martes, 9 de febrero de 2016

Richard es el verdadero héroe de Galavant

CUIDADO, SPOILERS DE LA SEGUNDA TEMPORADA 

Milagro, eso fue lo que pensé cuando ABC renovó Galavant para una segunda temporada. Las audiencias y las predicciones de The Cancel Bear, esa cuenta de Twitter en la que TV By The Numbers especula sobre qué series serán renovadas o canceladas, pronosticaban el final de la serie tras su primera entrega. Menos mal que en ABC decidieron seguir adelante con el proyecto porque aquella season finale era la pesadilla de cualquier fan, un cliffhanger en toda regla que no permitió el desenlace de ninguna de las tramas que se fueron abriendo a lo largo de los ocho capítulos de esta deliciosa locura medieval. 

La segunda temporada, compuesta de 10 capítulos, comenzó con el prometedor A New Season aka Suck It Cancellation Bear, toda una declaración de intenciones y un claro ejemplo del carácter juguetón y meta de Galavant. Los capítulos siguientes dan paso a un entretenido viaje por los reinos de Valencia y Hortensia siguiendo los pasos de Gary Galavant, el guapo y repeinado caballero que da nombre a la serie. Sin embargo, el auténtico héroe de esta historia es Richard y no Galavant. 

Debido a los eventos de la season finale todos los personajes están desperdigados por el reino lo que ofrece a los guionistas la oportunidad de probar cosas nuevas y de experimentar, generando así curiosos experimentos como la unión de Gareth y Sid o el emparejamiento de Madalena y Gareth. Entre esas nuevas dinámicas destaca, por encima de todas, la de Richard y Galavant, personajes enfrentados en la primera temporada y que, por azares de la vida, acaban convertidos en compañeros de viaje y amigos. Esta unión resta protagonismo a Galavant pero coloca al otrora rey en el centro de la acción regalándole vehículos para su lucimiento como su canción derrotista al saber que ha perdido su reino, su pequeño dragón Tad Cooper o su relación con Roberta. Por su parte, Galavant se dedica a seguirle la corriente y en buscar la manera de volver junto a Isabella, una reunión que no se produce hasta el penúltimo episodio y que, como espectadora, poco me importó porque lo verdaderamente emocionante era ver a Richard enamorado y a Gareth y Madalena convertidos en la pareja más atípica y divertida de la pequeña pantalla. Sabes que tu pareja realmente te quiere cuando te regala una guerra por tu cumpleaños. 

El viaje emocional y vital de Richard es mucho más interesante de ver que el de Galavant. Timothy Omundson está espléndido en la piel de este personaje patético, infantil y dependiente. Este inútil encantador fue lo mejor de la primera temporada de una serie que aún no se había encontrado a sí misma. Recordemos la magnífica She'll Be Mine o la tierna Good Night My Friend donde Omundson sorprendía con su repertorio vocal y su vis cómica. En la segunda temporada, todo el reparto está estupendo y entregado pero Omundson destaca porque tiene un timing cómico perfecto, porque es adorable y torpe y porque sin él Galavant no sería tan entretenida de ver. Richard comienza la temporada como un rey sin reino, como un peso muerto que tiene que aprender a valerse por sí mismo para decidir qué quiere hacer y quién quiere ser. Su evolución está plagada de grandes momentos y Omundson es el actor perfecto para dar vida a un bufón destinado a ser el único y verdadero rey. 

Basta ya de hablar de los buenos porque tenemos a Madalena, la villana más deliciosa, cautivadora y ambiciosa del reino. Por primera vez hemos visto algo de humanidad en el personaje y esa humanidad está relacionada con Gareth, el hombre que logra hacer feliz a esta malvada reina (futura malvada bruja). ¿Quién me iba a decir que Vinnie Jones y Mallory Jansen iban a ser LA pareja más romántica y salvaje de Galavant? Lo curioso es que se enamoran gracias al placer que les proporciona ser malvados y no tener que pedir disculpas por ello. Espero que estos dos tengan un futuro porque resultaban entrañables. 

Puede que esta divertida parodia no regrese para una tercera temporada pero tenéis a vuestra disposición 18 capítulos de 22 minutos que contienen números musicales, diálogos ágiles, comedia y sorprendentes estrellas invitadas. 

PD: Esta temporada hubo homenaje a Los Miserables, Grease y West Side Story. Tremendo todo. 

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails