jueves, 8 de enero de 2009

El hombre y el oso...

No soy muy refranera yo pero me pareció apropiado usar este conocido refrán para introducirnos en un candente tema de actualidad: pelillos si o pelillos no.

Antes de que la metrosexualidad apareciera en nuestras vidas un hombre con pelo en el pecho era un signo de virilidad, de fortaleza. Aunque yo pongo un límite en la cantidad de pelo que debe tener un tío en el pecho, y no digamos en la espalda, siempre he preferido a los hombres que si los tienen en vez de aquellos que no o que insisten en depilarse para que no quede ni rastro de ellos.

Hace poco Harrison Ford, símbolo de masculinidad indiscutible, y con su buena mata de pelo en el pecho accedió a que le depilasen el susodicho para combatir la deforestación de nuestros bosques. Joooooooooooooo que detallazo por su parte!!!! Podéis verlo aquí.

En la TV de antaño era normal que si los hombres lucían su torso tuvieran pelo. ¿Quién no recuerda a Tom Selleck en Magnum, Pierce Brosnan en Remington Steel o David Hasselhof en Los vigilantes de la playa? Todos con pelo en el pecho, aunque algunos más que otros. Ains, que tiempos aquellos. Lo mejor era si tenían pelo, camisa desabrochada y medalla de oro (a ser posible), vemos un claro ejemplo en la foto de Pierce Brosnan. Los ochenta fueron muy malos para el estilismo.



En la TV actual la verdad es que no abundan los hombres con pelo en el pecho y muchos de ellos se lo depilan para interpretar sus personajes, tremenda estupidez. Estaba ya harta de ver torsos perfectamente cincelados sin un solo pelo, echaba de menos algo de normalidad por decirlo de alguna manera.

Aunque todavía podemos encontrarnos con algunos ejemplares peludos pululando por las series de TV, puede ser porque se está imponiendo poco a poco la moda retrosexual (oposición a la figura del metrosexual, se caracterizan por invertir la menor cantidad posible de tiempo, dinero y esfuerzo en cuidar su aspecto personal y cualquier detalle que pueda afectar a su imagen) vamos lo de toda la vida. Earl Hickey sería la personificación de un retrosexual y tiene pelo en el pecho. Otros personajes que mantienen el pecho velludo: Gregory House, Ted Mosby, Joey Tribbiani, Tony Soprano, Christian Troy...



Uno que por ejemplo tiene pelo y se lo depila es David Duchovny, aunque debo admitir que no me importa mucho que lo haga (ñam ñam). Otros como Alec Baldwin, cuando vivía con Kim Basinger, tenía que hacerlo porque ella no soportaba tal cantidad de pelo, no creo que pasara frío por las noches. Tal vez ahora que se han separado el señor Baldwin deje a su pelambrera crecer libre. Otro hombre con mucho vello pectoral es el cantante Jon Bon Jovi que pasa del estado alfombra persa a la más completa deforestación cada dos por tres, personalmete lo prefiero con pelo.



Así que en resumen yo desde esta mi plataforma de opinión defiendo los pectorales velludos, nada exagerado como el caso del señor Baldwin pero algo. Así que si queréis podéis opinar, pelillos si o pelillos no.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Pelillos si, eso sí, soy hombre, pero vamos, al menos he de agradecer que nunca me han salido en la espalda. Saludos. Óscar Ríos.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails