Louie es ...

PEREZOSO,  porque prefiere estar tumbado en su sofá a salir a la calle.

GLOTON, porque le puede la comida basura: helados, gofres, chocolates, pizzas, hamburguesas...

DIVERTIDO aunque no lo pretenda. Su humor grueso es fino y doloroso, no hace humor para todo el mundo, eso es sencillo, eso lo hace cualquiera, el hace un humor con trasfondo, del que te deja pensando, del que te desgarra por dentro, un humor con el que te identificas y que puede resultar ofensivo pero no por ello menos cierto.

TRAGICO porque a pesar de sus esfuerzos y de su sincera declaración de amor no logra que el personaje de Pamela Adlon le ame; y porque cuando se reencuentra con Liz (Parker Posey) es simplemente para verla morir.

DESPISTADO porque un día pierde a su hija mayor, arma un gran revuelo, llama a la policía y no se percata de que la niña estaba escondida en el armario. 

ENAMORADIZO porque entra en una librería y se queda colgado de Liz (Parker Posey), algo que le puede pasar a cualquiera, todo sea dicho, pero tras una noche de locura al lado de esa inestable mujer no se la puede sacar de la cabeza. Esa incapacidad para olvidar le lleva de nuevo a la librería donde conoce al personaje de Chloe Sevigny, una mujer más loca, si cabe, que la Liz. 

SEXUALMENTE TORPE, una de sus compañeras de stand-up le espeta en la cara que folla mal; Delores, la madre loca del colegio, con la que pretende acostarse acaba catatónica en la cama;  Laurie (Melissa Leo) ataca su hombría -que grandísimo momento- para lograr sexo oral; en Miami traba amistad con un salvavidas pero todo acaba con un embarazoso y torpe equívoco sobre la sexualidad de Louie; en Atlantic City acaba acostándose con una vieja gloria de la comedia... Louie y el sexo, un capítulo aparte. 

COBARDE, porque no es capaz de romper de manera honesta y sincera con su novia al inicio de la tercera temporada. Otro ejemplo es la incapacidad para enfrentarse a su padre, ejemplificada mediante una huida por tierra y mar de varios minutos de duración. 

BUEN PADRE, se desvive por sus pequeñas y sueñas con comprarles una enorme casa paradigma de la felicidad familiar. Veamos lo que es capaz de hacer para proporcionarles el regalo de Navidad que sus niñas desean. 

SINCERO, en algunas ocasiones se sincera con sus amigos o con completos desconocidos; por ejemplo con un amigo con el que hace años que no se habla, llega tarde para disculparse- es la segunda vez que lo hace-  pero se sincera y se siente mejor. Cuando conoce a Robin Williams en el entierro de un antiguo jefe acaba confesando su desprecio por el muerto. Y cuando sale Sarah Silverman, su vieja amiga, siempre mantiene conversaciones a corazón abierto con ella. 

TIERNO. El capítulo en Afganistán es todo sensibilidad y ternura en un ambiente hostil y extremo. Ver a este hombretón con un pequeño pato a cuestas en medio de una zona de guerra es casi mágico. 

Estas son algunas cualidades de este gordo pelirrojo, un hombre de mediana edad consciente de que ya ha pasado la mitad de su vida pero que se resiste pasiva y activamente al compás rítmico que le marca la sociedad que le rodea. Louie es una buena persona llena de inseguridades, miedos y dudas como todos los demás pero él usa el escenario y la serie como catarsis liberadora para plasmas todas esas emociones, contradicciones y pensamientos. No es que quiera compartir sus ideas con nosotros es que busca la liberación personal a través de la verbalización - o plantamiento visual - de esos pensamientos, emociones y sensaciones.

Louis CK no es actor, es un ser humano que mira atónito, perplejo, expectante, ansioso, temeroso, maravillado, extasiado, angustiado, cansado y asqueado el mundo que le rodea, la vida que se ha  labrado. Su visión  se adapta a las experiencias vividas y su realidad es únicamente suya, única e intransferible. Nosotros, meros espectadores curiosos, con nuestras propias vidas y experiencias, nos asomamos cada semana a la pantalla de nuestros televisores para cotillear en el patio - mental y emocional - del vecino gordo y pelirrojo. 

En verano me acerco de puntillas al patio de Louie, siempre me arranca una sonrisa, una lágrima, un suspiro de comprensión. Suelo quedarme con una sensación agridulce, a veces demasiado incómoda, tanto que tardo en volver - siempre de puntillas - a asomarme al patio. 

Tras tres exitosas temporadas, Louie se tomará un pequeño descanso y no estrenará su cuarta entrega hasta principios de 2014. Este verano no podré ver el mundo a través de los ojos cansados de este cuarentón afincado en Nueva York, será el momento perfecto para revisitar la tres anteriores temporadas y aquella pequeña joya titulada Lucky Louie que la HBO canceló hace ya seis años. 

Share/Bookmark

4 comentarios:

ainhop dijo...

Nosotros a ti también te echábamos de menos ;)

Siempre he leído maravillas de esta serie, que por aquello de ser tan real y tan dura y sincera sigo sin ver. Quizá me anime este año, que no seguirá avanzando, para ponerme al día.

¡Gran entrada!

Rebeca Sánchez dijo...

gracias ainhop, he estado un tanto desconectada por diversas circunstancias pero HE VUELTO y volveré a escribir de forma regular en el blog.

Un saludo y gracias por el comentario

Sallis dijo...

Hola Rebeca, a mi también me tiene fascinado este cómico tanto en su faceta de creador de esta serie como de humorista de stand up comedy
Dos cosas, por un lado felicidades por el blog (a ver si es verdad que puedes actualizar con más frecuencia que siempre es un placer leerte) y por otro me hs orprendido que al final del artículo hables de revisar Lucky Louie y te refieras a ella como una pequeña joya, ya que había leído algún artículo que la dejaba bastante mal en comparación con Louie y por eso no me había animado a verla pero entiendo que tú si que la recomiendas, no?
Saludos

Rebeca Sánchez dijo...

Como humorista he visto dos de sus espectáculos y me he rendido a sus pies sin condiciones. Lucky Louie no es Louie pero se adivinan en ella las piezas maestras que este cómico despliega en su actual serie. Yo llegué a ella tras visionar las dos primeras temporadas de Louie y aunque reconozco que puede ser bastante zafia y desconcertante me gusta, no tanto como Louie, pero lo suficiente como para verla entera y disfrutarla como la antesala de la genialidad que es Louie. Además siempre es un plus ver a Pamela Adlon en acción, con su voz rasgada y su mirada furibunda.

Un saludo y gracias por la felicitación :)

Related Posts with Thumbnails
Copyright © Como un fénix