domingo, 25 de diciembre de 2011

Las navidades en Eureka


Eureka es una serie entretenida, que tiene mi total apoyo y que sigo con interés desde que se estrenó en el 2006. Por segundo año consecutivo el pequeño pueblo de Eureka nos trae un especial navideño, un capítulo de y para Navidad. Se trata de un especial cargado de buenas intenciones, humor ligero y animación que ha colmado mis expectativas y que me ha dejado con una buena sensación. 

Como siempre en este pueblo plagado de genios las cosas se tuercen y es Jack, el bueno de Jack, quien tiene que hacer lo posible para arreglar las cosas. El problema surge de las manos inocentes de Jenna, la hija pequeña de Allison, a la niña le regalan un libro titulado Holotown, un libro interactivo que, debido a un problema técnico, se extiende por la ciudad provocando que las aventuras e ideas de Jenna se cumplan. Además, un problema técnico con un generador de protones modifica la percepción a todos los habitantes de Eureka, así pues, se ven como si fueran dibujos animados. Totalmente demencial e irreal, pero si pasa en Eureka yo me lo creo y lo disfruto. Si pasase en Fringe sería otro cantar y pondría el grito en el cielo, pero Eureka es lo que es y no se vergüenza de ello. 

Admito que es divertidísimo ver a los diferentes personajes convertidos en dibujos animados. En Eureka todo tiene un punto de locura  pero unas Navidades tipo Looney Tunes son mucho más disparatadas y demenciales.

Cuando todo se tuerce Jack y Andy se dirigen al centro, de lo que creen que es el problema. No lo tendrán fácil porque el jeep de Jack cobrará vida animada y se quejará de todas las cosas horribles que le han sucedido durante las últimas cuatro temporadas: ha sido explotado, estrellado, robado, tirado desde grandes alturas, derretido... y Jack nunca le dice nada bonito. Luego el sheriff y su ayudante robótico se enfrentarán a unos muñecos de nieve ninja. Menos mal que en el último momento una Jo convertida en princesa Disney aparece al rescate.

Mientras Eureka se vuelve loca, Jenna acompañada de Zoey y Kevin se encuentran a salvo y sin saber nada de lo que pasa dentro de SARAH. En un momento dado una oleada de energía transforma a los personajes en dibujos estilo Peanuts, The Simpsons, South Park, Scooby Doo y finalizan convertidos en plastilina. Luego se encontrarán con Taggart que tiene apariencia de oso polar. Durante este tramo del capítulo usarán la técnica stop-motion para dar vida a nuestros héroes. 

Me gusta que alternen diferentes tipos de animación, eso dota de dinamismo al especial y hace que la historia sea más impredecible e imaginativa.

Fargo, Henry y Allison intentarán arreglar el desaguisado desde Global Dynamics, pero viendo que nada funciona irán al encuentro de Jack y Andy a la cima de una montaña donde se encuentra el generador de protones que les está trastocando el aspecto.

Cuando el muñeco de nieve ninja gigante se dirige hacia la ciudad Zoey y Kevin se dan cuenta de lo que está pasando. Por fin son conscientes de que el libro de la pequeña está interactuando con la realidad de Eureka y deciden hacer algo para arreglar el problema. Esforzándose al máximo Kevin los convierte dibujos anime que logran vencer al siniestro muñeco de nieve ninja. La destrucción del muñeco provoca una hermosa nevada sobre el pueblo, justa a tiempo para celebrar una hermosa y entrañable Navidad entre amigos, en familia, en Eureka, donde todo es posible.  

Todo este circo servirá para que Andy descubra que es especial ser espacial y que no debe cambiar porque es único. Jo asumirá que tiene amigos a su alrededor y que no tiene razón de ser pasar sola las Navidades y Allison entenderá el significado de estas santas fiestas. 

Un especial Navideño cargado de buenas intenciones, de alabanza a la amistad, el amor y la importancia de creer en uno mismo. Un sorprendentemente maravilloso, atemporal e inolvidable paseo por las nevadas calles de Eureka.








LinkWithin

Related Posts with Thumbnails