lunes, 13 de julio de 2009

Ladrón del tiempo de Terry Pratchett

Me ha encantado. Sin duda alguna este hombre es el escritor que más me gusta, el que más me hace reír, del que tengo todos los libros, al que siempre nombro cuando alguien me pregunta sobre libros o aficiones. El siempre genial Terry Pratchett.

Ladrón del tiempo es la novela número 26, que hombre tan prolífico por Monesvol, de la saga del Mundodisco. ¿Qué no sabes lo que es el Mundodisco? AGH!!!! Sacrílego.

En esta nueva novela, bueno nueva porque acaba de ser publicada al español pero vio la luz allá por el 2001, nos encontramos de nuevo con la muerte y con su nieta la señorita Susan, también está rondando por ahí la Muerte de las Ratas Iiic!.

Parece que los Auditores de la realidad están intentando capturar al Tiempo para poder hacer lo que ellos hacen, contar las cosas y analizarlas, porque todo lo demás es irrelevante y la raza humano no es más que un fallo en la perfección que ellos aspiran a conseguir. Así que contratan a un joven del Gremio de relojeros de la gran ciudad de Anhk-Morpork llamado Jeremy para que construya el reloj de vidrio capaz de tal logro. Para ello estará supervisado por un infiltrado en el mundo de los humanos.

Tic, tac, tic, tac... el tiempo pasa y Los Monjes de la Historia dándose cuenta del peligro que corre la realidad mandan a su monje más valioso a una misión in extremis. El barredor Lu-Tze debe detener la construcción de ese maldito reloj y de paso poner en vereda a su nuevo discípulo Lobsang, el cual demuestra unas inusuales habilidades para dominar y rebanar el tiempo a su antojo, sin tener apenas formación.

Tic, tac, tic, tac... la Muerte preocupada por la estabilidad de la realidad encarga a su nieta, la señorita Susan que busque a aquel que está construyendo el reloj. Él no puede intervenir directamente ya que tiene cosas que hacer, como reunir a los cuatro jinetes para cabalgar hacia el Apocalipsis. Aunque sus compañeros no parecen estar muy por la labor de ensillar sus monturas y lanzarse a la debacle.

Todo esto y mucho más sucede en este divertido y delirante libro. Es genial como este hombre va entretejiendo las historias, presentando situaciones tan inusuales como cortarle la cabeza a un Yeti para demostrar una teoría temporal, contratar a un mayordomo Igor con cuatro pulgares dado que resultan extremadamente útiles, ver como puede reaccionar un ser eterno la primera vez que tiene un cuerpo humano. Ver a la Muerte de las Ratas hacer lo que hace siempre, es decir, lo que le viene en gana. Seguir la senda de la señora Cosmopilita hasta llegar a la iluminación y en fin, todas esas historias que hacen maravilloso el universo Mundodisco.

Además tendremos la oportunidad de disfrutar de la aparición de uno de los personajes que a mi más me gustan de todo el disco, Tata Ogg, la bruja de Lancre, siempre auténtica, tan natural y oggiana como sólo este pequeño gran personaje puede ser.

3 comentarios:

Mauro dijo...

Me encanta Terry Pratchett por las mismas razones que a tí. Solo lei 2 libros suyos, con "El Color de la Magia" me enamoró y con "Brujerías" me confirmó lo grande que es. Poco a poco y cuando tenga dinero me iré comprando sus libros.

Rebeca Sánchez dijo...

Ánimo pues porque son una porrada de ellos pero merecen mucho la pena. algunos no son tan buenos pero bueno es normal que entre tanta producción alguno desluzca. Leete si puedes dioses menores, una delicia y como es una novela independiente de las sagas de rincewind, las brujas, la guardia o la muerte no perderás el hilo.

luis dijo...

si os gusta el mundodisco, no dejéis de echarle un ojo a mi blog de vez en cuando :) http://torredelarte.blogspot.com

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails