martes, 9 de junio de 2009

Los Simpson, la sonrisa triste

Los Simpson ha sido una serie con muchas virtudes y sólo un defecto, el agotamiento tras tantos años en antena. Es lógico, no siempre se puede estar en la cresta de la ola y ser un referente, llegará un momento donde los alumnos más aventajados superarán al maestro y sólo quedará esperar al merecido retiro y el justo reconocimiento. Nadie puede negarle a Los Simpson el calificativo de innovadores, nadie puede decir que no han sido determinantes a la hora de hacer animación, nadie puede negar su impacto en la cultura de este mundo durante los últimos años. Aún son y siempre serán un referente porque ya lo han hecho todo, lo han explorado todo y han salido airosos, aunque algo agotados.

En un principio el protagonista y personaje más famoso de la familia amarillo fue Bart pero con el paso del tiempo todos sabemos que la serie se convirtió en Homer. Ese orondo padre de familia americano de mediana edad nos conquistó a todos con sus D´oh, sus gestos, su afición por la cerveza Duff y las rosquillas, el amor incondicional hacia su mujer y todos sus pequeños maravillosos defectos que le han encumbrado a lo más alto. Es mi personaje favorito de la serie y sus aventuras y desventuras siempre me hacen sonreír porque todos llevamos un Homer dentro y de cuando en cuando dejamos que salga a juguetear. A lo largo de todos estos años de fiebre amarilla me he encontrado con dos episodios protagonizados por Homer que me han hecho saltar la lagrimilla.

El primero de ellos trata sobre los sueños a los que se renuncia y los sacrificios que se deben hacer por lo que más se quiere. Homer deja la central nucelar para montar una bolera, el sueño de su vida pero debido al nacimiento de Maggie y las deudas debe volver a mendigar su puesto al señor Burns. El final de esta historia es precioso.


El segundo episodio nos presenta a la madre de Homer. Una mujer que dejó a su familia huyendo de la policía. Homer siempre la dio por muerta pero contactan y recupera el amor de una madre. Sin embargo la madre tiene que volver a huir y su hijo recién reencontrado la ayuda a escapar de nuevo de la justicia. Se despiden en una carretera y Homer se queda allí, durante horas mirando al cielo. De nuevo ha perdido a su madre, aunque al menos sabe que podrá hablar con ella de cuando en cuando pero verlo allí, sentado en su coche mirando el cielo estrellado me provocó una enorme sensación de tristeza y soledad. A pesar de que siempre nos hacen sonreír, a veces, nos tocan la fibra sensible con momentos como este.


8 comentarios:

Nico dijo...

"De nuevo a perdido a su madre"

HA! De nuevo HA perdido a sumadre! Hay que ver con la educación de este país...

Hewl dijo...

Jajaaj, exijo la f minúscula en la RAE para Nico ya!
No se como lo consiguen, pero suelen resultarme más emotivos los dibujos animados que las series normales. Y no solo los Simpson, solo hay que acordarse del capitulo del perro o del ehrmano de fray en futurama.

Rebeca Sánchez dijo...

gracias por hacerme notar el fallo :) corregido!!

Akane dijo...

Ay sí, el capítulo en el que Homer cuenta la historia de Maggie es uno de mis favoritos. Es original y muy especial (siempre me suelen gustar los que tratan el pasado de la familia), y ese final es precioso. En pocas ocasiones más vemos a Homer padrazo con su bebé.

Y los de Futurama que comenta Hewl, también son para soltar alguna lagrimilla, sobre todo el del perro. Ese final me mató...

Genial post!

Nico dijo...

Hewl:
"el capitulo del perro o del ehrmano de fray en futurama"

HERMANO! Y el personaje es Fry, a secas, Philip J. Fry. No Fray. Si estáis en Facebook, por favor, mirad la asociación en contra del sangrado ocular...

Hewl dijo...

Jajaja, mea culpa
aora mismito voi a hautoflagelarme con una cuerda de coljar la ropa.

Nico dijo...

Así me gusta! Que escribáis bien, carallo!

Rebeca Sánchez dijo...

bueno si nos ponemos kiskis a estas alturas .... :) tendré que pasarle el correstorrrrrr ortográfico a toooooooooo lo que escriba !!!!Que cruz!!!!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails