domingo, 4 de octubre de 2009

Warehouse 13, un increíble lugar

Una de las nuevas propuestas del canal Syfy se titula Warehouse 13, recién terminada la emisión de su primera temporada, con muy buenos resultados, todo hay que decirlo, ya han encargado una segunda tanda de episodios de esta serie. Como curiosidad decir que una de las mentes pensantes tras la idea de Warehouse 13 es ni más ni menos que Jane Espenson, como Buffyadicta que soy este nombre me retrotrae al universo de la cazadora siempre que lo oigo mencionar.

¿Y de qué va la serie? Pues bien, ¿recordáis que en Indiana Jones y el arca perdida, al final de la película se ve un gigantesco almacén donde guardan el arca junto con otros miles de artefactos? Precisamente sobre un almacén de esas características trata. Un lugar inmenso donde el gobierno guarda artefactos extraños, reliquias misteriosas, objetos en definitiva con alguna particularidad sobrenatural que son catalogados y almacenados en ese gigantesco depósito situado en Dakota del Sur, sobre el que nadie sabe nada.

Dos agentes del servicio secreto son recientemente trasladados al almacén para que ayuden a Artie, el catalogador y celador del lugar, a recuperar objetos por todo el mundo. Los agentes Peter Lattimer y Myka Bering, ven este traslado como una especie de castigo, esto sucede en el piloto, aunque en seguida y tras ponerse sobre la pista de uno de los artefactos se encuentran encantados y fascinados por su nueva tarea en el almacén. La serie recuerda un poco a Expediente X y Bones, bastante más light que las dos anteriores y no tan divertida como Bones, aunque lo intenta con bastante acierto.

Estamos ante un procedimental más, con un caso semanal que resolver, búsqueda de artefacto extraño que está afectando a personas inocentes, localizar el artefacto, neutralizar el artefacto, solucionar así el problema y llevarlo al almacén para que sea guardado. También veremos la tecnología de la que hacen uso nuestros agentes, aparatos antiguos pero más efectivos que la actual tecnología, aunque la pistola de descarga de Tesla siempre les da problemas.

No es el colmo de la originalidad pero los artefactos son bastante curiosos, los personajes me caen simpáticos, sobretodo Artie y el agente Lattimer, y las historias que narra, aunque se ven venir de lejos, se dejan ver. No hemos descubierto el pan bimbo con esta serie pero al igual que Eureka, de la misma cadena, es una serie amable que se puede disfrutar con una media sonrisa.

En cuanto a los personajes, tenemos a la pareja con una clara TSNR (Como no) antagonistas pero complementarios que se llevan a matar pero que juntos son un equipo imbatible.

Eddie McClintock interpreta al agente Peter Lattimer, un tipo altamente intuitivo que es mucho más de lo que parece, listo, encantador que disfruta mucho de su nuevo puesto de trabajo y es capaz de ver las cosas positivas a todas las situaciones. Confía plenamente en su compañera y nunca la dejará atrás, le encantan las galletitas que Artie prepara. Joanne Kelly es la agente Myka Bering, totalmente opuesta a Lattimer. Es una agente de manual y normativas. Es muy perspicaz y tremendamente observadora. Persona seria, responsable y muy estresada. Perdió a un compañero en un caso en Denver y eso la dejó marcada. Su padre regenta una librería pero no se llevan demasiado bien. No soporta las infantiladas de su compañero.

Artie es mi personaje favorito, está interpretado por Saul Rubinek, un secundario de los imprescindibles. Está al cargo del Warehouse 13. Hombre inteligente y trabajador, vive para su trabajo. Está totalmente entregado al almacén y confía mucho en sus dos nuevos agentes. Es un experto en artefactos y siempre está haciendo arreglos en el almacén.

Hay un par de personajes más como Leena la propietaria del hotel donde se hospedan los agentes, que es capaz de leer el aura de las personas y es muy perceptiva. Además conoce el Warehouse 13 y es amiga de Artie. Irene Frederic, la directora del Warehouse 13, superior de Artie y responsable del traslado de los agentes al almacén, es una figura misteriosa de la que apenas sabemos nada.

Ya digo que la serie no es para echar cohetes, además los efectos chuscos y la repetición en la que cae pueden llegar a cansar, pero aún así es un producto que no ambiciona nada y esa honestidad le hace ser merecedor de un puesto en mi lista de series para ver.

1 comentario:

satrian dijo...

A mi me costó conectar con ella pero los últimos capítulos me han compensado los primeros en los que no me convencía.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails