sábado, 29 de agosto de 2009

Huff, recién descubierta y ya adorada

¿Estás satisfecho con tu vida? ¿Eres como esperabas ser? ¿Crees que eres una buena persona? ¿A qué tienes miedo? ¿Eres feliz? ¿realmente te importa algo o vas en automático por la vida?. Estas son algunas de las cuestiones que Huff te plantea. Además de ser una serie inteligente y bien realizada, estamos ante un entramado de personajes sólidos, buenas actuaciones y excelentes guiones que por desgracia pasó desapercibida para el gran público. Con un total de 26 episodios y dos temporadas, Huff ha sido mi desabrimiento del verano y eso que es una serie del 2004. ¿Cómo he podido no verla antes? .

Huff, interpretado por mi siempre adorado Hank Azaria, es un psiquiatra de 42 años, buena persona, muy profesional, marido devoto con un hijo que un día ve como todo su mundo se tambalea cuando uno de sus clientes, un adolescente que acaba de decirles a sus padres que es gay, se suicida delante de él ante la impotencia de Huff. Este momento es bastante fuerte, sangre por todo el despacho, en el suelo, en la pared, en la cara de Huff.

A partir de este momento Huff va deslizándose rápidamente hacia la depresión y sufre una fuerte crisis. Los problemas legales con la familia del joven no hacen más que empezar pues le consideran responsable del suicidio. Bastante tiene el pobre hombre con sentirse culpable pero América es así y los abogados son buitres. A este varapalo emocional y profesional se le une la difícil situación en su hogar. Su hijo de catorce años (Anton Yelchin) es un joven demasiado preocupado por el bienestar de su padre y de los demás, tanto que resulta perturbador. Su mujer Beth (Paget Brewster) está en continúo conflicto armado con la madre de Huff (Blythe Danner), una mujer que se merece un puesto de honor en el ranking de madres manipuladoras, retorcidas y egoístas. Es una mujer despreciable hasta la naúsea que vive pegada a su hijo y no le deja respirar. Para mayor desgracia de la Beth la madre vive encima del garaje, así que la tiene a menos de diez metros de la casa y siempre paseándose por la misma con aire de superioridad. Teddy (Andy Comeau) es el hermano pequeño de Huff, está internado en institución mental y parece ser el único punto de equilibrio para nuestro protagonista.

A mayores conoceremos al mejor amigo de Huff, Russell, interpretado por el sin par Oliver Platt. Un abogado de dudosa moralidad tan divertido como rastrero. Me encanta este personaje, además tengo debilidad por Platt desde que lo vi siendo pequeña en Los tres mosqueteros.

Huff parece controlar la situación pero es evidente que no, además de cuando en cuando se topa con un sin techo de Europa del este al que ayuda pero no sé si ese personaje es real o está en la cabeza de Huff. Aún acabo de empezar pero parece más lo segundo.

Así que me pondré con la serie porque el piloto me ha gustado mucho, realmente. Mucho más de lo que me esperaba y me ha dejado con buenas vibraciones. Ya os contaré más adelante.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails