El ponche de los deseos de Michael Ende


Uno de los libros de Ende que más me gusta es sin duda El Ponche de los Deseos. Está lleno de humor, cinismo y un claro mensaje sobre el bien, el ecologismo y las cosas que no son como deberían ser.

Los dos personajes defensores del bien, tienen dudas y no aciertan en como deberían salvar al mundo, en cambio los malos lo tienen todo muy claro. Ser bueno no es un camino fácil, está lleno de sacrificios aunque al final, tiene su recompensa.

El ponche de los deseos (título original: Der satanarchäolügenialkohöllische Wunschpunsch) es una novela escrita por Michael Ende y publicado en 1989. El título completo en español es El genialcoholorosatanarquiarqueologicavernoso ponche de los deseos.

Belcebú Sarcasmo (un mago de laboratorio) y su tía Tirania Vampir (Bruja multiplicadineros) son dos de las personas más abyectas de este mundo. Han firmado un contrato con el mismísimo Belcebú en el cual a cambio de poderes oscuros tienen que realizar varias maldades de diversa índole en un año. Pero es casi nochevieja y se encuentran muy lejos de poder cumplir su contrato.

El Consejo de Animales han mandado espías para averigüar lo que pasa. En casa del mago está Mauricio di Mauro, alias Félix, un gato glotón con aspiraciones de cantor de cámara, que ha sido hábilmente engañado por Belcebu Sarcasmo. Y en casa de Madam Vampir, un cuervo calamitoso llamado Jacobo Osadías.

A final de año el funcionario infernal Maledictus Oruga pasa a pedirles cuentas a ambos. En ese momento deciden usar una poderosísima receta: el ponche de los deseos. Esta receta concede todos los deseos el día de san silvestre, con la particularidad de que se debe desear lo contrario a lo que se quiere conseguir. Con ese ardid pretenden engañar a los dos espías, invitándolos a paricipar en su particular fiesta de fin de año.

Sin embargo, Mauricio y Jacobo harán todo lo posible para impedirlo.


FRAGMENTO

- Está bien - le gritó súbitamente -. Te lo diré, maldito calavera dura. Pero antes tienes que jurar por el Tenebroso Banco-Palacio de Plutón que luego me venderás tu parte del rollo de pergamino.

El mago rezongó algo e hizo un ambiguo movimiento de cabeza que podía interpretarse como un asentimiento.

La bruja acercó su silla a la de su sobrino, se sentó jadeando y dijo con voz apagada:

- Ahora escúchame: se trata de la receta para el fabuloso ponche genialcoholorosatanarquiarqueologicavernoso de los deseos. Es uno de los más antiguos y poderosos hechizos negros del universo. Sólo funciona la noche de San Silvestre, porque entonces el deseo tiene una virtud muy especial. Hoy nos encontramos precisamente a mitad de las doce noches que hay entre Navidad y Reyes, durante las cuales, como es sabido, andan sueltas todas las fuerzas de las tinieblas. Por cada vaso de esta bebida mágica que uno toma de un trago se le cumple un deseo, si lo formula en voz alta.

Sarcasmo había escuchado la explicación de la tía con los ojos extraviados. Su cerebro estaba trabajando. Preguntó con gran excitación:

- Por el Giga-Gamma-Super-Gao, ¿cómo puedes estar segura de eso?

- El modo de empleo se halla al comienzo de la receta, en la parte del pergamino que tengo yo.

Por el cerebro del mago cruzaban como relámpagos mil pensamientos distintos. De pronto había descubierto que ese ponche de los deseos le permitiría subsanar en un abrir y cerrar de ojos todas sus omisiones en materia de maldades. Lo que tan repentina e inesperadamente estaba a su alcance era su salvación. Aún podía darle un chasco al alguacil infernal. Pero, naturalmente, tenía que conseguir ser el dueño exclusivo de aquella fabulosa bebida. En ningún caso le daría ahora a la tía su parte del pergamino, por mucho que le ofreciera a cambio. Al contrario, tenía que hacerse con la parte de la bruja a cualquier precio, aunque tuviera que quitarle la vida o enviarla a una galaxia lejana mediante un conjuro. Pero eso no era tan fácil de hacer como de imaginar. Él conocía demasiado bien los poderes de la bruja y tenía poderosas razones para guardarse de ella.

[...]

De repente, Sarcasmo dio media vuelta y dijo:

- Me temo, querida Titi, que no vamos a sacar nada en claro, aunque lo siento por ti. Te has olvidado de un detalle o, más exactamente, de dos: del gato y del cuervo. Ellos querrán estar presentes. Y como tienes que formular tus deseos en voz alta, se enterarán de todo. Y entonces se te echará encima el Consejo Supremo de los Animales. [...]

Tirania sonrió, y sus dientes de oro volvieron a brillar.

- Eres muy amable conmigo, muchachito. Me alegra que te preocupes tanto por mí. Pero estás muy equivocado. ¡El gato y el cuervo tienen que estar presentes! Y es muy importante tenerlos como testigos. En eso está precisamente la gracia del asunto.

- ¿Cómo es eso?

- A fin de cuentas - explicó la bruja - no se trata de una pócima cualquiera. El ponche genialcoholorosatanarquiarqueologicavernoso tiene una propiedad que es ideal. Transforma en lo contrario lo que uno desea. Desea uno salud, y surge una epidemia; habla uno de bienestar general, y en realidad provoca la miseria; habla uno de paz, y el resultado es la guerra. ¿Has comprendido ya que se trata de una poción maravillosa?

Tirania sonrió de placer y prosiguió:

- Ya sabes cuánto me gustan los actos benéficos. Son mi pasión. Pues bien, hoy voy a organizar una fiesta, ¿qué digo?, ¡una orgía benéfica!

"El ponche de los deseos", Michael Ende

Share/Bookmark
Related Posts with Thumbnails
Copyright © Como un fénix