sábado, 11 de octubre de 2014

Un monstruo llamado Lily Tucker-Pritchett

Hace unos días leí en una web un artículo que se centraba en la pequeña Lily de Modern Family, el texto expone que la hija de Cam y Mith es uno de los peores niños creados por la pequeña pantalla. La terrible niña es el fruto de una paternidad mal entendida. Cam y Mitch la quieren mucho pero nunca le han puesto ningún límite o restricción. Lily ha crecido consentida y sobreprotegida. Sus padres han proyectado sobre ella un mal entendido ideal de paternidad en el cual no existe la palabra no. 

Lo cierto es que Aubrey Anderson-Emmons ha ido ganando protagonismo y espacio en la serie desde su llegada en la tercera temporada. Los guionistas descubrieron un filón en Lily y convirtieron a la niña en un ser egoísta, cínico y directo digno de enfrentarse al mismísimo Gregory House en un duelo dialéctico. Hay que ser claros, los desplantes de la niña son demasiado adultos, ahí radica su humor y su fuerza. No te los esperas. 

Lily es un ser taimado, admitámoslo. Sabe sacar tajada de las debilidades e inseguridades de sus padres. Ha aprendido a jugar con ellos para lograr todo aquello que se propone y su influencia no termina en la puerta del hogar Tucker-Pritchett sino que es capaz de intimidar, insultar y mangonear a los demás miembros de la familia. 

Alguien debería decirles a Cam y a Mitch que son unos padres terribles. Si nos fijamos en las otras familias de la serie: los Dunphy y los Pritchett-Delgado; vemos modelos de crianza mucho más enérgicos y saludables. No niego que tengan defectos y fallos, ser padre no es sencillo, pero el caso de Cam y Mitch es mucho más sangrante porque los efectos perversos de su inutilidad parental ya son evidentes. ¿Qué clase de adolescente será Lily? 

Los guionistas le han otorgado un carácter horrible a una niña tan pequeña. Lily no solo es egoista. respondona y manipuladora, también es elitista y materialista. ¿Un reflejo de sus padres? Sabemos que Cam y Mitch tienen defectos pero parece que eso es lo único que han sido capaces de transmitir a su hija. ¿Cómo es eso posible? 

Recién empezada la sexta temporada de Modern Family recuerdo aquel vídeo de los Emmy en el que el reparto de la serie admitía que vivía atemorizado porque "LILY ES UN MONSTRUO". 


La niña llegó a la serie en 2011 cuando las gemelas Ella y Jaden Hiller, que interpretaban a Lily de pequeña, fueron despedidas porque necesitaban una actriz más mayor para el papel. Aubrey fue seleccionada con cuatro años, desde entonces hemos visto como crecía su protagonismo y como les robaba a Manny y a Luke el puesto de "estrella infantil". 

1 comentario:

Anónimo dijo...

Yo no veo tan mal que Lily sea asi, su personalidad y sentido del humor la hacen la unica dentro de su familia, ademas es el reflejo de sus padres, como Luke lo es de Phil, y Alex de Claire, Hayley es una mescla entre sus padres, con Lily pasa lo mismo, su humor es mas adulto y mas acido algo que le viene bien a la serie que por momentos parece una sitcom de los 80 donde todos resuelven sus problemas hablando y abrazandose por que al fin de cuentas se quieren.

Lily no deja de ser una niña pequeña que a fin de cuentas es habeces agobiada por sus padres, las sesiones de fotos de Cam o sus disfraces molestarian a cualquiera.

Tambien esta el echo de que sus padres disfrutan que ella sea asi, en esta temporada por ejemplo cuando ella dice que es fea y hace un escandalo ellos dicen me encanta lo teatral que se esta volviendo. Ademas creo que tarde o temprano vamos a tener el capitulo centrado en si Cam y Mitch son malos padres o no.

Pero a fin de cuentas la personalidad de Lily me gusta siendo una personalidad que ira mas para Hayley pero que no es asi, ademas creo que todos queremos que la serie dure hasta que veamos a una Lily adolecente solo para ver como van a estar sus padres.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails