lunes, 16 de noviembre de 2009

Zombieland

El mundo tal y como lo conocemos ha cambiado, una terrible plaga persigue a la humanidad, son pocos los que han logrado mantenerse a salvo y sobrevivir. En un mundo plagado de zombis es importante seguir las reglas para seguir vivo un día más. Esto lo sabe bien Columbus (Jesse Eisenberg) un joven tímido, asustadizo, freaki y solitario que se convierte en el narrador de esta película tan divertida: Zombieland.

Columbus ha conseguido sobrevivir siendo fiel a una lista de reglas que él mismo ha creado y que se basan en la observación y el sentido común. De camino hacia Ohio se encontrará con Tallahasse (Woody Harrelson) un intrépido y arriesgado superviviente cuyas dos mayores pasiones son matar zombies (todo un arte para él) y conseguir encontrar un twinkie (un bollo). Ambos compartirán coche y conversación hasta toparse con Wichita (Emma Stone) y su hermana pequeña Little Rock (Abigail Breslin), dos estafadoras que terminarán uniéndose al grupo. Los cuatro juntos viajarán camino de Los Angeles en busca de un refugio seguro mientras van descubriendo que vivir en Zombienland puede resultar tan peligroso como divertido.

Disfruté viendo esta película, la esperaba con ganas desde hace tiempo. Es una perfecta combinación de comedia y acción y por supuesto zombies. Su corta duración, su hábil montaje y su humor la hacen una película entretenida y recomendable.

El inicio de la película con las secuencias a cámara lenta de gente huyendo de los zombies está muy bien. La aparición en la imagen de las diferentes reglas de Columbus le aportan dinamismo y diversión a la historia. Los zombies están muy logrados, son realmente repulsivos y rápidos. Hay dos secuencias con zombies que me encantaron, la de la chica que ataca a Columbus en su apartamento y la de Tallahasse con el banjo en el supermercado.

Los personajes son estupendos, sobretodo los masculinos dado que los personajes femeninos están un poco desdibujados y son más secundarios. Sin duda alguna el protagonista es Columbus dulce, educado, agradable y todo un experto en supervivencia. Aunque la palma se la lleva Harrelson por su Tallahasse, en algunos momentos está sobreactuado, pero se lo perdono porque es capaz de hacerme reír incluso cuando se pone más sensible y trágico. Esa frase de “No he llorado así desde Titanic” me llegó al alma.

Generalmente en las películas de zombis se nos muestra que realmente el peligro reside en los demás seres humanos, en los supervivientes porque en el fondo, el hombre es un lobo para el hombre. En esta película no, estamos ante cuatro personajes que inician un viaje de autoconocimiento y redención a través de la relación que entablan entre si. Lo importante es permanecer unidos, sólo así podemos sobrevivir. Incluso hay tramos de la película, largos tramos, en los que no aparecen los zombis y te llegas a olvidar totalmente de su existencia. Lo importante es el grupo de supervivientes no el apocalipsis al que se tienen que enfrentar.

Ya sabéis amigos/as disfrutad de las pequeñas cosas, id a ver esta película.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails