lunes, 7 de julio de 2008

La conjura de los locos

Sufro de gilmoritis. Si, gilmoritis severa. Tengo que decírselo al mundo pero me da miedo, tal vez no me entiendan, me rechacen por ello, me convierta en una paria social, me aparten de manera brusca y me retiren la palabra. ¿Exagero? Tal vez pero si no lo digo reviento ODIO A LAS CHICAS GILMORE. Bien, vale, primer paso realizado. Lo he dicho y el cielo no ha caido sobre mi cabeza. Aunque bueno he sentido un leve escalofrío.

Cierto, no soporto a las chicas Gilmore ni al puñetero Stars Hollow. No, no las trago ni las digiero y lo único que puedo hacer es cagarme en ellas. Es la serie con más personajes repelente por metro cuadrado.

Desde el dúo protagonista hasta el alcalde zumbado del pueblo. Lorelai es una chiflada cuya voz y capacidad para generar ruido son constantes. Esa mujer nunca se calla, y lo que es peor se cree muy guay. No, no puedo. Cada vez que abre la boca me dan ganas de pegarle. Es algo totalmente irracional. En cuanto a la hija, la pedante, ñoña, mal criada y repelente Rory... bueno creo que es obvio. A parte de eso es una resabidilla, un fastidio de chavala que siempre cree tener razón porque se supone que es muy lista. Además sosa como pocas. Nunca entenderé que le veía Jess a esa mojigata. Lo peor es cuando estaban las dos juntas, casi todo el tiempo. Es la peor de las torturas imaginables.

En cuanto al pueblo. En fin, ¿seguro que no era un sanatorio mental camuflado? Allí no había nadie normal. Desde la cocinera histérica (Sookie) pasando por el francés antipático (Michel), Paris (que se merece un profundo análisis mental), la madre de la coreana (la señora Kim) y Lane, el alcalde del pueblo (Taylor) y el supuesto rarito de Stars Hollow (Kirk). A ver el lugar era bonito, idílico, de postal. Solo tenía un problema, la gente. Mátalos a todos y será un paraiso en la tierra.


Pero había alguien que me daba mucha pena. Luke. Es el único ser humano normal, lógico que esté de mal humor todo el tiempo. Vivir rodeado de zumbados puede provocar strees. Estar acosado todo el día por la pesada de Lorelai puede poner al más frío al borde del abismo. Por no hablar de tener que lidiar con el alcalde y con el rarito del pueblo, que parecía tenerle mucho aprecio. Si, Luke era un hombre atrapado en un infierno de locura del que no podía salir aunque lo intentara. Por eso estaba de mala leche y se sentía frustrado porque sabía que tendría que seguir allí, en esa cafetería alimentando a los dementes que terminarían matándolo de un ataque al corazón. Yo soy él y tomaría medidas drásticas como por ejemplo envenenar la comida. Aunque lo intentó el pobre al final pudieron con él y se quedó en el pueblo con Lorelai. Cuanta pena me dio.

Cada vez que lo veía me recordaba a aquella secuencia de una peli de Carpenter con Sam Neill como prota, en la que Sam intentaba escapar en coche de un pueblo maldito pero cada vez que creía que estaba fuera del lugar se encontraba de nuevo en el medio de la plaza rodeado de gente. La peli en cuestión se titula "En la boca del miedo". Pues esa sensación de desasosiego era la que me transmitía ver a Luke pululando por Stars Hollow.

En fin puede que esté firmando mi sentencia de muerte. Aquí no hay nada crítico en el sentido de que debo admitir que la factura de la serie era impecable, los actores no lo hacían nada mal, los guiones eran ágiles y llenos de referencias. Pero a veces sucede que una serie o una película o un libro a pesar de ser buenos te molestan, te fastidian, te corroen por dentro. A mi me sucede con las Chicas Gilmore. No soy nada objetiva con ella, solo hablarme de las Gilmore me pone como una moto. Yo que sé a lo mejor pulsaron dentro de mi la tecla equivocada.

5 comentarios:

ALX dijo...

Y a mi que esta serie me hace querer ser mejor persona.

Crítico en Serie dijo...

Reconozco que lo intenté. Vi un par de episodios (o quizás ni eso). Pero no pude.

De acuerdo, lo reconzco: tengo gilmoritis. No me hacen ser mejor persona como alx, sino que les daría una bofetada de vez en cuando. ;)

Rebeca Sánchez dijo...

Alx, si te entiendo conozco mucha gente como tú que sufre esa especie de síndrome de estocolmo con las chicas gilmore, es inevitable. A mi la única serie que me hace querer ser mejor persona david el gnomo, y es una historia de lo más simple. No necesito a dos histéricas adictas a la comida rápida para saber que la vida puede ser maravillosa.

Un telespectador más dijo...

Vaya, por lo que leo soy el unico que adora esta serie, con deciros qeu voy en la ultima temporada como un capitulo pro semana solo para no llegar pronto al final...

Rebeca Sánchez dijo...

:) yo soy incapaz de hacer eso, soy una devoraseries, si tengo los episodios me veo seis o siete, aunque al día siguiente reviente en el trabajo me da igual. Con Lost es con la que más lo hago, la intriga me correo. Con las comedias es más liviano hacerlo porque al ser más cortas se lleva mejor pero con las de más de 40 min... bueno supongo que ya sabeis de lo que hablo.

LinkWithin



Related Posts with Thumbnails