año un nuevo compañero Steve Jinks (Aaron Ashmore), esta reciente  incorporación me gusta. Jinks es un joven  agente capaz de detectar la mentira en los demás, divertidísimo la primera vez que se topa con Claudia y Artie. Un agente de la ley que se emociona ante las maravillas del almacén, que conecta muy bien con Claudia. Jinks es homosexual, genial el momento en el que se lo cuenta a Claudia,y perdió a su hermana mayor por una bala perdida de un tiroteo.

Llevamos seis capítulos y puedo decir que la serie sigue el mismo camino que años. anteriores Capítulos autoconclusivos y una amenaza de fondo que va cogiendo forma poco a poco. Un hombre misterioso y una asesina que se hace pasar por agente del FBI están detrás del almacén y han conseguido colocar algo dentro de ese lugar que aún no sé muy bien que provocará.

Sin embargo lo que más me gusta de Warehouse 13 y la razón principal para ver la serie, son los personajes y los diversos artefactos que se van sacando de la manga en cada capítulo: el juego de té de Beatrix Potter, la trompeta de Josué, la guitarra de Jimmy Herndrix , el cuadro de Van Gogh, el folio perdido de William Shakespeare, el peine de Marilyn Monroe...

http://www.syfy.com/_cache/images/assets/warehouse13/2011-07/s03_e0302_06_131040041161___CC___685x386.jpg
Durante la segunda temporada de la serie la relación entre Myka y Artie sufrió mucho debido en gran parte al apoyo incondicional de la primera a H.G Wells (Jaime Murray), antigua agente del almacén que a punto estuvo de destruir el mundo. Helena fue detenida por Pete y Myka y encerrada de nuevo por los controladores del almacén. Myka, no pudiendo soportar el haber sido engañada y el haber puesto a sus amigos en peligro, abandonó el equipo sin decir adiós.

Por supuesto la agente Myka no iba a estar mucho tiempo lejos del almacén y de Pete, su compañero de aventuras. Al inicio de la tercera temporada, al poco de incorporarse el nuevo agente,Myka ayudó en la recuperación de un artefacto y acto seguido se reincorporó. Aún así, entre Myka y Pete hubo que solucionar las cosas. El agente Lattimer nunca se lo echaría en cara a su amiga pero se sintió abandonado y sólo. Un perdón a tiempo, una sonrisa y un abrazo, solucionaron cualquier problema o rencilla entre los dos.

Los agentes del almacén son como una gran familia. Trabajan y viven juntos, así que son extremadamente protectores los unos con los otros, y se ve, y se nota, que se quieren. Este año uno de los capítulos jugó con la posibilidad de que Myka y Pete se hubiesen acostado, descubren que no pero durante todo el capítulo hablan sobre el tema. Son muy buenos amigos y nada más, no existe tensión sexual entre ellos pero si muchísimo cariño. Durante estos dos años nunca me había planteado que los dos agentes estrella del almacén pudiesen terminar juntos, es algo que no me importa. Me gusta su relación, sus juegos, sus bromas y su sinceridad pero no los veo juntos. Son compañeros y amigos, con eso es más que suficiente, y la serie deja bien claro eso. Y a mi me vale.

En otro orden de cosas me gusta el cambio de look de la actriz. Hasta ahora no le habían encontrado el look adecuado a Myka pero el nuevo peinado le sienta muy bien y sus labios, que siempre me habían dado bastante grima, parecen normales en los nuevos capítulos.

http://www.syfy.com/_cache/images/assets/warehouse13/2011-07/s03_e0302_10_131040042202___CC___685x386.jpgEn cuanto a los capítulos he disfrutado con el protagonizado por H.G Wells, personaje que tendrá un spin off, algo que espero con ganas. Y es que las aventuras de una mujer en el Londres del siglo XIX con la fuerza, el carácter y la inteligencia de Helena promete. Espero que mantenga a Gareth David-Lloyd como ayudante, su participación en 3...2...1, el quinto capitulo de la temporada, me ha convencido y hace buena pareja con Wells.

También ha vuelto a aparecer Fargo de Eureka, en el sexto capítulo. El año pasado ambas series ya se cruzaron, Fargo visitó el almacén y Claudia pasó un tiempo en Eureka. Estaría bien ver a Lupo junto a Artie o a Pete con el sheriff Carter. ¿Será posible? Eureka se despide el próximo año tras cinco temporadas, así que sería bonito un gran cross-over con Warehouse 13.

Share/Bookmark

Falling Skies, tonterías varias

4 comentarios
ALERTA SPOILERS

Falling Skies se vendió como la serie del verano. La gran apuesta de la cadena TNT por la ciencia ficción. Una serie producida por el Rey Midas de Hollywood, Steven Spielberg. Una historia de supervivencia y superación, de invasiones alienigenas y resistencia humana. 

Una soberbia introducción nos pone en antecedentes, gran parte de la humanidad ha sido aniquilada por  extraterrestres, muchos niños y adolescentes han sido capturados y puestos a trabajar como peones anulando su voluntad con un aparato que se conecta a su espina dorsal; los pocos humanos que quedan se agrupan e intentan sobrevivir, huyendo de un lugar a otro y topándose con lo peor de la raza humana y con lo mejor de la misma.

La historia se centra en Tom (Noah Wyle), un profesor de historia convertido en militar que, junto a dos de sus hijos,  lucha contra la invasión en la Segunda de Massachusetts. Tom ha perdido un hijo, el mediano, que fue capturado por los extraterrestres y al que encontrará y rescatará durante la primera temporada.

Esa es la historia y lo que podría haber sido una gran serie de ciencia ficción se queda en una sucesión de clichés, sentimentalismos y patriotismo norteamericano. El resultado es aburrido, predecible y vergonzante. Nada en Falling Skies se muestra novedoso o interesante. Los personajes son tan anodinos y pobres como una caja de cartón. Las escaramuzas y batallas contra los extraterrestres carecen de emoción y brío y son breves. No hay épica en la guerra por la supervivencia, no hay dolor, no hay fuerza. Solo se ven caras largas, niños repelentes y motos. Si la Segunda de Massachusetts es la esperanza de la humanidad para librarse del yugo alienigena, apaga y vámonos. Si esperas aventuras en Falling Skies olvídate. 

La primera temporada ha durado diez capítulos, diez capítulos de los cuales creo que sobraban cinco. En la mitad de tiempo nos podían haber contado lo mismo. Falling Skies es lenta, muy lenta, pero hay series de cocinado lento donde las cosas suceden, los personajes crecen y la emoción contenida se siente; no estamos ante una de esas series. Nada pasa, nada evoluciona, nada de nada. Y claro está, el espectador se aburre. 

Noah Wyle falla como protagonista, en ningún momento empatizas con su supuesto sufrimiento y cada vez que abre la boca para contar alguna batallita histórica me entran  ganas de tirarle encima todas las enciclopedias del mundo. Sus hijos podrían estar interpretados por eucaliptos que posiblemente serían interesantes. Will Patton parece perdido en un papel poco agradecido. Y no quiero hablar del resto de seres que conforman el grupo de supervivientes porque me sale la bilis por la boca. Muerte a todos empezando por la estudiante de medicina que no para de rezar a Dios y de hablar del amor del Señor.¿Y Pope? Un villano, un violador y un asesino que como sabe especiar la comida y hacer pan recibe el beneplácito de la gente y se le deja dentro del grupo.

Incluso cuando la serie parecía tomar por fin un camino interesante, el cambio que experimenta Ben debido al aparato de su espalda, se aprovecha bien poco y de mala manera. ¿Y el final? Ese supuesto cliffhanger me parece insultante. ¿Tan tonto es Tom? Si y quieren hacernos creer que es el gran sacrificio de un padre por su hijo. Por favor, de él dependen decenas de personas y sus otros dos hijos, y aún así se sube en la nave. ¿Me lo tengo que creer? ¿Cuales son las motivaciones de este hombre? ¿está loco?

No veré la segunda temporada de Falling Skies, es más, me sorprendió mucho la noticia de su renovación. No apostaba por ella y eso que el piloto no me disgustó pero, a medida que los capítulos se sucedían, se veía claramente que la campaña de publicidad era una gran cortina de humo para no hacernos ver lo evidente, que Falling Skies no tenía trasfondo, era una foto bonita sin historia, sin personajes y sin alma. 

El hecho de enfocar la serie para toda la familia hizo que perdiese garra y mala leche. Lo que podía haber sido un estudio de la psicología humana, de lo peor de nosotros mismos, un viaje al horror de la desesperación se ha quedado en unos niños probando monopatines y una pared llena de fotos. Una pared que no me impacta tanto como la que tenían en la nave Galáctica. Tom debería ser un tío más cabal, más hecho polvo y con más mala sangre. Will Patton un auténtico superviviente capaz de sacrificar a diez humanos para matar a un alien . La doctora debería drogarse para soportar el día a día. Los hijos de Tom, uno traumatizado de verdad y el otro con ansias suicidas en cada misión. Eso sí sería digno de verse. 


Miedo me da el próximo proyecto de Spielberg, esa cosa llamada Terra Nova con viajes en el tiempo y dinosaurios.

Share/Bookmark

Y luego dicen que no hay series en verano

8 comentarios
Para los seriéfilos el verano es la época del año más relajada, o al menos, eso creía yo. El número de series desciende en verano, también lo hace el número de capítulos. Es la temporada de las series ligeras y de las cadenas como USA Network o SyFy.

La época perfecta para ponerte al día con aquellas series que por falta de tiempo dejaste aparcadas en invierno, para ver aquellas series que no pudiste ver en su momento por saturación, el momento de revisionar grandes clásicos o de ver algunas de las series de visionado obligatorio del manual del seriéfilo. 

Y claro, entre las series de verano, que proliferan gracias a su buena acogida; y el rescate y puesta al día de varios títulos que tenía pendientes me encuentro saturada, otra vez. Cuando miro la lista me parece mentira que tenga tiempo para ver todo eso y, aún por encima, sé que me faltan series porque tengo que ponerme al día con Mad Men y Dexter.

Alphas. He visto el piloto de esta nueva serie de SyFy y me ha gustado. Además soy muy fan de David Strathairn desde Passion Fish, vamos desde hace muchos años, y sólo por su presencia merece la pena darle una oportunidad a Alphas. Tengo que ponerme al día.

Awkward. Comedia para adolescentes de la MTV centrada en una joven que tras un aparatoso accidente casero que todos toman por un intento de suicidio decide dejar de ser una don nadie y empezar a hacerse notar. Divertida, medianamente inteligente y con una protagonista que no dan ganas de descuartizar. Empecé a verla y no pude parar. Además sus capítulos de corta duración la convierten en un entretenimiento más que apetecible.

Teen Wolf. El piloto me pareció horrible, malísimo, cutre y poco interesante. Y sin embargo he seguido viéndola semana tras semana. ¿Por qué? Porque me río un montón de lo tópica, predecible y absurda que es. Porque los actores juveniles, sobre todo el protagonista, son lamentables y porque los diálogos son dignos de la saga Crepúsculo.

Torchwood: Miracle Day. Después de dejarnos a todos con la boca abierta tras Children of the Earth, el mermado equipo Torchwood debe salvar al mundo de nuevo. Jack ha regresado, Gwen es madre y la acción se traslada a Estados Unidos. He visto tres capítulos, quiero darme un atracón. Hasta ahora lo que más me ha gustado ha sido el papel de tipo inquietante de Bill Pullman.

Doctor Who. Brillante sexta temporada que nos resuelve el misterio de la identidad de River Song pero que nos plantea muchos más. El Silencio se revela como un inquietante adversario contra el que es muy difícil luchar, los saltos temporales y sorpresas van in crescendo y Matt Smith por fin ha conseguido convencerme. PD: Rory y Amy son geniales. 

The  Shield. Tenía que verla, es una de esas series que cualquier buen seriéfilo debe ver y no me arrepiento de hacerlo. Estoy mediando la primera temporada. Procuro ver un capítulo diario, dosificarla para poder disfrutarla más. ¿Motivos para verla? Las recomendaciones que me hicieron varios twitteros (gracias) y la presencia de Walton Goggins.

Justified. La empecé y me enamoré de Harlan, de Raylan y de Boyd. Por culpa de Walton Goggins (papelón) acabé en The Shield. Pero Justified es una gran serie por méritos propios. La segunda temporada es tan perfecta, tan redonda, tan cruelmente cotidiana que te dan ganas de quedarte dos días en la cama odiando al mundo.
Franklin & Bash. Serie sobre dos abogados con métodos poco ortodoxos y muy gamberros que acaban trabajando para un gran bufete. He visto seis capítulos y la he abandonado. Odiaba a los personajes, los casos eran insustanciales y no había nada que mereciese la pena de esta propuesta veraniega del canal TNT.

Rizzoli  & Isles. La primera temporada me convenció, la segunda tendrá que ser la temporada de la consolidación. He visto el primer capítulo de la nueva tanda, en breve, mini-atracón. Serie ligera, con dos protagonistas resultonas y con mucha química entre ellas.

NTSF: SD: SUV. Me río un montón con esta nueva serie. Capítulos breves, de unos diez o doce minutos. Parodia salvaje a series procedimentales tipo CSI y 24. Gamberra, original, bizarra y algo bestia. Perfecta para las horas muertas.

Law and Order: Criminal Intent. Me falta por ver un capítulo de la décima temporada. No quiero verlo, no puedo verlo. Me encanta esta serie y me encanta el personaje del detective Goren, se me hace muy duro tener que decir adiós a una serie que me ha acompañado durante tantos años.

The West Wing. Una gran serie. Estoy dosificando los capítulos de la última temporada, la séptima, para no tener que despedirme de personajes tan grandes como Josh Lyman o C.J Cregg. Voy a extrañar esta serie y mucho. He reído, llorado y gritado de emoción. Brillantes guiones y magníficos actores.
Falling Skies. Sosoman lucha contra los alienígenas que han matado a media humanidad y se han llevado a uno de sus tres hijos. El primogénito de Sosoman es el motorista con novia que lucha contra los invasores, el benjamín de Sosoman es el típico niño entre lo adorable y lo hostiable made in Spielberg. Tonterías varias patrióticas, familiares y de superación personal. Alienígenas medianamente interesantes. Más tonterías y cosas superfluas. Cliffhanger de final de temporada para tontos y complacientes.

Suits. Un estreno de este verano que me ha sorprendido y agradado. Series de abogados con dos protagonistas carismáticos y encantadores. Secundarios que cumplen con su función a la perfección. Visualmente deliciosa. Altamente recomendable.

Wilfred. Rara es la palabra que me viene en mente cuando pienso en esta serie. Cada capítulo me deja más perpleja que el anterior. Me ha costado darme cuenta de que me gusta y sé que seguiré viéndola. Me produce vergüenza ajena y un sentimiento controlado de malestar pero también me hace reír y pensar, mantiene el equilibrio entre el impulso de cambiar de canal y la necesidad de saber que pasará a continuación.

Eureka. Ha tardado en volver pero lo ha hecho. Esta serie me gusta, me entretiene, me divierte, no me exige mucho, está bien hecha y cuidada, sus personajes son entrañables y sus estrellas invitadas suelen cumplir mis expectativas. Siguen los problemas por los cambios en la línea temporal y alguien del pasado ha regresado.

Warehouse 13. Me está gustando y mucho la tercera temporada. Con Warehouse 13 me pasa lo mismo que con Eureka aunque creo que las historias del almacén y su equipo son más divertidas. La introducción de un nuevo personaje ha estado bien y su dinámica con Claudia.

Futurama. Muy mal. Estoy sufriendo viendo en lo que se está convirtiendo una serie antaño genial y brillante como esta. Los nuevos capítulos aburren, no tienen gracia y empiezan a ser repetitivos.

True Blood. Disfruto muchísimo cada nuevo capítulo de la cuarta temporada. Eric sin memoria, Bill siendo interesante, Jessica y Pam mis vampiresas favoritas, Jason y el sexo, Sookie y sus frases únicas, Arlena preocupada por su malvado bebé y las brujas capitaneadas por una soberbia Fiona Shaw. True Blood sigue en forma y siempre me sorprende.

Leverage. La cuarta temporada es lo que yo espera y más. Nuevos casos, nuevas amenazas, romances en ciernes, Eliot repartiendo golpes a destajo y Parker siendo ella misma. Leverage es el prototipo de serie de verano, no pretende ser nada más que un buen entretenimiento y lo consiguen con creces. A mi me ganaron hace tiempo pero esta temporada me confirma que hice bien en añadirla a mi lista de visionados.

Malcolm in the Middle. Revisitando una de las comedias más inteligentes, gamberras y originales de los últimos años. Me río con ganas con todos los personajes, aunque mis favoritos son Reese y Hal. Recomiendo encarecidamente su visionado a todos los seriéfilos. Y aunque tenga personajes favoritos, algo inevitable, he de decir que todos y cada uno de los componentes de la familia de Malcolm es único e inclasificable y que todos aportan mucho a la serie. Los secundarios tampoco se quedan atrás. Estoy empezando la cuarta temporada y hasta ahora todo ha sido increíble. No la recordaba así y me gusta que me sorprenda.


Share/Bookmark

Harlan, los dominios de Raylan Givens

4 comentarios
http://3.bp.blogspot.com/_WvWIv2TFsvU/TMbguL_O18I/AAAAAAAANZ4/FdbwJhEqMRk/s1600/justified-series-danko.jpgMirando el Google Maps veo que Harlan está a casi tres horas de Lexington, la segunda ciudad más poblada del estado de Kentucky ( 635.547 habitantes en 2005). En Kentucky hay 120 condados y uno de ellos es el condado de Harlan cuya capital es la ciudad de Harlan, una pequeño lugar con apenas dos mil habitantes. Este es el mundo en el que se desarrolla Justified y el lugar donde creció su protagonista Raylan Givens (Timothy Olyphant).

La serie está basada en un cuento corto escrito por Elmore Leonard titulado Fire in the Hole, y el autor ejerce como productor ejecutivo. Justified pertenece a FX, cadena responsable de Rescue Me o The Shield.

Justified me ha enganchado. He visto su primera temporada en tres días, y ahora estoy racionando la segunda (en Twitter mucha gente me ha dicho que es muy buena) para que me dure hasta que se inicie la tercera. Cuando empiezan los títulos de crédito (muy buenos por cierto) sé que me dispongo a entrar en un mundo plagado de violencia, drogas y malas decisiones; y es que el condado de Harlan es un vertedero humano. 

La gente que vive allí sabe que no podrá salir de ese agujero porque jamás tendrá la oportunidad y, aún teniendo la fortuna de poder escapar, siempre estará dentro de ti. Harlan no es un lugar, es un estado mental. Hay que ser muy duro para sobrevivir en ese entorno y Raylan Givens, uno de los pocos que logró dejar atrás ese pueblo, lo es. Es el mayor cabrón de Harlan; tiene que serlo si quiere ver un nuevo amanecer.

Estamos ante un western moderno. Tenemos al héroe, un hombre de la ley, un policía judicial que calza botas y lleva sombrero. Un pistolero frío, inteligente y educado que nunca duda, nunca cede y siempre cree tener la razón. Su código moral, muchas veces entra en conflicto con las leyes que debe aplicar. Y Harlan está en su cabeza en todo momento. Si Raylan hubiese querido, podría haber dominado el condado: el tráfico de drogas, las armas y cualquier cosa que se propusiese. Su padre era un delincuente habitual y Rayland podría haber terminado como él. Como casi todos en Harlan. Pero decidió ser un agente de la ley.

Justified arranca con el regreso de Givens a Kentucky tras un incidente en Miami que le perseguirá durante toda la primera temporada. Volver a casa no será fácil. Se reencontrará con su pasado, con su ex mujer (Natalie Zea), con su padre, con un amor de juventud y con Harlan. Al final, regresa al lugar que había jurado no volver a pisar..

En Justified hay una interesante mezcla de géneros. Cada capítulo es autoconclusivo aunque durante las dos temporadas existe una trama transversal que va evolucionando poco a poco y atrapando a Raylan. En Justified se dan la mano el western, el cine noir, la balada del héroe solitario, el retrato social, la crítica al sistema. Es una serie que nos muestra a la otra clase criminal, la bestia y brutal, la ignorante, la sin sentido, la que mata sin pensar, la amoral...  se da una imagen de Harlan, de la América profunda muy descarnada y poco favorecedora. Y en medio de esa mediocridad, de esa suciedad, de esa miseria vemos a Raylan con su sombrero, siempre tranquilo, siempre educado, siempre con el arma cargada. Si le molestas ten cuidado, caerá sobre ti como un alud. Es perseverante y paciente, es hábil e inteligente. Y es un volcán esperando el momento oportuno para estallar.

En la América profunda donde se crió Raylan hay grupos de nazis, vendedores y traficantes de drogas, estafadores, afables dueñas de ultramarinos que controlan la marihuana y no dudan en matar sin hace falta, violadores, pederastas, asesinos. En Harlan todo el mundo tiene un arma y todo el mundo está relacionado para bien o para mal con el crimen. Tienes más posibilidades de que te vuelen la cabeza porque sí que de tropezar con una piedra
  
Ya he hablado bastante de Raylan, el protagonista de la serie. Toca mencionar a su mejor y único amigo, Boyd Crowder, interpretado magistralmente por Walton Goggins. Todos los secundarios de esta serie están impecables en sus papeles pero Boyd, este loco sin un pelo de tonto, esta oveja descarriada que busca la redención lanzagranadas en mano, es mi favorito.  Nunca sabes de que será capaz este hombre, por donde te va a salir. Y su relación con Raylan es mucho más compleja de lo que parece, hay capas amigos, capas y capas. Si partimos de que los padres de ambos son sujetos de cuidado, dispuestos a acabar con su progenie si hace falta; podemos entender que estos dos "amigos" puedan compartir un whisky sin partirse la cara.

Justified tiene unos guiones magníficos. Sus diálogos son rápidos, sinceros, llenos de verdades como puños y totalmente creíbles. Sobre esos sólidos guiones se construyen unos personajes  realistas y verosímiles que hacen de Justified una serie más que recomendable.

Otra cosa que me ha gustado de la primera temporada ha sido la cantidad de caras conocidas que se han pasado por la serie. Durante los trece capítulos hemos podido disfrutar de Kristin Bauer, David Eigenberg, Alan Ruck, Rick Gomez, Brent Sexton o Tony Hale.

Yo os recomiendo visitar Justified, conocer a Raylan y a Boyd, a sus padres, a los compañeros de Raylan en la policía judicial (personajes sólidos como rocas) y conocer Harlan. Y si la segunda temporada, tal y como me han dicho, es mejor que la primera, creo que voy a disfrutar como una loca de Justified. Avisados estáis.


Share/Bookmark

¿Quién soy?

2 comentarios
Seguimos adelante, un mes más con el juego de ¿Quién soy?. Ya sabéis como va. A ver quien es el más rápido en decirme el nombre de este actor, el nombre de su personaje y la serie en la que aparecía. Suerte :)


Share/Bookmark

Parecidos más que razonables

3 comentarios
Hacía tiempo que no hacía un post de Parecidos pero como actualmente estoy viendo Malcolm in the Middle no puedo dejar de hacer notar lo mucho que se parecen Christopher Kennedy Masterson (Francis) y Neil Patrick Harris.
 Chris Masterson, that 70s show, Neil Patrick Harris, doogie houser


Neil Patrick Harris Totally Looks Like Christopher Masterson

Share/Bookmark
Related Posts with Thumbnails
Copyright © Como un fénix