viernes, 13 de marzo de 2009

La variedad sexual en la pequeña pantalla

Como ha cambiado la televisión, como han cambiado las series, como han cambiado los personajes. Lejos quedan los tiempos en los cuales los personajes gays eran una caricatura colocada para provocar la risa fácil, no eran personas eran un recurso. Aunque no siempre se les usaba como cubo de risas también valían para ser los malos inculcando en el imaginario colectivo la idea de que los homosexuales eran seres perversos y oscuros. Eso también ha cambiado gracias a Dios. También se les usaba como saco de golpes, es decir, todo lo malo de la trama les sucedía a ellos: sufrían ataques (consecuencia de ser gays), eran infelices (no encontraban el amor) se morían de algo (generalmente sida)... vamos que durante mucho tiempo era una auténtica putada ser el personaje gay de una serie, eso si lo había.

Por suerte de un tiempo a esta parte la aparición de personajes gays y lesbianas se ha hecho más natural mostrando a personajes creíbles alejados de los estereotipos sórdidos, ridículos y malintencionados con los cuales se les etiquetaba.

Se considera que fue la serie Espionaje del año 1964 una de las primeras series en horario de máxima audiencia en incorporar un personaje homosexual. En los años setenta Billy Crystal (jovencísimo) tuvo el honor de interpretar al primer personaje gay protagonista de una serie semanal en Soap, llamada aquí Enredo. Sin duda alguna uno de los mejores papeles que ha tenido este cómico. Era Jodie un joven alegre, simpático y encantador que vivía cómodamente su homosexualidad y que era aceptado por su familia. Su personaje vivió situaciones como la discriminación o la lucha por la custodia de su hijo.

Los ochenta no fueron tan amables con los personajes homosexuales, la era Reagan y el sida crearon un entorno generalizado de rechazo y miedo. Una muestra muy clara de esta paranoia es el enorme revuelo que causó la serie Thirtysomething (Treintaytantos) a finales de la década cuando mostró a dos hombres en la cama.

Los noventa se presentaban más esperanzadores. Melrose Place creó al personaje gay por antonomasia, del que supongo que todos nos acordamos, prototipo del saco de golpes. Doug Savant las pasaba putas en Melrose únicamente por ser gay pero era un personaje muy humano, buena persona y nada exagerado que abrió el camino a muchos más.

Las tramas de los personajes homosexuales por lo general eran bastante tópicas eso cambió a mediados de los noventa.

En la serie de culto My So Called Life (1994) se muestra la cara menos amable de la sociedad ante los homosexuales, el actor Wilson Cruz que en la realidad había admitido ante sus padres que era gay durante una Nochebuena y estos ni cortos ni perezosos lo echaron de casa aprovechó su experiencia para componer a Rickie un adolescente gay que sufre muchísimo por su condición. No sé si tuvisteis la suerte de ver esta serie, si no fue así os la recomiendo porque es una pequeña joya. Su tono no era amable, sus jóvenes sufrían las trampas de la adolescencia en una gran ciudad americana y dejaba una sensación de pesar, de incomodidad en el espectador. Muy recomendable.

Durante la segunda temporada de Dawson Crece el personaje de Jack (Kerr Smith) descubre su homosexualidad, fue un adolescente con una vida amorosa bastante intensa y hasta tuvo el honor de ser el primer beso homosexual entre adolescentes que se vio en televisión. Aquello fue en 1998, no queda tan lejos.

Pero faltaban las lesbianas. Creo que el primer ejemplo de pareja lesbiana que vi fue en Friends. Eran Susan y Carol. La ex-mujer de Ross y madre de su hijo y la nueva compañera de ésta. Eran dos personajes secundarios pero se trataba con total normalidad que el niño tuviera dos madres, no creaba traumas, no ocasionaba grandes dramas. La segunda relación entre mujeres que vi, y que dio muchísimo que hablar fue en Buffy; Willow y Tara. Su beso hizo correr ríos de tinta y aquel episodio donde la música servía de excusa para una relación y un orgasmo ni te cuento. Me encantaba esta pareja.

Luego llegaron las series con personajes homosexuales protagónicos: Ellen (1997) que usó su serie para hablar públicamente sobre su sexualidad. Will & Grace (1998) donde tanto Will como Jack eran gays. Will era un personaje alejado del ideario marginal sobre la homosexualidad. Era un hombre culto, inteligente, con un buen trabajo, un buen piso, bien situado socialmente y amistades. Con el nuevo milenio aparecieron las series sobre comunidades de homosexuales por un lado la gay de Queer as folk, donde se aborda la parte política de la sexualidad cuando luchan contra una propuesta limitadora para el colectivo homosexual ; y por otro lado la lésbica de The L word.

Otros personajes homosexuales que nos ha dado la pequeña pantalla:

Smithers en Los Simpson, el asistente personal del señor Burns, enamorado hasta los huesos de su jefe y coleccionista de Stacy Malibu.

David Fisher en A dos metros bajo tierra. David vivía reprimiendo su sexualidad, le cuesta mucho aceptarla. Aún así su relación con Keith es una de las más conmovedoras y realistas que he visto en la televisión en mucho tiempo.

Andrew Van de Kamp, un pequeño cabrón que usa su homosexualidad contra su madre. A Bree le costó mucho aceptarlo pero creo que ahora más o menos lo lleva bien.

Stanford, el mejor amigo de Carrie en Sexo en Nueva York. Moderno, superficial, con mucha pluma y en busca del hombre perfecto. Compartía cosmopolitans y cigarrillos con la columnista. en la misma serie tenemos a Anthony, directo, italiano, pasional y divertido. Totalmente opuesto a Starnford. Anthony se encargaba de organizar bodas, apareció cuando organizó la primera boda de Charlotte.

En cuanto a personajes bisexuales 13 en la serie House, como curiosidad decir que previamente la Olivia Wilde ya había interpretado un personaje bisexual en The OC. T-Bag en Prison Break. Jack Harkness pero a este le podíamos dedicar un capítulo a parte, considerémoslo omnisexual. Angela Montenegro también (este me pilló por sorpresa) y no podemos olvidar al pequeño Stewie Griffin.

A las series españolas tardaron un poco más en llegar los personajes homosexuales pero tenemos varios ejemplos: Fidel en Aida, Esther y Maca en Hospital Central, Diana en Siete Vidas, Mauri y Fernando de Aqui no hay quien viva. Seguro que me olvido de alguno.

6 comentarios:

Jaina dijo...

Dentro de los bis, yo añadiría a Callie, de Anatomía de Grey.

Saludos!!

Crítico en Serie dijo...

Gran recorrido por la homosexualidad de las series, aunque debo reconocer que me da un poco de rabia: quería hacer algo parecido algún día en mi blog (para el día que tenga tiempo y no tenga recursos), aunque de algo estoy seguro, y es que no hubiera puesto no la mitad de referentes porque no los conocía.

Curioso dato el del pobre Wilson, que fue echado de su casa. Por más que alguien pueda cobijarse en el "eran los viejos tiempos", hay cosas que no tienen excusa. Y en Dawson Crece, por más que fuera el primer beso homosexual en una serie teen, siempre me pareció que eran unos cobardes con el personaje. Era muy gay siempre y cuando quedara claro que era muy secundario y los besos eran prácticamente para quedar bien. No había nada de normalidad. Igualmente, se les puede dar las gracias.

Y unos que no aguanto, son los de QaF. Qué vergüenza me hacían sentir como homosexual, por más que a muchos les guste la serie, incluidos heterosexuales. Es un horror lleno de estereotipos que, de acuerdo que algunos existen, pero no son tan descarados. Casi parece que esté hecha por un homofobo.

(Me quedo, ahora mismo, con el tratamiento de la homosexualidad en Cinco Hermanos. El hijo gay lo es con total normalidad y es protagónico. Míratela. ;) )

Rebeca Sánchez dijo...

Nunca he visto Cinco hermanos, tengo una tirria absoluta hacia Calista Flockhart, aunque me pica ver a Sally Field, una grandísima actriz, en acción. Puede que por eso le de una oportunidad pero Calista igggggggg es verla y me entran ganas de asesinar a alguien.

ALX dijo...

Destacaría Torchwood, protagonizada por un personaje bisexual (bueno, más bien omnisexual, porque ese hombre liga con todo lo que se le pone por delante), el capitán Jack Harkness, sin por ello ser una serie dedicada en exclusiva al público gay. En esa serie han manejado muy bien ese tema y en ningún momento ha sido lo causante del conflicto, sino simplemente una característica del personaje.

Además tiene un momento muy bueno con James Masters y el capitán Jack Harkness, en el que hacen de antiguos amantes.

Respecto a Cinco Hermanos, nunca me ha gustado el personaje gay. Se mueve unicamente por el hecho de ser gay y eso es lo que lo define, algo que no me gusta nada.

Rebeca Sánchez dijo...

Dios! ese peacho momento entre Spike y Harkness, para mi james marters siempre será spike... creo que estuve saltando en el sofá todo el puñetero episodio de la emoción. Harkness es sensacional.

Crítico en Serie dijo...

Voy a llevar la contraria a ALX: el hermano de Cinco Hermanos no se mueve por el simple hecho de ser gay. No obstante, está claro que esta condición marca claramente ciertas cosas en la vida como por ejemplo, tener que lidiar con una hermana republicana que defiende un partido que restringe sus valores. Estas cosas ocurren. Yo no soy únicamente gay, pero está claro que mi sexualidad marca muchas cosas de mi vida. Y más allá de sus problemas por su sexualidad, tiene una personalidad muy bien definida y auténtica (su cinismo no tiene límites).

LinkWithin



Related Posts with Thumbnails