domingo, 28 de junio de 2009

Como conocí a vuestra madre, un salto hacia adelante

Mucho he leído sobre la cuarta temporada de esta serie y casi todo eran críticas feroces a que la calidad de la misma había decaído y que ya no era tan divertida ni chispeante como antes.

Cada uno tiene su opinión claro está, personalmente he disfrutado mucho con la cuarta temporada de CCAVM, me han hecho reír, sonreír o directamente llorar de la risa. Me he sentido muy identificada con muchas de las cosas que le han sucedido a este quinteto de amigos y me he emocionado con el final.

Vamos por partes.


Ted, nunca ha sido santo de mi devoción. Es más l
e tenía bastante tirria pero en esta temporada he aprendido a apreciarlo mucho más y a ver aspectos de su personalidad que me han gustado bastante. ¿Por qué? porque Ted ha madurado, ha sufrido y aprendido, ha sabido mirar adelante y continuar a pesar de que hubo momentos en los que se daba por vencido y las circunstancias lo superaban. En un año su prometida (Stella nunca me cayó bien) lo deja ante el altar, pierde su trabajo como arquitecto, no mantiene ninguna relación digna de mención con nadie, sus amigos (Marshall y Barney) no hacen más que putearle y por si fuera poco es noqueado por una cabra... en serio Ted dabas mucha pena. Pero se sobrepuso a todo, demostró ser tenaz, buen amigo de sus amigos, sincero, alocado, infantil, responsable. Pasó por todas las fases hasta comprender que la vida no es algo organizado, que las expectativas que tenemos para nosotros mismos pocas veces se cumplen y que tenemos que jugar con las cartas que nos tocan.

Cierto es que todos tenemos una idea de como van a ser nuestras vidas en determinado momento, más bien de como queremos que sean. Los esquemas de Ted saltaron por los aires al principio de temporada cuando Stella lo dejó. A veces es muy frustrante no lograr lo que uno desea, y cuando te das cuenta de que eso nunca va a suceder es cuando puedes volver a buscar tu camino de nuevo, un camino tal vez mejor, un camino diferente que te puede deparar muchas sorpresas. Si Ted no hubiese cambiado de idea con respecto a lo de ser profesor nunca habría conocido a la mujer de su vida.



El momento en el que Ted se reencuentra con Stella y le dice que quiere lo que ella tiene con su pareja, que quiere lo que tienen Marshall y Lilly de verdad me conmovió. Siempre critiqué la obsesión de Ted por las relaciones de pareja, el amor, el matrimonio y los hijos; pero por primera vez lo he entendido. Es su sueño, los sueños de las personas son importantes aunque no los compartamos y Ted quería esa vida, necesita esa vida y se la merece.

Marshall y Lilly. La pareja encantadora. La pequeña, manipuladora y entrañable Lilly. Me gusta pero en la pareja Marshall ha sido el rey este año. Ha vuelto por el camino de sus excentricidades únicas, sus frikadas, sus momentos inesperados, sus fobias y ha sido genial. Marshall también tenía un sueño, trabajar como abogado medioambiental pero la vida le llevó a trabajar para "los malos".

En Marshall vimo
s la desesperación del currante de hoy en día, atrapado en un trabajo insatisfactorio y frustrante, hipotecado y despedido, con el agua al cuello y la autoestima por los suelos. Rescatado por un empleo para el GNB que tampoco le gusta pero que le reporta el dinero necesario para un piso desnivelado que ha sido uno de los grandes errores de su vida.



En esta temporada se ha profundizado y marcado mucho más la amistad entre Marshall y Barney pues al trabajar los dos juntos en el mismo sitio daban mucho juego. Además entre los dos se ha formado una alianza que va desde el salvemos a Ted de si mismo a divirtámonos a su costa hasta las últimas consecuencias.

Robin. También ha pasado un mal año. Fue a Tokio pero la cosa no funcionó laboralmente, regresó y también tuvo la mala suerte de quedarse en el paro, estando a punto de ser deportada, Barney le hace un delirante video currículum y consigue un nuevo empleo. Se muda al apartamento de Ted. Mantiene unas cuantas relaciones insustanciales y al final se medio declara a Barney. Lo mejor de esta temporada ha sido el montón de momentos Made in Canadá que nos ha proporcionado.

Barney. Me encanta. Lo adoro y nunca me cansaré de sus trajes, sus choca esos cinco, sus frases, sus reglas y teorías y todo lo que envuelve elegantemente a este personaje. En cierto modo también ha crecido porque sus sentimientos hacia Robin nos han mostrado que bajo un buen traje italino se esconde un corazoncito tierno y necesitado de amor que no sabe muy bien como lidiar con las emociones. Su no-declaración a Robin fue ... vale no se puede decir que fue preciosa pero me gustó.



La temporada ha tenido muy buenos momentos y episodios pero me ha gustado por ese sentimiento de crecimiento que he visto en todos los personajes. Todos han ido hacia delante evolucionando consecuentemente con los sucesos de su vida.

Te compras un piso pues te agobias con la hipoteca, que quieres tener hijos y resulta que te das cuenta de que no estás preparado, que te despiden pues te hundes en la miseria una temporada, que te gritan en el trabajo... pues ahí cada uno que se apañe. Que te sientes demasiado mayor para estas cosas, que eres una chica woooo, que buscas la mejor hamburguesa de la ciudad.... todo forma parte de madurar, de aceptar la vida y vivirla, d
e como bien dice Lilly al final de temporada dar el salto y abrazar el futuro porque nunca sabes lo que va a pasar. Toda tu vida puede cambiar si en vez de torcer a la derecha lo haces a la izquierda y por eso amigos/as esta serie es maravillosa, porque crece, porque respira, porque es imprevisible, porque madura, porque es como la vida misma; maravillosa.

10 comentarios:

torpe dama dijo...

Me ha encantado tu post. A mí también me ha gustado mucho esta temporada. Creo que todas las series tienen altibajos, no es una exclusiva ni de esta serie ni de esta temporada y el sabor de boca al final es que ha sido muy buena. Sobre todo por eso que comentas de la evolución de los personajes y el realismo/no realismo de las situaciones.

De todas formas, creo que para disfrutar y comprender la serie al 100% tienes que rondar la treintena. Yo me siento totalmente identificada con sus frustraciones, sus dudas y sus miedos. Veo a Robin con las Wooo Girls, a Lily y a Marshall o a Ted aceptando que no puede controlar su vida y me veo a mí misma. Y creo que esa es la clave del cariño que terminas teniendo por todos los personajes. No se trata de las genialidades de Barney o del surrealismo de las situaciones con las que te partes de risa, es que al final del capítulo, respiras y piensas "jo, si es que yo estoy igual"...

ánade dijo...

Me encanta HIMYM, pero no soporto que sea tan irregular. A mí la 4ª temporada me resultó bastante floja. Lo mejor, el dúo Robin-Barney. :)

Hewl dijo...

Yo también la he visto algo floja, pero por lo menos se queda en un punto interesante para la próxima temporada.
Me parece que el año que viene voy a ir acumulando capítulos de esta serie y hacer minimaratones, porque sino los capítulos no saben a nada.

Thursnext dijo...

Creo que las críticas más feroces a la irregularidad de la serie viene de los fans de TBBT, serie a la que consideran mejor comedia que HIMYM. Me ha gustado mucho la perspectiva desde la que planteas tu argumento, y tengo que decir que estoy de acuerdo :)

ALX dijo...

Por ahora, la segunda temporada sigue siendo la mejor, ya que fue la que mejor supo mantener el nivel. A partir de ahí ha pecado de demasiado irregular. Pero eso no quita que me lo siga pasando bien con ella.

Un telespectador más dijo...

Es con diferencia mi comedia favorita, y a mi esta temporada em ha encantado. Para muchos es irregular, pero siemrpe cada capítulo deja algun detalle que lo salva.

A mi Ted nunca me ha desagradado, siempre lo he considerado el normal de la serie, el que hace que por contraste el resto brillen, y esta temporada ha estado mucho mejor que las anteriores, con auténticos puntazos como el de la cabra.

Saludos!

Spidermarga dijo...

Yo estoy contigo. Se la critica mucho pero la cuarta temporada me ha gustado bastante. Inlcuso en sus peores episodios me hace reír.

Me ha gustado mucho lo que has escrito sobre ella :)

Rebeca Sánchez dijo...

Torpe dama, tienes razón, supongo que aquellos que rondamos los treinta nos sentimos más identificados con los personajes porque nos suceden cosas similares y vivimos situaciones parecidas, incluso en muchos aspectos pensamos como ellos.

Anade yo antes pensaba como tu que había cierta irregularidad (tercera temporada) pero a pesar de ella todos los episodios brillan, tienen un detalle que los hace especiales.

Hewl estoy contigo en lo de atesorar episodios y verlos del tirón, uno al día no llega a nada. Yo suelo zamparme siete u ocho :)

Thursnext no estoy de acuerdo con que sean los fans de TBBT los que critiquen con más fiereza la irregularidad, TBBT empezó cuando CCAVM iba por la tercera temporada y sus inicios también fueron irregulares. Ahora mismo TBBT ha tenido una fantástica segunda temporada de la misma manera que la tuvo CCAVM, pero a ver como les van las siguientes.

Alx, la segunda temporada fue genial, estupenda y con un nivel muy alto. La tercera tuvo la dichosa huelga y la cuarta como digo no me ha parecido tan irregular como la gente se empeña en decir.

Un telespectador más, a mi tb me encanta pero TBBT bufffff está en lo más alto en este momento. Y tienes razón con TEd, esta temporada ha sido su temporada, ha estado sembrado.

Spidermarga gracias por la crítica :) y si, hasta los episodios más flojos te arrancan una sonrisa.

Sunne dijo...

Esta temporada ha estado bien, si que hay gente que hablaba de bajón pero por otro lado los buenos han sido muy buenos. En cambio Stella ha bajado calidad, sin duda. Pero como digo, el resto geniales, la hamburguesa, Naked man.etc..

Rebeca Sánchez dijo...

Si SUnne, es que lo que es bueno, es muy bueno joder que grande es esta serie y que poco valorada está

LinkWithin



Related Posts with Thumbnails