domingo, 13 de marzo de 2016

Una narrativa de combustión lenta

Una serie de corte clásico, un drama criminal noir absorbente con uno de los protagonistas más carismáticos de la actual parrilla televisiva. Eso es Bosch

Pocas series tienen tanta calidad y son tan sólidas como esta, sin embargo, dentro de su cadena nunca logrará despuntar por encima de Transparent ni acaparar premios como Mozart in the Jungle. Tampoco puede competir, ni quiere, con los dramas de HBO, AMC, FX o Netflix pero sería injusto ponerla al mismo nivel que los dramas procedimentales de NBC o CBS. Puede que por eso mucha gente no se decide a darle una oportunidad a la historia, tal vez piensan que el policía duro de L.A. es un cliché o que hay series en emisión mucho más interesantes. Craso error. 

La nueva temporada comienza con el regreso de Harry a su puesto en la policía angelina tras seis meses de suspensión. Al poco de reincorporarse, le asignan el asesinato de un productor de cine para adultos con conexiones con Las Vegas, ciudad donde viven su ex esposa y su hija adolescente. Así que este año veremos más a Sarah Clarke y Madison Lintz, algo que agradezco porque la complicada relación de Harry con su familia es un aspecto que merece ser explorado con detenimiento. 

Durante esta segunda temporada la serie madura expandiendo sus tramas y dando más cancha a los secundarios. Harry ya no tiene que cazar a un psicópata de manual sino que, esta vez, el guión apuesta por seguir varios hilos narrativos que, en un momento dado, acabarán -esto lo supongo porque aún voy por el cuarto capítulo- confluyendo. 

Titus sigue espléndido, consigue insuflar vida al personaje, Harry es una persona real, con aristas y emociones. Además, es un profesional dedicado y competente, un investigador nato, un policía de la vieja escuela con mucho instinto pero también inteligente y paciente. En manos de un actor tan ducho en personajes turbios, Harry Bosch respira, crece, aprende, evoluciona y se rebela. Resumiendo, Titus lo borda  pero, en esta segunda tanda de capítulos, los secundarios que tan bien le arroparon durante el primer año desenvuelven sus propias tramas y encuentran su propio espacio en ese Los Ángeles de cielos azules y alma noir. Lance Reddick, Amy Aquino y Jamie Hector, el compañero elegante de Harry, aportan mucho más al conjunto. La trama del capitán interpretado por Reddick tiene varios puntos con miga, por un lado el juego político con el alcaldable y por otro, el trabajo como infiltrado de su hijo dentro de un grupo de policías corruptos.

Entre las incorporaciones de este temporada destacar a una Jeri Ryan que me recuerda a la Lynn Bracken de Kim Basinger en L.A Confidential. También aparece Matthew Lillard como mafioso armenio encargado de un club de stripteasse. Se me hace raro ver a Lillard en la piel de un explotador sexual porque recientemente estuvo en The Good Wife cantando canciones infantiles y seduciendo a Lucca Quinn. Y por último, Brent Sexton se pone en la piel del vigilante de seguridad de la lujosa área residencial donde vive el personaje de Ryan. 

Aunque la temporada ya está a nuestra disposición, Bosch es una serie que es mejor disfrutarla con calma, adaptándose a su tempo narrativo, dejando que la historia se asiente entre capítulo y capítulo. Hay series a las que el binge watching no sienta nada bien, Bosch es una de ellas. Además, como somos cuatro gatos las que la seguimos no hay peligros a comerse spoilers al entrar en Twitter.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails