martes, 29 de marzo de 2016

El apocalipsis zombie de Seattle

MUCHOS SPOILERS DE LA SEGUNDA TEMPORADA DE IZOMBIE

Ahora que ya sabemos que iZombie tendrá una tercera temporada y que estamos a cuatro capítulos de terminar la segunda, podemos hablar un poco de los derroteros que ha tomado la serie de Rob Thomas durante su año sophomore.


En el último capítulo emitido, He Blinded Me... with Science, las tramas que se abrieron al principio de temporada empiezan a converger: la colaboración de Liv con la policía, la investigación de Clive y Bozzio, la búsqueda de una cura por parte de Ravi, el otro trabajo de Major, las malas relaciones de Blaine con Mr. Boss -mente criminal y personaje bastante truculento-, y las pruebas con zombies de Max Rager. Sí, pasaron un montón de cosas, había mucha información que procesar y mucho que contar al espectador pero la serie se las arregló para ofrecer un capítulo entretenido que, además, avanzaba significativamente en todos los frentes abiertos sentando las bases para un final de temporada que promete.

Desde su estreno la serie ha crecido y afinado sus puntos fuertes, se ha eliminado a la familia de Liv, le han dado un objetivo a Major manteniéndolo cerca de su ex y se han encargado de perfilar dos nuevos antagonistas que hacen que la vida en Seattle sea mucho más interesante (Mr. Boss y Vaughn). Sin embargo, el pilar más sólido de iZombie sigue siendo la relación entre Ravi y Liv. Cuando una pareja tiene química siempre es una buena idea mantenerla unida. Aunque algunos casos semanales son mejores que otros, los cambios de personalidad de nuestra zombie favorita dan mucho juego y es divertidísimo ver a Ravi emocionarse con las diferentes personalidades que adquiere su compañera como cuando se convirtió en justicieraen maga o en escritora de novelas eróticas. 

A pesar de esas mejoras, lo que más me ha gustado de esta segunda entrega, ha sido todo lo relacionado con Max Rager, Vaughn y Gilda. La empresa está empeñada en lanzar una bebida energética que puede crear zombies más rápidos y Vaughn, un egomaníaco de manual con tendencias homicidas, ha estado consumiendo la dichosa bebida volviéndose más irascible e inestable. Vamos, que el hombre se ha vuelto más peligroso. Tengo que decir que me gusta mucho lo que Steven Weber hace con el personaje, todos sabemos que es un ser despreciable pero es muy divertido verle interactuar con el resto del reparto y con su hija. En el último capítulo, hemos comprobado lo rastrero que puede llegar a ser cuando abandona a Gilda en el sótano con un zombie suelto. Él escapa por los pelos en el ascensor y regresa a su despacho donde se da cuenta de la magnitud de lo que ha hecho. Gilda se salva y aparece ensangrentada ante la puerta del despacho suplicándole. Vaughn no la ayuda y ella se va. Un momento muy impactante que potenciará la evolución de estos dos personajes y de sus relaciones futuras. ¿Acabará Gilda convertida en una zombie? ¿Se unirá a Liv y Major en su lucha contra Max Rager? ¿Hará buenas migas con Blaine? 


Y hablando de Blaine, espero que este personaje no desaparezca porque sería una gran pérdida para la serie. Fue nuestro primer malo y su estatus dentro de iZombie es equiparable al que tenía Spike en Buffy durante la cuarta y quinta temporada, sin el factor enamoramiento claro está. 

A falta de unos pocos capítulos para el final de temporada, las cosas en Seattle para la comunidad zombie se han puesto muy interesantes y también para Clive. ¿Ha llegado el momento de que el detective conozca la verdad sobre Liv? Creo que sí porque seguir manteniéndolo al margen no le hace ningún favor al personaje. 


LinkWithin

Related Posts with Thumbnails