lunes, 14 de julio de 2008

Martin Freeman, oficinista

Una de las relaciones más bonitas de la película Love Actually, es la que se desarrolla entre los dos personajes, John y Judy, que se dedican a hacer de dobles de luz de películas porno. Dos personas que se pasan el día juntas, totalmente desnudas, que hablan sobre sus aficiones y lo que les gusta, que se atraen mutuamente y que en el fondo son tímidas, tiernas y sensibles, tanto que su primer beso es tan inocente como el de dos niños.


Fue a partir de esa película del año 2003 cuando empecé a fijarme en Martin Freeman. Tras verle enamorarse en la película antes mencionada pasó poco tiempo antes de que volviera a cruzarme con su cara de buena persona en la pantalla, esta vez hacía un breve cameo en Zombies Party o Shaun of the Dead (2004) como prefirais llamarla.

Poco después interpretó a uno de los grandes personajes del mundo fantástico: Arthur Dent, el protagonista de La Guía del Autoestopista Galáctico, una película basada en el primer libro de la obra de Douglas Adams. Se pasaba la película en pijama y albornoz. Obligatorio leerse los libros.


Me encanta esta película: por el delirio surrealista en el que te envuelve, por el androide paranoide que es Marvin, por que está Sam Rockwell y por Martin Freeman, el último hombre en todo el universo. Hace poco he leido que Douglas Adams quería para el papel de Arthur Dent a Hugh Laurie pero la prematura muerte del autor iniglés truncó este sueño. Seguramente que Laurie, gran actor cómico, hubiera hecho una gran aportación a la película pero hoy por hoy me cuesta imaginarme a otra persona que no sea Freeman en el papel.

Tras esto a aparecido en varias películas como la última de Minghella Breaking and Entering, en The Good Night junto a nuesta Pe. Un pequeño cameo de nuevo junto a Simon Pegg en Hot Fuzz (sigo negándome a decir el título en español) y la última peli donde lo he visto aparecer es en La Ronda de Noche interpretando a Rembrandt.



Se han oido rumores que afirman que podría interpretar a Bilbo Baggins en El Hobbit de Guillermo del Toro. Rumores solo por ahora, esperemos que se confirmen.

Bueno todo este preambulo sirva para resumir que hace tiempo que seguía la carrera de Freeman, que me gustaba mucho su trabajo y que me encanta todo lo que hace, además con esa cara de buenazo hasta me apetece invitarle a un par de cañas. Lo que no había visto era The Office. Sabía que había participado en la serie, interpretando a Tim Canterbury pero no había visto la serie y las pocas referencias que tenía de ella era gracias a los comentarios en la red de los fans.

Este finde he visto, por fin, The Office. Mi novio me regaló la edición completa así que la devoramos inmediatamente. Y si Martin Freeman se merecía un par de cañas antes de verla ahora ... bueno no tengo palabras.

No creo que pueda añadir nada a todo lo que se ha dicho previamente sobre The Office.

Retrata lo que sucede en una oficina de una empresa de papel.

Está filmada con estilo documental.

Pocos personajes que orbitan en torno al jefe.

Provoca la verguenza ajena explotando al máximo los chistes racistas, machistas, etc; la arrogancia, el patetismo humano, la negación de lo evidente, la envidia, el sinsentido.

Rick Gervais interpreta al jefe, David Brent. El personaje más patético que he visto en mi vida. Es el gerente de esa sucursal. Se cree el hombre más gracioso y carismático del mundo. Se comporta como si todo el mundo le adorase cuando no es así. Su capacidad de meter la pata es proporcional al número de veces que abre la boca. Es mentiroso, envidioso, hipócrita, patético, rastrero, le gusta humillar a los demás, le gusta que le adulen, es intransigente... bueno no creo que se pueda decir nada bueno de David Brent. Gracias a este rosario de virtudes lo que produce en el espectador no es asco, por lo menos en mi caso, sino una lástima infinita por un hombre atrapado en sueños irrealizables, un quiero y no puedo, un lo voy a intentar pero no tengo ni idea de cómo que te arrastra hasta lo más profundo de la tristeza. David Brent es la pesadilla de cualquier empleado y de cualquier jefe. Ver lo que ha sido de su vida al final provoca tanto desasosiego que tuve que darle varias veces al pause para asimilar lo que estaba viendo y sintiendo, era tal la desazón por las meteduras de pata de David que casi no consigo ver el final. Gran momento de David, cuando al final le dice a Finch que se calle, en ese momento me llenó de orgullo.

Gareth Keenan. Obsesionado por el mundo militar, por el sexo, por el orden y la obediencia. Se considera la mano derecha de David y le es fiel sin reservas. Aunque cuando David es despedido y él asume su puesto vemos como su concepción de David como lider cambia al percatarse de sus errores como jefe y ser humano. Gareth no evoluciona mucho a lo largo de la serie pero ni falta que le hace, él en si mismo, en su mundo militar, milimitrado y perfecto es totalmente feliz. Gran momento de Gareth, cuando afirma que su fantasía es dos lesbianas, gemelas.

Dawn Tinsley, la recepcionista, aguanta las embestidas de sus compañeros y los comentarios satíricos y machistas de David. Está prometida con un imbécil llamado Lee sacado de algún lejano lugar en el tiempo llamado prehistoria. No la valora, la trata como a un trapo, la manipula, la insulta en público. Una joya vamos. Y Dawn lo soporta porque es pasiva, porque se deja llevar, porque se aferra con tanta fuerza a la realidad que no se permite soñar. No intenta ser la gran dibujante que siempre quiso ser, no intenta dejar a Lee por un hombre mejor, no intenta dejar la recepción para salir al mundo. Cada vez que la veía me daban ganas de darle una patada para que espabilase. Gran momento de Dawn, cuando David le dice que la despide por robar post-it (una broma según David) y ella rompe a llorar para terminar llamándole imbécil con toda la dignidad del mundo.

Tim Canterbury (Martin Freeman). Es representante de ventas. Es perfectamente consciente de que David es un imbécil pero le da pena, le toma el pelo a Gareth constantemente porque simplemente no tiene nada mejor que hacer y está enamorado de Dawn. Tim está atascado, tiene 30 años, lleva varios años en la empresa cuando iba a ser "algo temporal", vive con sus padres, no tiene novia y no ve ningún futuro. Fue un año a la universidad para estudiar psicología pero lo dejó. Es consciente de sus limitaciones y tiene un gran sentido del humor y de la amistad. Las miradas de Tim a Dawn destilan amor, los gestos ante los comentarios de David o Gareth te hacen entender la tortura psicológica por la que debe estar pasando el pobre, aunque es algo que tiene asumido y los tolera mejor que la mayoría de la oficina. En algunos aspectos podemos ver a Tim como la antítesis de David y cómo él podría ser el jefe ideal para la oficina. Es respetuoso, eficiente, trabajador, comprensivo y empático.


Su relación con Dawn es perfecta, conectan. Ambos tienen sueños, ambiciones, gustos similares y un sentido del humor muy a la par. Se divierten interrogando a Gareth y gastándole bromas todo el tiempo.

El momento en el que Tim va hacia Dawn, la lleva a parte a una habitación y corta el micro para que no podamos oir lo que todos deseamos que le diga es sublime. Tengo que admitir que al final cuando ella descubre el regalo de Tim que simboliza perfectamente todo lo que ella siente casi lloro, cosa que sucedió dos segundos más tarde cuando la veo regresar a la fiesta y besar a Tim delante de todos. La historia de amor entre estos dos personajes es tan simple, tan clásica que por eso me la creo. No es uno de esos grandes dramas en plan Anatomía de Grey. No, son dos personas que se quieren que por las circusntancias y las malas elecciones no acaban de estar juntos. Aunque es precioso que al final lo consigan.


Lo cierto es que The Office me sorprendió muchísimo. He disfrutado y sufrido mucho viéndola. Tardaré un poco en atraverme a enfrentarme a Extras o a The Office (USA). Ya he tenido sobredosis de patetismo y vergüenza para una buena temporada.

Al menos he sacado algo en claro, una preciosa historia de amor y la confirmación de que Martin Freeman es uno de los buenos.

3 comentarios:

ALX dijo...

The Office (UK) es una de mis grandes series pendientes, sobre todo siendo fan de la versión americana. A ver si me pongo con ella.

Crítico en Serie dijo...

Ahora que lo dices, sí que le he visto en mil pelis!

Por cierto, que al mencionar Hot Fuzz (Arma fatal) te olvidas de decir que es una GRAN película. Leí críticas muy buenas sobre ella y me la compré sin saber qué esperar (porque el trailer era bazofia). Y cuando la vi me di cuenta de como iba a amortizarla... Es genial!

(y yo que he visto The Office versión EEUU también me apunto a lo de la vergüenza. Se sufre demasiado. XD)

Rebeca Sánchez dijo...

Hot Fuzz es una GRAN película, sin duda alguna. Ya Shaun of the dead lo era pero con esta se han superado. Divertidísima, original y bien hecha; algo que parecía impensable teniendo en cuenta el tipo de comedias que nos llegan desde USA pero aquí llegaron estos británicos para darnos una colleja y demostrar que se puede hacer una muy buena película con una idea original.

LinkWithin



Related Posts with Thumbnails