lunes, 3 de septiembre de 2007

Soñé con un dragón


La otra noche soñé que un dragón enorme, rojo y con colmillos, un mal bicho me devoraba. Primeramente el animal , que era usado por el enemigo como arma secreta para destruir nuestra civilización, me quemaba las piernas y yo las veía en carne viva, negras y supurantes y dolía. Después yo conseguía malamente arrastrarme hasta una esquina y creía que el dragón no me comería porque me hacía la muerta. El dragón se acercó y sentía miedo y supe que me iba a destrozar con sus colmillos. Sentí como desgarraba la carne, el dolor, la angustia ante la certeza de la muerte y tristeza porque no podía hacer todas las cosas que quería realmente hacer con mi vida. Haría tantas cosas, cambiaría tantas situaciones, amaría a tantas personas, sería tan feliz y tan desgraciada... pero no podría. Y cuando creía que no podía ser más insoportable me desperté.

Ya no pude volver a conciliar el sueño, cosa rara en mi, eran las seis de la mañana y me pase dos horas mirando el techo de la habitación. El corazón me latía acelerado y estaba angustiada. Cada vez que cerraba los ojos veía el rostro del dragón y volvía a sentir el miedo.

Así que en vez de hacerme un tatuaje de un ave fénix voy a tatuarme un dragón. Aún no he decidido cual de estos dos me voy a hacer. Cuento con tatuarmelo en octubre.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails