domingo, 18 de diciembre de 2016

Las aventuras de Dirk y Todd

Dirk Gently, agencia de investigaciones holísticas, producción de BBC America, podría definirse como Doctor Who conoce a Sherlock Holmes. La historia se centra en las andanzas de Dirk Gently, estupendo Samuel Barnett, un detective holístico que resuelve casos sin investigar, simplemente dejándose llevar por sus impulsos y corazonadas ya que, según él, todo el universo está conectado. Le acompaña en sus andanzas una suerte de Watson/companion interpretado por Elijah Wood quien, a estas alturas de su carrera, parece especializado en personajes anodinos a los que las circunstancias empujan a delirantes y fantásticas aventuras. 

Estamos ante el segundo intento de trasladar la obra literaria de Douglas Adams, escritor imprevisible e irreverente, amante de la ciencia ficción y el humor, a la pequeña pantalla. Max Landis es el responsable de este proyecto y el resultado es muy superior a la anterior intentona británica. Dirk Gently, agencia de investigaciones holísticas, logra trasladar a la pantalla la inspirada mezcla de ciencia ficción y humor presente en la obra de Adams. Y aunque Landis haga una reinterpretación de la obra que puede espantar a los puristas de Adams, lo cierto es que logra componer un producto televisivo que, para bien o para mal, no deja a nadie indiferente. 

Dirk Gently es la explosión colorista y sangrienta que necesitaba para finiquitar el año seriéfilo, una serie acelerada, amena y singular que despliega un encanto especial a lo largo de sus ocho episodios. 

El caso que investiga Dirk desafía la lógica y la razón; a veces, incluso el tiempo y el espacio. Y es que la técnica de dejar que sea el universo el que guíe la investigación se antoja demasiado exótica. Sin embargo, la primera temporada ha sabido recrear la locura intrínseca del libro sin perder ritmo ni resultar demasiado enrevesada. Difícil tarea, por cierto, ya que las aventuras de Dirk y su Sancho (Todd) pueden resultar demasiado complejas para el espectador menos atento. Además, si la ciencia ficción no es lo tuyo, si no disfrutas con las rarezas, la locura, los bucles narrativos, las vueltas de tuerca, las sorpresas y los personajes más bien raritos, Dirk Gently no es para ti. Huye. Pero si todo lo anteriormente mencionado te gusta, añádele un Corgi, un gatito negro, una secta de intercambiadores de almas, dos policías que no tienen muy claro qué está pasando, una vieja gloria del rock desaparecida, una cazadora color mostaza y un militar no muy espabilado que abre nuevas vías argumentales de cara a la segunda temporada. ¿Quieres más?

Pues bien, una de las cosas que más me sorprendió de esta serie fue su violencia, no esperaba tal orgía de disparos y sangre en una serie con un tono tan humorístico. Esa violencia, extrema en algunos momentos, le resta ligereza al conjunto y propone al espectador una redefinición constante del producto. Dirk Gently es una comedia muy negra con dosis de ciencia ficción y parte de buddy movie. El refrito de generos no empacha, están bien combinados. Puede que los consumidores de ciencia ficción televisiva encuentren muchas similitudes entre esta serie y Doctor Who (la era Smith), Red Dwarf, Sherlock; pero a pesar de esas similitudes, Dirk Gently es un producto con una identidad muy definida y disfrutable, que conoce las reglas del juego y las deforma, lo justo y necesario, como para amoldarlas a los requerimientos de su trama y al desarrollo de sus personajes; personajes que, por otro lado, resultan tremendamente entretenidos en su locura y creíbles en sus motivaciones. 

La conexión con Doctor Who va más allá de la apariencia y el comportamiento de Gently y es que a finales de la década de los 70, Adams trabajó como guionista en la mítica serie de la BBC. De aquellos trabajos para el Doctah surgió el germen de este personaje.

Un buen reparto bien aprovechado

Samuel Barnett, a quien recordaba por su papel de Renfield en la tercera entrega de Penny Dreadful, derrocha energía y optimismo en la piel de Dirk Gently. Un peculiar detective que nunca para de hablar ni de acercarse demasiado al peligro y que, detrás de esa sonrisa alucinada, esconde un alma solitaria necesitada de cariño. Barnett compone un Gently perfecto en su delirio holístico y entrañable en su vulnerabilidad. 

Elijah Wood hace años que dejó la Tierra Media y se metió de lleno en proyectos extraños, recordemos Wilfred donde hablaba con un hombre vestido de perro (esto es simplificar mucho una serie muy recomendable) o su paso por películas como Everything Is Illuminated u Open Windows. Aquí interpreta a Todd, un botones que acaba siendo el sidekick, muy a su pesar, de Dirk. Y aunque al principio se resiste, esa locura constante que es la compañía de Dirk, es el revulsivo que necesita para poner en orden su vida, aunque para eso tenga que hacer frente a verdades dolorosas. 

Entre los secundarios, el siempre solvente Richard Schiff como uno de los policías que investiga la desaparición de una joven millonaria o Miguel Sandoval (Medium) en la piel de un militar que forma parte del pasado de Dirk. Especial mención para Fiona Dourif como Bart, una asesina holística que es, de lejos, uno de los personajes más salvajemente divertidos de la serie y de toda la temporada televisiva. 

La primera entrega de la serie es un rompecabezas narrativo desconcertante que mantiene el interés del espectador de principio a fin. Una montaña rusa a la que subirse con emoción y una sonrisa, con una mirada iluminada por un ápice de locura. Sin eso, no disfrutarás ni entrarás en el mundo de Dirk y Todd.

LinkWithin



Related Posts with Thumbnails