domingo, 20 de marzo de 2016

La valquiria del valle feliz



CUIDADO SPOILERS DE LA SEGUNDA TEMPORADA

El inicio de la segunda temporada de Happy Valley, con una conversación tranquila entre dos hermanas tomando el té, es un punto de partida tan bien armado que no puedo menos que felicitar a Sally Wainwright, una vez más, por lo naturales y creíbles que resultan sus diálogos.

Este año, la serie apuesta por introducir tres tramas que acaban confluyendo en Catherine y que la obligan a lidiar con las consecuencias emocionales de su enfrentamiento con Royce, al final de la primera entrega. Los nuevos capítulos borran esa imagen bucólica de la Inglaterra rural de colinas verdes y cielos grises. El Happy Valley tiene sus sombras, sus monstruos, sus propias historias de terror. La agente Cawood lidia con la mafia de Halifax, un asesino en serie de mujeres, un hijo adulto que vuelve a casa, una hermana ex alcohólica, un nieto de nueve años que comienza a hacer preguntas y con sus propios miedos y frustraciones. La sombra de Royce, ahora en la cárcel, es alargada, una constante en la vida de los Cawood que consigue enturbiar sus escasos momentos de paz. 

En Happy Valley no hay concesiones al espectador, se muestra un mundo cruel y descarnado. La gente es, la mayoría de las veces, decepcionante y rastrera; las drogas y el alcohol mitigan el dolor y la agonía de estar vivos; la prostitución y la esclavitud laboral, también están en el menú. Parece que en el valle feliz no hay lugar para la esperanza.

En conjunto, la segunda temporada, al no tener un enemigo tan claro como en la primera, me pareció menos compacta e impactante pero es mucho más sutil y contundente a la hora de explorar la psique de sus personajes y de explicar las motivaciones de los criminales. Estos seis capítulos le han servido a Wainwright para explorar a sus personajes y permitir que evolucionen explorando sus relaciones y enfrentándoles a nuevos retos.


Las Cawood

Sarah Lancashire vuelve a dar una lección interpretativa como Catherine Cawood, la pragmática y aguerrida policía de Yorkshire. Catherine es una persona estoica, las pocas veces que la vemos ceder a las emociones, las pocas veces que las vemos estallar, están plenamente justificadas; incluso parece inconcebible que sea capaz de ayudar a los demás teniendo en cuenta su propio estado de fatiga emocional. Como dice Ann, la joven secuestrada en la primera temporada, Catherine es como un Dios bondadoso.

Dentro de la televisión actual hay pocos personajes femeninos tan complejos, realistas y fascinantes como Catherine Cawood. Cierto que el guión de Wainwright es consistente y certero pero sin una Lancashire totalmente entregada, el personaje se quedaría a medio gas. 

La relación entre las hermanas Cawood está muy lograda. La calidez y buena sintonía de sus conversaciones es uno de los pilares más sólidos de Happy Valley. Entre Lancashire y Finneran se establece una relación de complicidad, ironía y cariño que traspasa la pantalla. El personaje de Clare es una luz en medio de la oscuridad. Para mí, ella personifica la fe y el candor, por eso resulta tan duro verla sucumbir a sus propios demonios. Además, es muy interesante comprobar como la creadora introduce en el subtexto la codependencia entre las hermanas, algo que se explica cuando Catherine acude al psicólogo y rememora su infancia.

Grandes escenas

Hay muchos momentos para el recuerdo, la escena de inicio con las hermanas hablando antes mencionada, el desmoronamiento de Clare, el asesinato de Vicky, la confesión de Sean Balmforth – un Matthew Lewis que hace tiempo superó sus años en Hogwarts-, o la escena en la granja. No obstante, mis favoritas son dos escenas del último capítulo, en una Catherine visita a Frances en su casa para intentar comprender a esa mujer obnubilada por un asesino como Royce. 
If he looked like Ian Brady, Peter Sutcliffe or Jimmy Savile, would you believe a single word he said? Because on the inside, he looks exactly like them.
El monstruo que llevamos dentro no siempre es visible a simple vista. En el caso de Tommy Lee Royce, su belleza externa, un James Norton que tiene todas las papeletas para convertirse en el próximo Tom Hiddleston, no es un reflejo de la perversión de su alma. Sin embargo, gracias a esa bella envoltura consigue cegar a una mujer, luego descubriremos que no es la única, y convencerla de que los crímenes de Royce no son tan atroces como los pintan y de que, en el fondo, su alma puede ser pura. 

Una escena brillante, tensa pero contenida, en la que dos mujeres enfrentan sus creencias mientras una, la abuela dedicada y preocupada, intenta comprender los motivos de la otra, la mujer apocada que ha tomado el camino equivocado. 

La otra escena es la de la confesión de John Wadsworth (Kevin Doyle). El detective se ve atrapado en lo alto de un muro por Catherine. Ella le pide que no salte y le confiesa que nunca asistió a un curso de negociación con suicidas. El diálogo entre ellos es tristemente divertido y parece que John va a hacer lo correcto, que va a entregarse y afrontar las consecuencias de sus actos. El desenlace es muy diferente y Catherine, visiblemente afectada, se aferra a una idea: “You stuck a broken bottle inside Vicky Fleming and prayed to God someone else would get caught for it".

2 comentarios:

Anónimo dijo...

A mi francamente me ha parecido bastante más luminosa que la primera.
Vale se sigue siendo una serie sombría y depresiva, pero no se, es como que en esta temporada se ve luz al final del tunel.

Se te ha olvidado mencionar la relación con entre Catherine y la secretaria, tienen uno de los diálogos más alegres de la temporada. "Do I have a nickname?" Si bien luego resulta un pelín anticlimático por ser éste “Brunhilda” o “Miss Trunchbull”... que no pillo.

Veré la tercera fijo.

Rebeca Sánchez dijo...

A mi todo me parecen nubarrones negros. Parece que no hay paz en ese lugar. Además, todas las tramas que se abren son de lo más deprimente y creo que la de la granja, la que más.

Lo de los motes es un punto cómico que se agradece, Brunhilda era una valquiria (de ahí el título del post) y Miss Trunchbull era la directora del colegio de Matilda.

La tercera espero que sea tan buena como lo visto hasta el momento.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails