sábado, 8 de octubre de 2016

Flashpoint, las consecuencias de jugar con el tiempo


SPOILERS DEL 3X01 DE THE FLASH

Barry: You know what I need you to do.
Thawne: Yeah, but I want to hear you say it.
Barry: I need you to kill my mother
Thawne: With pleasure
Barry: I hate you.
Thawne: And I hate you. But I sometimes wonder which of us is right

La segunda temporada de The Flash se despidió con un cliffhanger enorme, Barry Allen comete la osadía de viajar atrás en el tiempo y salvar a su madre. Este acto es el punto de partida de uno de los cómics más famosos de la reciente historia del personaje, Flashpoint, una historia que allanó el camino para The New 52. El cómic publicado en 2011 fue escrito por Geoff Johns y dibujado por Andy Kubert, en él se presenta un mundo que sufre las catastróficas consecuencias de una guerra entre Aquaman y Wonder Woman, y en el que la mayor parte de los superhéroes no existen. Flashpoint es la base que usan Berlanti y su equipo para dar forma a la nueva temporada del velocista escarlata. 

Como seguidora de la serie me cuesta conciliar el final de la segunda temporada de The Flash con el emocionante final de su primer año.  En aquella ocasión Barry dejaba morir a su madre porque sabía que era lo correcto, sabía que no debía inmiscuirse en la línea temporal. Ese acto de madurez, ese sacrificio personal, fue fundamental para cimentar su personalidad como héroe y marcó su camino durante la segunda entrega, por eso es difícil comprender por qué salva a Nora en The Race of His Life

Durante la segunda temporada los guionistas decidieron que Barry debía sufrir, y mucho. El joven héroe pasó de tener cierto control sobre su vida y sus poderes a hundirse en la desesperación en su lucha contra Zoom, un villano que no sólo le fastidió la posibilidad de ser feliz con Patty sino que también le arrebató su velocidad, su confianza y a su padre. Puede que Barry sintiese que el universo le debía algo por tanto sufrimiento, por tanta pérdida y por eso decidió, en un arrebato de egoísmo, reescribir la historia a voluntad. 

Las consecuencias se traducen en enormes cambios en sus relaciones personales. Cierto que puede disfrutar de la compañía de sus padres y verlos juntos y ser feliz pero no tiene contacto con nadie de su línea temporal. Sus relaciones con Joe, Iris, Cisco y Caitlin son inexistentes haciendo menos rica y emocionante su vida. Cisco ahora es un arrogante millonario, Caitlin trabaja como oftalmóloga pediatra, Joe es un alcohólico, Iris no se habla con su padre. Además, en esta nueva línea temporal, Barry no se dedica a correr por Central City salvando vidas, dejando esa pesada carga para Kid Flash, Wally West.

Aunque en principio vemos a un Barry feliz, satisfecho y en paz pronto esa armadura de confianza y serenidad comienza a resquebrajarse no sólo por la voz de Eobard Thawne resonando en su cabeza, sino también por la ausencia de aquellos que le han ayudado a ser quien es. 

El capítulo apuesta por un enfoque intimista y personal del conflicto temporal creado por Barry, quien pronto comprenderá que no puede manipular el tiempo en beneficio propio porque su felicidad no puede estar por encima de la felicidad de los demás. El héroe debe entender que hay cosas más importantes que sus deseos, que sus necesidades; ser Flash es algo más que ayudar a los demás, significa sacrificio, significa abnegación, significa integridad. Barry ya ha cometido varios errores como Flash, errores que han conformado su carácter y su manera de entender su papel como héroe pero, a estas alturas, ya debería saber que trastear con la línea temporal tiene consecuencias imprevisibles. 

Lo cierto es que me hubiese gustado ver un poco más de esa nueva línea temporal, el conflicto se resuelve en un sólo capítulo demasiado centrado en Barry. Hubiese sido interesante ver a los demás personajes interactuar entre sí y darles más cancha a los actores para explorar esas nuevas identidades. El viaje emocional del joven Allen me parece demasiado precipitado, creo que su cambio de parecer, el asumir que Eobard debe matar a su madre, debería haberse desarrollado a lo largo de varios capítulos porque así, esa dolorosa petición, tendría mayor impacto. 

Es evidente que Flashpoint tendrá repercusiones importantes, el devenir de la temporada viene marcado por los acontecimientos derivados de la alteración temporal: Iris y Joe no se hablan, Cisco tiene problemas personales, Caitlin parece que comienza a desarrollar los poderes de Killer Frost, Wally no es Kid Flash (fue divertido verle con el traje) y tendremos una nueva versión de Wells con la que Tom Cavanagh podrá entretenernos otro año más. Lo que aún está por ver es si este punto de inflexión tendrá impacto en las líneas temporales de las otras series de superhéroes de la cadena. Todas ellas (Arrow, Legends of Tomorrow, The Flash y Supergirl) compartirán este año un crossover a cuatro bandas y es probable que en sus tramas se dejen ver pequeños cambios relacionados con las acciones de Barry.

Como apunte final, decir que a estas alturas de la serie creo que los guionistas han dejado claro que la muerte de Nora no puede, no debe, cambiarse. Hemos vuelto a esa noche, a ese salón, demasiadas veces, sinceramente creo que ha llegado el momento de dejar de jugar con esa idea porque comienza a ser demasiado repetitiva. En cualquier momento el grupo de Rip Hunter aparecerá por allí para impedir que una versión del futuro Flash detenga el asesinato. Ya está bien de tanto fetichismo alrededor de Nora y su muerte, lo hecho, hecho está.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails