viernes, 26 de diciembre de 2008

Por Day Zero

Echándole un ojo al blog de ALX, Day Zero me quedé enganchada con este post sobre los libros que se leyó en el 2008. En serio, un porrón, y lo que aún no ha subido al blog. A mi me encantaría tener tiempo para leer, aún así no me quejo, soy una devoralibros nata, prefiero pasar una noche sin dormir a dejar un libro a medias. Así que en honor a ese espléndido post de ALX, aquí va mi revisión a lo que me he leido este año 2008 (no me explayaré mucho).


Del siempre genial Terry Pratchett pasaron dos libros por mis manos: Carpe Jugulum, de la saga de las brujas de Mundodisco. Yaya Ceravieja, Tata Ogg, Magrat Ajostiernos y Agnes Nitt, atacan de nuevo deseosas de vencer la nueva amenaza, esta vez vampírica, que se cierne sobre el reino de Lancre. La otra novela fue The Wee Free Men, donde podeis adquirir un conocimiento en profundidad de los Nac Mac Feegle. Divertida, como siempre tremendamente original y también trata sobre brujas.

About a boy de Nick Hornby. Con este autor me pasa una cosa muy curiosa, todas las adaptaciones que se han hecho de sus novelas me gustan: Fever Pitch con Colin Firth; Alta fidelidad con John Cusack y el descubrimiento, para mi, de Jack Black; About a boy de lo mejor que ha hecho Hugh Grant. Así que me decidí a leerme una de sus obras y pasó por mis manos ésta última. Y me gustó mucho. Un libro con grandes frases como: Ya lo decía Bon Jovi, ningún hombre es una isla. Me gusta mucho Marcus y su evolución como personaje, sus paralelismos con Will. La chavala rebelde obsesionada con Kurt Cobain, la introducción de la muerte del cantante de Nirvana en la trama. La soledad que despiden los personajes, la idea de la familia, aunque atípica según los cánones de lo que se supone normalidad. La familia son los amigos, la familia se forja cuando unos ayudan a otros, las familias se necesitan porque no es bueno estar solo, porque uno no puede hacer nada y muchos lo pueden todo. Por eso me gustó la obra, por ese mensaje positivo después de tanto dolor y soledad por parte de los protagonistas.

El club de la lucha de Chuck Palahaniuk, todos conocemos la película. Así que decidí leerme el libro y me gustó mucho, mucho más que la peli de Fincher. Es absorbente, te atrapa y no pude dejar de leerlo, de sentir esa naúsea por una sociedad que solo sabe mirarse el ombligo, atrapada en su propia espiral de consumismo y autocomplacencia. Me encanta el personaje de Tyler, un loco, un líder, un visionario, un nihilista. Esta novela me movió a leer más obras de Palahaniuk, así que me compré Asfixia, en breve en el cine.

Asfixia me revolvió las tripas en el peor de los sentidos, odio a su protagonista Victor Mancini, un estudiante de medicina fracasado, adicto al sexo y que trabaja en una representación de un pueblo del siglo XVIII. Para mantenerse él mismo y a su madre, loca perdida, en una cara residencia Victor se atraganta y ahoga cada noche en restaurantes para que "su salvador" se sienta responsable de él y le mande dinero de vez en cuando. Vamos, que Victor es un despojo social. La gente que le rodea es de lo más extraña, desde su compañero de piso que se obsesiona con las piedras, pasando por su madre loca y amnésica, la doctora de la residencia que quiere concebir un hijo milagroso o el propio Victor que acude a terapia para dejar su adicción al sexo pero se tira a todas sus compañeras del grupo de apoyo. Esta novela no me gustó. No tiene punto de comparación con El club de la lucha. Sé que las comparaciones son odiosas y que el listón estaba muy alto, pero me defraudó muchísimo.

Me encanta
Neil Gaiman, me apasiona, me leo todo, todo, todo lo que hace y debo avergonzarme de no haberme leido Sandman, si lo admito. Admiro a este hombre hasta límites insospechados y no me he leido su obra cumbre. En fin, algún día me pondré a ello, entre tanto, este año me he entretenido leyendo:

Coralina, en breve película. Una historia en teoría para niños de lo más horripilante. Habla sobre las decisiones, sobre los deseos cumplidos, sobre lo aterrador de lo cotidiano... la soledad y el cambio. No me gustó.

Los hijos de Anansi. Charlie Nancy "Gordo" vuela a Florida para enterrar a su padre. Allí descubre que su padre no era un cualquiera sino un Dios, Anansi y de que tiene un hermano. Para comunicarse con él debe preguntarle a las arañas, pues Anansi, el dios araña, es el duelo de los cuentos. Sin prestar mucho caso a esta historia Gordo vuelve a Inglaterra donde aparece su hermano Araña para trastocar y poner patas arribla la tranquila vida de Charlie Gordo. Divertida, mezcla de mitología y realidad. Aunque aquí se aprecia uno de los grandes defectos de Gaiman como escritor, tiene ideas buenas, las sabe desarrollar con ritmo e interés pero siempre la caga en los finales.


Objetos frágiles. Recopilación de cuentos, poesías y paranoias varias del señor Gaiman. Para fans. También me leí: Los eternos, 1602 y La cruzada de los niños.

John Irving. Este año me he vuelto a leer Hotel New Hampshire, una maravillosa historia familiar, muy en el estilo Irving. Colegio, abusos sexuales, incesto, Viena, prostitutas, escritores, suicidio, dolor y una familia disfuncional profundamente unida a través de una serie de extraños acontecimientos como tener un oso, un hotel que venden a un circo, detener una ataque terrorista. Todo esto contado con el buen saber de Irving, todo fluye con normalidad, nada parace forzado. Es vida, es un gran obra arquitectónica, es muerte y es grandeza. De lo mejor de Irving.

Los guiones de Smoke y Blue in the face de Paul Auster. Tenía ganas desde hacía tiempo de leerme estos dos guiones. Todo se desarrolla en torno a un estanco donde las vidas de unos personajes se entrecurzan: un escritor que intenta recuperarse de la muerte de us esposa, un joven negro en busca de su padre; el susodicho padre que intentó rehacer su vida; el dependiente de la tienda que quita fotos todos los días a la misma hora en el mismo sitio. Pelis de Wayne Wang.

Tras esto me metí de lleno con Brooklyn Follies, también de Auster. Novela muy en la línea del autor, un hombre que sufre una perdida y que se da por vencido encuentra, por casualidad una razón para seguir adelante. Habla de sufrimiento, de arte, de la posibilidad de la redención cuando toda esperanza estaba perdida. Auster, siempre genial, siempre original en su pequeño mundo.

Seguimos con guiones: Donnie Darko. Película de culto. Introducción de Jake Gyllenhaal, entrevista en profundidad al director, un facsimil sobre la teoría de los viajes en el tiempo y el guión de esta obra de maestra del siglo XXI. Visionado obligatorio y lectura recomendada.

El castillo ambulante de Diana Wynne Jones. Fue llevada al cine por Hayao Miyazaki. El libro narra la historia de Sophie que sufre una maldición de la bruja del páramo convirtiéndola en anciana. En busca de ayuda se dirige al castillo del mago Howl, al parecer un brujo malvado, para que pueda revertir el hechizo. Literatura fantástica, donde los temas principales son el valor, el amor, la superación ante la adversidad y la magia. Maravilloso, tierno y fantástico libro.

Harry Potter y las reliquias de la muerte. Si, tenía que leerme el final de la saga. Aunque me defraudó bastante. Para mi, sin duda alguna, el mejor fue La Orden del Fénix.

La interpretación del asesinato de Jed Rubenfeld. Nueva York, principios del siglo XX. El 29 de agosto de 1909 llega Sigmund Freud, y esa misma noche encuentran el cadáver de una joven, víctima quizá de un juego sexual que rebasó todo límite. O tal vez sea la obra de un sádico asesino en serie, porque al día siguiente otra rica heredera, Nora Acton, consigue escapar a un ataque del que parece ser el mismo asesino. Nora tiene las claves para descubrir al asesino, pero ha perdido la voz y sufre amnesia. El doctor Stratham Younger psicoanaliza a Nora para que pueda recordar, y es el propio Freud quien supervisa las sesiones. Pero ¿qué le sucedió a Freud en Nueva York? ¿A qué ataques y conspiraciones tuvo que enfrentarse que nunca más volvió a los Estados Unidos?

Sombras sobre Baker Street. ¿Qué pasaría si Sherlock Holmes tratara de resolver los misterios sobrenaturales de Lovecraft? ¿Sería capaz de desenvolverse en un mundo de pesadillas aplicando sus habilidades deductivas? Sombras sobre Baker Street es una osada propuesta que mezcla dos de los universos más famosos y dispares de la historia de la literatura de misterio. Los relatos de este libro sitúan frente a frente al maestro de la deducción racional y los seres de pesadilla que habitan en los mitos de Cthulhu. Todo un reto que han aceptado autores de la talla de Neil Gaiman y Poppy Z. Brite, entre otros grandes nombres del género. La lista de autores incluye a Steven-Elliot Altman, Elizabeth Bear, Poppy Z. Brite, Simon Clark, David Ferguson, Paul Finch, Neil Gaiman, Barbara Hambly, Caitlin R. Kiernan, Tim Lebbon, James Lowder, Richard A. Lupoff, Patricia Lee Macomber, F. Gwynplaine McIntyre, John Pelan, Steve Perry, Michael Reaves, Brian Stableford, John P. Vourlis, y David Niall Wilson.

Hubo momentos en los que pasé un miedo atroz leyendo alguno de los relatos, aún así me gustó muchísimo esta fusión de dos mundos tan dispares.

Libros de los que ya he hablado Dexter en la oscuridad y Zombie: Guía de supervivencia para una invasión Zombie, Apocalipsis Z y Guerra Mundial Z.

A parte cómics y mangas: los muertos vivientes, Bone, Gantz, Full metal alchemist, Buffy, Calvin y Hobbes y todo lo que cae por casa.

2 comentarios:

ALX dijo...

Coincido contigo respecto a Asfixia, no fui capaz de terminarlo, de lo mal que me caía el protagonista y de lo cínica que resultaba la novela.

El de Hotel New Hampshire me lo apunto y el de Brooklyn Follies es uno de esos que tengo pendientes desde hace tiempo.

Crítico en Serie dijo...

También he leído el Hotel New Hampshire este año y me encantó porque es Irving 100%. Claro que, para retratos familiares y personales, me quedo con El mundo según Garp, Las normas de la casa de la sidra (o "príncipes de maine, reyes de nueva inglaterra") y Hasta que te encuentre. Este último, aunque sé que es inferior a los anteriores, me hipnotizó como ninguno.

LinkWithin



Related Posts with Thumbnails