miércoles, 23 de junio de 2010

Las lecturas de mi infancia

http://1.bp.blogspot.com/_NpQvoZdQs1Q/S4U283DqhVI/AAAAAAAAFck/gC0hx7W6njU/s400/el_pequenho_nicolas.jpgCuando era pequeña me encantaba leer. Podía pasarme horas y horas leyendo. Tuve la suerte de vivir en una casa donde todos sus miembros leían, así que siempre me pareció algo natural. De mi infancia hay varios libros que quiero destacar porque me marcaron. Fueron libros que me hicieron soñar, sonreír, llorar y que disfruté enormemente. Libros que releí varias veces a lo largo de mi infancia y que, una vez llegada la juventud, de cuando en cuando revisitaba. Libros que incluso ahora volvería a leer porque me traen muchos recuerdos y porque ellos iniciaron mi amor por la lectura.

En esta lista están aquellas lecturas que más me gustaron, que aún conservo en casa y que de cuando en cuando releo porque es gratificante volver atrás y emocionarte como antes.

El pequeño vampiro de Angela Sommer-Bodenburg. El primero de muchos libros sobre Anton un niño humano que entabla amistad con Rudiguer, un niño vampiro. Esta amistad sincera y desinteresada, algo problemática y muy divertida, es el eje central de toda la saga. Poco a poco Anton irá conociendo a los demás componentes de la peculiar familia de Rudiguer. Siempre me cautivó esta historia, sus personajes, sus aventuras, lo difícil que era para ambos ser amigos y como a pesar de todas las dificultades siempre conseguían salirse con la suya.  Uno de los mejores libros que he tenido la suerte de leer.

El Pequeño Nicolás de René Goscinny e ilustrado por Jean-Jacques Sempé. Nicolás es un niño francés de 10 años que siempre anda metido en algún problema pero resulta de lo más tierno y encantador. Su visión de las cosas es tan lúcida y evidente que parece increíble que los adultos nunca lo entiendan. Primero de una serie de libros, éste es el que recuerdo con más cariño porque me introdujo de lleno en el mundo de Nicolás y de sus compañeros Alcestes, Eudes, Clotario y Godofredo. 

Nicolás es inocente, sincero y narra en primera persona sus vivencias. No era el mejor estudiante del mundo, a veces desobedecía a sus padres y no entendía porque se enfadaban con él. Era tan fácil identificarse con Nicolás. Y ahora que soy adulta entiendo muchas de las ironías y sarcasmos del libro. Cualquier joven y cualquier adulto puede disfrutar de esta obra y de las sucesivas aventuras de Nicolás.

Siete Chicos Australianos de Ethel Turner. Una familia con un padre autoritario, una madrastra joven e inexperta y siete jóvenes despreocupados y aventureros que cada día inventan una nueva travesura. Este libro lo leí dos veces y las dos veces me hizo llorar como una condenada porque tiene un final triste. La tragedia sacude a la familia Woolcot y ya nada volverá a ser igual.

El Pirata Garrapata de Juan Muñoz Martín. Me reía muchísimo con las aventuras y desventuras de este hombrecillo convertido en pirata, de su tripulación, de su amada y de todo ese mundo extraño por el que navegaba. Divertidísimo cuando Garrapata gritaba las órdenes a la tripulación y su segundo las repetía de manera totalmente diferente. Un libro lleno de humor, alegría y diversión.

Colmillo Blanco de Jack London. Supongo que todo el mundo conoce la temática del libro. A parte de la novela existen varias adaptaciones cinematográficas y alguna serie por ahí perdida. Este libro me acompañó durante muchos años. La edición que tengo en casa está tan usada que hay que cogerla con pinzas. Tiene páginas despegadas, manchas por todas partes, la tapa está descolorida y tiene marcas en varias páginas. Lo he leído unas 10 veces entero y algunas partes varias veces más. Me encanta, creo que no hay palabras para describir lo importante que fue su lectura para mi y lo mucho que me impactó. Supongo que es por culpa de este libro que Alaska es uno de los lugares del mundo que más me gustan. Creo que todos deberíamos leer alguna vez este libro o en su defecto La llamada de lo salvaje, del mismo autor.
El ponche de los deseos. De este libro ya hablé hace tiempo en el blog. Rescato aquí lo que ya dije entonces sobre esta maravillosa obra de Michael Ende. 

Belcebú Sarcasmo (un mago de laboratorio) y su tía Tirania Vampir (Bruja multiplicadineros) son dos de las personas más abyectas de este mundo. Han firmado un contrato con el mismísimo Belcebú en el cual a cambio de poderes oscuros tienen que realizar varias maldades de diversa índole en un año. Pero es casi nochevieja y se encuentran muy lejos de poder cumplir su contrato. El Consejo de Animales han mandado espías para averigüar lo que pasa. En casa del mago está Mauricio di Mauro, alias Félix, un gato glotón con aspiraciones de cantor de cámara, que ha sido hábilmente engañado por Belcebu Sarcasmo. Y en casa de Madam Vampir, un cuervo calamitoso llamado Jacobo Osadías.

Una historia sencillamente genial sobre el bien y el mal, sobre la amistad y el sacrificio, sobre la conciencia ecológica y las tensiones familiares. Lo prefiero mil veces por encima de Momo. 

9 comentarios:

Renaissance dijo...

Pese a las voces en contra, los niños de la generación Pre-Harry Potter también tuvimos buenas lecturas..bueno, al menos en tu caso. La mayoría de los que mencionas no los leí hasta pasados los veinte, porque en cuanto pude leer más de dos letras juntas, pasé de los mortadelos a la literatura más grande (con un par de libros de Roald Dahl y alguno de los cinco de por medio).

Akane dijo...

Yo también fui una niña devora libros :) Como no daba clases de religión, me pasaba esas horas en la biblioteca del colegio y disfrutaba como nadie.

De los libros que citas sólo he leído Colmillo Blanco, y también es de mis libros favoritos, y uno de los que más me han impactado e influido; lo he releído muchísimas veces.

Tengo muchas ganas de leer El Pequeño Nicolás, a ver si saco tiempo. En Francia lo adaptaron a película, creo que ya se estrenó; ¿la has visto?

Rebeca Sánchez dijo...

Renaissance ay roal dahl me encantaba el libro de las brujas, mucho más que el mítico matilda. Los de los cinco también me los leí pero nunca llegaron a gustarme mucho. Yo creo que si tuvimos buenos libros, ante de harry potter se hacían cosas muy buenas y se seguirán haciendo. PEsonalmente los libros de Potter me gustan y me he leído toda la saga.

Akane, Colmillo blanco debería ser lectura obligatoria, me encanta. El pequeño nicolás es soberbio, además ahora están reeditando los libros en unas ediciones bastante chulas a doce trece euros. La película aún no la he visto pero a ver si este verano saco tiempo.

Acuaryus_me dijo...

Que grande El Ponche de los Deseos!!(aunque creo que yo lo leí bajo el título de El Ponche Mágico) este autor fue el que escribió otros dos de mis libros favoritos: La Historia Interminable y Momo. No hay palabras para describir todo lo que me llenaron esos libros, lo único que siempre me dolió es que La Historia Interminable tuviera fin (Lo leí dos veces seguidass con la esperanza de que la historia continuase)
Otros que me llegaron fueron La Isal de Tesoro, Alicia en el Pais de las Maravillas y A Través del Espejo, varios cuentos de Oscar Wilde, muchos de Barco de Vapor...
Que grande, un post genial :)

Rebeca Sánchez dijo...

Michael Ende era un escritor increíble y todos sus libros son de lectura obligatoria. Prefiero la historia interminable a momo, un libro que aunque me gustó nunca llegó a convencerme.

La isla del tesoro lo leí hace poco y está muy bien, los de alicia los aprecié más cuando fui mayor.

MacGuffin dijo...

"¡No se le pega a un niño con gafas!" Qué bien lo pasaba con "El pequeño Nicolás".

Brian Edward Hyde dijo...

Algún día repasaré los míos... Ahora debería serlo La traición de Wendy para todos los niños :P

Acuática dijo...

¡Pero qué casualidad! Hace un par de semanas decidí volver a leer los libros que más me habían gustado en mi infancia y entre ellos están los cinco de "El pequeño Nicolás" y los chorrocientos de "El pequeño vampiro". De hecho, ya he conseguido un par de los de Angela Sommer y en breve iré a comprarme los de Goscinny. ¡Tenemos gustos muy parecidos! Jijijiji :)

Rebeca Sánchez dijo...

MacGufin, son unos libros muy tiernos y divertidos.

Brian Edward Hyde, intentaré hacerme con un ejemplar :) personalmente nunca soporté la historia de peter pan

Acuática, pues si tenemos gustos similares. Tengo que conseguir los chorricientos de el pequeño vampiro, yo leí siete de los libros me quedan bastantes por leer

LinkWithin



Related Posts with Thumbnails