miércoles, 14 de febrero de 2007

Que cosa más extraña

Odio la sensación que se tiene cuando sabes que piensas algo que no deberías pensar, que sientes algo que no deberías sentir. Esa sensación de leve vértigo, de vergüenza, de malestar. Sabes que no está bien pero no puedes evitarlo, lo peor es que cada vez que vaga dentro de ti esa idea esa sensación la desprecias diciéndote que no, que no debe estar ahí que tiene que irse. De este modo le das importancia, la expones en un altar y no te abandona. Entonces es cuando verdaderamente tienes un problema, cuando a sabiendas de lo terrible que es que te ronde la dejas entrar porque realmente es lo único que puedes hacer si no quieres volverte loca. Ahora empieza lo malo. Te vuelves loca igual, tanto si piensas como si no piensas en ello.

La mente de una persona obsesiva es fácil de analizar, es fácil saber en lo que está pensando y en lo que va a hacer acto seguido. Como odio ser obsesiva. Escribir esto es una muestra más de esa obsesión y de la terrible idea que me ronda.

¿Por qué las cosas no son más sencillas?

Ayer cumplí 26 años. Y todo se complica cada día que pasa irremediablemente. ES TERRIBLE. Cualquier cosa que hago, pienso, siento se ve sometida al análisis exhaustivo de mi mente obsesiva, del mundo que se ha construido a mi alrededor y de las personas que moran en él. Si hiciera lo que realmente quiero hacer, dónde estaría yo? tal vez hace tiempo que me habría perdido. Y si ahora hago lo que deseo hacer me perdería irremediablemente porque ni yo misma sería capaz de perdonarme. Me conozco. Una mente obsesiva sabe bien lo que se hace y aún así lo hace. JODER! Complicado lo sé.

Aunque la culpa no es sólo mía. Hay más culpables en esta historia. Sin embargo cada uno debe ser responsables de sus actos. Y muchas veces pienso que estoy montando un enorme y precioso castillo de naipes. Espero que se caiga. Deseo que lo haga. Pero por otro lado mirarlo me produce un oscuro placer. Si es que en el fondo me gusta. Nunca lo admitiré porque eso sería malo. Eso complicaría las cosas.

Y por ahora lo llevo bien. Todo dentro de la obsesión claro está. Pero para ser yo, lo llevo increiblemente bien.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails