El sheriff de Absaroka

2 comentarios

Hay series que por diversos motivos como la época de emisión, la temática, el número de capítulos, los actores; pasan bastante desapercibidas para el seriéfilo. Series que a primera vista engañan pero que lentamente crecen, apuntalando una personalidad propia a golpe de tesón y buen hacer, convirtiendo su visionado en un pequeño placer. Series que recomendamos activamente porque somos conscientes de su calidad y potencial. Longmire es una de ellas.

La primera cosa que leí sobre Longmire era que Katee Sackhoff se incorporaba al reparto. Me llamó la atención que la actriz eligiese un proyecto a priori tan poco apetecible teniendo en cuenta que su popularidad se encontraba en su punto más álgido gracias a Battlestar Galactica. 

El piloto no es nada memorable. Un piloto sin personalidad que tanteaba el terreno de Absaroka, donde se desarrolla la acción, y daba pinceladas sobre el carácter de Walt y Vic. Poco más. Como los veranos seriéfilos son largos acabé descargando los cinco primeros capítulos de la temporada y me enganché sin remedio. 

Lo primero que me llamó la atención fueron los paisajes abiertos de Absaroka, con esas carreteras interminables y esas montañas nevadas. Los planos del hombre (Walt) en medio del viejo salvaje oeste evocan soledad, fuerza y una extraña calma. El protagonista, el sheriff Walt Longmire, es un vaquero parco en palabras de rostro impenetrable. Es como los paisajes de Wyoming, duro y difícil, pero también paciente y sorprendente. El físico de Robert Taylor encaja perfectamente con este sheriff cincuentón y viudo. No logro imaginar a otro actor con el abrigo marrón y el sombrero de vaquero mirando al infinito desde la puerta de su cabaña. 

La cadena A&E ha aprovechado bien la obra literaria de Craig Johnson en la que se basa la serie confiriéndole brío, credibilidad y emoción a las historias del sheriff del condado de Absaroka, Wyoming. La primera temporada fue una agradable sorpresa, la segunda fue la confirmación de que Longmire merecía más atención por parte de los seriéfilos. Estamos ante un procedimental con una trama horizontal que avanza sin precipitarse y que asienta su mayor atractivo en el perfil de sus personajes y en la dinámica que se establece entre los mismos. Walt es una roca, Vic un volcán, Branch un lago aparentemente tranquilo pero con aguas turbulentas, Cady es la dulzura y Henry un indio misterioso que esconde numerosos secretos, tanto propios como ajenos. 

La segunda temporada abordó varios frentes temáticos sin abandonar nunca su carácter procedimental: la investigación del detective Fales de Denver, la paranoia de Vic con un antiguo compañareo de trabajo, la deteriorada relación de Walt y Cady, las elecciones a sheriff y la relación entre Walt y Lizzie. Cuatreros, vascos, espíritus, ganado, casinos, reservas indias, asesinatos, atropellos... Walt no ha tenido ni un segundo de descanso durante los diez capítulos que conforman la segunda temporada. Este verano regresaré a Absaroka, hay muchos misterios que resolver. 

Share/Bookmark

The Bletchley Circle, destacable drama histórico

0 comentarios
A la actriz británica Anna Maxwell Martin la tengo en el punto de mira desde que la vi compartiendo plano con David Morrissey en South Riding, aquel papel le valió un Bafta a la mejor actriz allá por 2011. Desde entonces he seguido su carrera con interés y actualmente estoy visionando la miniserie Death Comes to Pemberly donde interpreta a Elizabeth Darcy.

Martin fue el principal reclamo que me llevó hasta The Bletchley Circle, serie ambientada en la Inglaterra de 1952 que combina drama y misterio. En ella, cuatro mujeres que durante la II Guerra Mundial trabajaron como decodificadoras en Bletchley Park se reúnen años, nueve años después, para perseguir a un peligroso asesino en serie.

La primera temporada de la serie, de tres capítulos, se emitió en 2012 y trata un único caso, el del estrangulador de Londres. Tras casi una década, Susan reclama la ayuda de sus antiguas compañeras para desentrañar el patrón de ataques de un asesino. Así da comienzo su aventura, un camino que las llevará a enfrentarse a su presente y a su pasado. Algunas saldrán fortalecidas de la experiencia, otras muy debilitadas. Susan es una experta en puzzles, en resolución de enigmas. Lucy tiene memoria fotográfica, Jean tiene acceso a la información ya que sigue trabajando para el estado y Millie es capaz de dar forma a datos aleatorios y sacar conclusiones de los mismos.

La segunda temporada, de cuatro episodios, pudo verse a principios de 2014. Esta vez se trataron dos casos diferenciados y hubo un cambio significativo en el reparto, Maxwell Martin dejó la serie y la actriz Hattie Morahan se incorporó interpretando a Alice Merren, otra trabajadora de Bletchley Park que recibe la ayuda del grupo cuando es acusada de asesinato.

Una de las cosas que más me gustan de esta serie es el retrato que hace de estas cuatro mujeres. A pesar de tener personalidades diferentes funcionan muy bien como grupo y no solo buscan ayudar a los demás con lo que hacen sino que también, aunque no todas son conscientes de ello, se ayudan a si mismas. Durante la guerra fueron mujeres libres y autónomas, eran trabajadoras esenciales y desarrollaron un trabajo de vital importancia en la retaguardia, un trabajo que podía salvar vidas, que marcaba la diferencia. Se sentían valoradas y realizadas como personas, se sabían útiles, se sabían importantes y eran conscientes de que estaban ayudando a ganar una guerra cruenta. Susan (Anna Maxwell Martin), Millie (Rachael Stirling), Lucy (Sophie Rundle) y Jean (Julie Graham) fueron tan decisivas para la victoria como los hombres que luchaban en las trincheras. Tras la guerra, perdieron todo eso: la libertad, el reconocimiento, el trabajo... Se convirtieron en sombras, en mujeres que debían someterse de nuevo a los convencionalismos sociales, en amas de casa, en esposas, en fantasmas. Por ley tenían prohibo hablar de su trabajo en Bletchley Park, sus familiares y amigos no sabían lo que habían hecho, no eran conscientes de que estaban conviviendo con mujeres inteligentes, disciplinadas y curiosas, y eso, a algunas de ellas, las comía por dentro.

Un drama histórico que no solo se preocupa por el estilo, la ambientación y la fotografía, sino que también por las tramas, el desarrollo de personajes y los diálogos. Una cosa que me llama mucho la atención es la vestimenta de los personajes que sirve para reforzar su personalidad y estados de animo. Aunque la actriz que me llevó a descubrir la serie ya no está espero impaciente una trecera temporada de The Bletchley Circle.

Share/Bookmark

#BigCuloDay2014

0 comentarios

En el Blog de Jotace, en tu blog, en tu facebook, en tu twitter, en el Congreso de los Diputados... El gran día del culo comiquero (o no, aunque la idea es que sí). Un dia para colgar dibujos de culos por todas partes. Un homenaje, humilde pero sentido, a la exhuberante redondez traseril, tal y como decenas de artistas la han plasmado a través de los tiempos.

Y yo me sumo, un año más, al Big Culo Day con dos aportaciones. 

Primeramente presento el culo de Evan Peters  que pudimos disfrutar en American Horror Story: Coven.  El personaje de Peters aparece en esta escena teniendo sexo con Madison, una joven bruja egoísta y superficial, interpretada por Emma Roberts, su pareja en la vida real. 


El segundo culo que os traigo ha dado mucho de que hablar, no solo el culo sino el resto del cuerpo de la bellísima Alexandra Daddario. La joven actriz sale así en el segundo capítulo de True Detective.



Share/Bookmark

Amazon acierta con Bosch y The After

0 comentarios

El año pasado, Amazon presentó una batería de pilotos que fueron valorados por sus usuarios con el propósito de dilucidar cuales terminarían convirtiéndose en series de televisión. De aquella experiencia nos quedamos con el chasco que supuso Zombieland, fallido intento de trasladar a la pequeña pantalla la película de 2009 protagonizada por Woody Harrelson y Emma Stone; y con las comedias Alpha House y Betas que recibieron críticas favorables aunque son productos más bien mediocres.   


Este año se repite este democrático proceso de selección. Los usuarios volverán a votar sus pilotos favoritos, este año hay diez, y algunos de ellos terminarán convirtiéndose en series. Lo que nos importa es saber cuáles recibirán luz verde por parte de Amazon. De los diez proyectos, cinco de temática infantil y otros cinco de temática adulta (dos dramas y tres dramedias) he visionado dos: Bosch y The After. En ambos casos la primera impresión ha sido muy positiva. 

BOSCH

Adaptación de las novelas de Michael Connelly protagonizadas por el detective Harry Bosch del departamento de Los Ángeles. Bosch, interpretado por Titus Welliver (Lost, The Good Wife), está pasando por un momento profesional delicado puesto que está siendo juzgado por matar a un sospechoso. Sin embargo, eso no le impide iniciar la investigación del asesinato de un niño de trece años cuyo cadáver aparece en un bosque. El tono oscuro de la trama y del personaje están bien perfilados. Welliver promete en la piel de un hombre atormentado por el pasado, eficiente y efectivo investigador que conoce la ciudad y que ha visto la peor cara de la misma. Connelly  y Eric Overmyer, colaborador habitual de David Simon, se encargaron de la adaptación a la pequeña pantalla de esta saga literaria. 


THE AFTER

 Chris Carter es el creador de la propuesta que ha hecho más ruido en las redes sociales. Este drama de ciencia ficción tiene mucho potencial y es más que posible que Amazon apueste por ella. El interesante punto de partida reúne a ocho personajes que deberán unir fuerzas si quieren sobrevivir en un mundo que parece haberse vuelto loco. Una historia post-apocalítpica con tintes sobrenaturales que podría desarrollar una sugestiva mitología, recordemos lo que hizo Carter en Expediente X. El piloto se desarrolla de forma irregular pero acaba con un cliffhunger que nos deja con ganas de más. La calidad del reparto es desigual aunque no chirría y varias caras son viejas conocidas como las de Aldis Hodge, Jamie Kennedy o Adrian Pasdar.

Share/Bookmark

El sonido del ukelele

2 comentarios
Los que ya habéis visto el capítulo 200 de How I Met Your Mother sabéis la importancia que tiene el ukelele en la historia. La madre se arranca con una versión de La vie en rose que toca la fibra sensible de cualquier persona con un poco de corazón. Un momento que ya está en mi el top de momentos seriéfilos de la temporada.

Tengo que admitir que desde hace muchos años tengo fijación con los ukeleles, es un instrumento que me encanta y que me encuentro en todas partes. Puede que en breve me haga con uno y aprenda - malamente- a tocarlo.

How I Met Your Mother no es la única serie de televisión en la que este instrumento originario de Hawai ha aparecido.

En Misfits aparece: 


Leslie Knope también se anima:


Y también él:


Y la pequeña de las Deschanel:


Y en un par de episodios de Cougar Town:


En Smash no podía faltar:


Y este villancico cantado por los personajes de Shameless en el Alibi, con William H. Macy tocando el ukelele:


Y en Raising Hope tenemos a la adorable Kate Minucci cantando y tocando. Aquí también podéis disfrutar de su habilidad con el instrumento. 


Y Cory Matthews:



Share/Bookmark

Comedias, ¿cualquier tiempo pasado fue mejor?

0 comentarios
De las comedias que se han estrenado en los últimos tres años pocas han conseguido atraer mi atención. No he logrado conectar con la mayoría de ellas y las que me gustaron fueron canceladas (Go OnDon't Trust the Bitch in Apartment 23). Lejanos en el tiempo los recuerdos de las grandes comedias (Friends, Frasier, Seinfeld, Roseanne, The Golden Girls, Malcolm in the Middle...) que me hacían reír, con las que conecté a las primeras de cambio y que, además de ser ingeniosas y divertidas, eran capaces de introducir en sus tramas aspectos dramáticos, abordando temáticas sociales, políticas o religiosas con sensatez y sencillez, demostrando aún más cuán brillantes eran. 

Revistar esas comedias siempre es un placer, no sólo porque son amenas y entretenidas, sino porque son la base en las que se asienta la comedia moderna, y nunca está de más conocer esos orígenes para descubrir que (casi) todo ya está hecho. Ver Soap es una delicia, una loca y absurda comedia en la que podía pasaba de todo. Conocer a Lucy, de I Love Lucy, es disfrutar de la actuación de una de las mejores actrices de comedia que se ha puesto delante de una cámara (Lucille Ball). 

Actualmente estoy visionando 18 comedias, algunas de ellas terminarán este año, otras son unas recién llegadas que puede que no sobrevivan a su primera temporada. Salvo dos o tres ninguna de ellas está al nivel de las series antes mencionadas, no hay un Friends ni un Frasier en esta lista, y mucho menos un The Golden Girls pero hay otras cosas que, aunque no tan redondas, resultan igualmente fascinantes por su manera de aproximarse al género y la reconversión que hacen del mismo.  Hagamos un pequeño repaso: 

- Alpha House (1º temporada. Amazon). Cuatro senadores republicanos comparten la misma casa de alquiler en en Washington. Empecé a verla por John Goodman y me quedé con ella. Por ahora voy en el cuarto capítulo de los once que tiene la primera temporada. Humor incómodo y la aparición de Bill Murray. ¿Qué más se puede pedir?

- Modern Family (5º temporada. ABC). Durante mucho tiempo la vi por simple inercia hasta que, el año pasado, llegué a apreciarla y entusiasmarme con sus episodios y con sus tramas. Reconozco que siempre he sido muy fan de Phil y Luke pero este año la niña de mis ojos es esa pequeña bitch llamada Lily. 

- The Middle (5º temporada. ABC). La familia Heck, que por momentos me recuerda mucho a la de Malcolm in the Middle, es cercana y realista. Los esfuerzos de unos padres trabajadores por llegar a fin de mes están repletos de ingenio, resignación y momentos de puro agotamiento. Sus tres hijos, a cada cual más especial, son distorsiones de los arquetipos juveniles y, precisamente por eso, resultan verosímiles. Desde el primer capítulo me encariñé de los Heck y me alegro de que hayan logrado llegar a la quinta temporada. 

- The Big Bang Theory (7ª temporada. CBS). Mucho ha cambiado la serie desde aquel piloto en el que una rubia cañón se duchaba en el baño de dos nerds. Se han incorporado personajes femeninos (gran acierto) y el peso de la comedia recae en las rarezas de Sheldon. Aunque ha perdido gran parte del factor friki sigue gustándome por esos escasos momentos. 

- How I Met Your Mother (9 temporada. CBS). Una serie que empezó a arrastrarse por el fango a partir de la cuarta temporada, aunque ofreció píldoras de genialidad entre la quinta y la octava. Seguí con ella por pura inercia y por el cariño que siempre he sentido por Lily y Robin. Me sorprende la calidad de la novena y última temporada. En su despedida nos están regalando capítulos perfectos, cargados de nostalgia, humor y referencias. ¿Ha valido la pena esperar? Sí, pero fue duro y en más de una ocasión estuve a punto de dejar la serie. 

- Awkward (3ª temporada. MTV). El giro de la tercera temporada no fue bocado de mi agrado, pero en los últimos compases de la misma lograron recuperar los puntos fuertes de una serie que parecía navegar a la deriva. Jenna y compañía han brillado con fuerza gracias a la mafia china, la muerte de Ricky o el "You're welcome" de Sadie. 

- A Touch of Cloth (2ª temporada. Sky1). La serie me conquistó, vale que apuesta por un humor poco sutil pero es disfrutable y acierta de lleno en la exposición de las tramas y en el tratamiento de personajes. Dos temporadas de dos capítulos cada una, en un día puedes visionarla y pasar a otra cosa. John Hannah y Suranne Jones están impecables. 

- Brooklyn Nine-Nine (1ª temporada. Fox) Que conste que Andy Samberg no me gusta, nunca lo ha hecho y nunca lo hará. Sin embargo, esta serie apuesta por la coralidad y aunque Samberg es el protagonista hay espacio para los demás personajes y tramas que nada tienen que ver con su detective Peralta. No esperaba que fuese a gustarme pero así ha sido, así que para el saco. 

- The Crazy Ones (1ª temporada. CBS). Mi amor incondicional por Sarísima me impulsaba a ver esta serie pero había tres aspectos de ella que me daban mucho miedo: Robin Williams desatado, James Wolk y Hamiss Linklater. Por culpa de eso no he comenzado la serie hasta esta semana. Llevo cinco capítulos y lo que he visto hasta el momento me ha gustado. Sarah Michelle está encantadora y divierte, mientras que los tres puntos negros que me daban miedo están bastante controlados y hasta he llegado a cogerle algo de aprecio a Wolk. 

- Californication (6ª temporada. Showtime). Muchos dirán que no es una comedia, que es más drama, o le aplicarán ese palabro "dramedia". Pues no, las aventuras y desventuras de Hank y su compinche Runkle siempre han sido, y serán, una comedia, aunque en la trama se intercalen momentos dramáticos. Si alguien no está convencido que le eche un ojo a la sexta temporada, una locura absoluta. 

- Community (5ª temporada. NBC). Papi ha vuelto y Community sigue en plena forma. El #sixseasonsandamovie parece cada vez más plausible y a pesar de que falta Pierce han reemplazado al viejo trastornado por un viejo cascarrabias. Nunca tiraré piedras contra la cuarta temporada porque me gustó. Es cierto que no era tan arriesgada narrativamente y que no supo ser tan meta como en "la era Harmon" pero fue una etapa de transición muy digna. 

- Episodes (3ª temporada. Showtime). En la segunda temporada la serie explotó al máximo todo su potencial, Carol se desveló como un personaje tan dinámico como divertido, y las locuras de Matt alcanzaron nuevas cuotas de patetismo. Veremos como evoluciona la tercera temporada pero si mantienen ese nivel estaré más que satisfecha. 

- Louie (3ª temporada. FX). La espera hasta la cuarta temporada se está haciendo insoportable. Puede que sea la mejor comedia en emisión. ¿Puede? Lo es!!!! Pegas? No es una serie accesible y es comprensible que a la gente le cueste acercarse a un humor tan desarmante. 

- The Michael J. Fox Show (1ª temporada. NBC). La curiosidad pudo conmigo, eso y saber que la serie tenía la primera temporada asegurada. No es una gran comedia pero disfruto con la química de la Michael y su mujer. Me sorprendió gratamente el tratamiento de la enfermedad y el buenrollismo en general del producto. 

- NTSF:SD:SUV (3ª temporada. Adult Swin). Capítulos cortos, homenajes a toda película/serie de acción/policías, humor grueso y mucha irreverencia. Fácil de ver y bastante recomendable, aglutina una colección de estrella invitadas magnífica: J.K. Simmons, Adam Scott, Mark Hamill, Jeff Goldblum, Alison Brie, Ray Liotta, Summer Glau, incluso Lorenzo Lamas. 

- Psych (8ª temporada. USA Network). Tras un portentoso capítulo musical de hora y media, Psych regresó con la que posiblemente sea su última temporada. Desde que se estrenó en 2006 ha sido una de mis series favoritas y si termina este año la echaré mucho de menos. 

- South Park (17ª temporada. Comedy Central). La veo a mi ritmo pero siempre la tengo presente. 17 temporadas y 247 capítulos de genio. Una de las imprescindibles. 

- Wilfred (3ª temporada. FX). Tiene asegurada una cuarta temporada de diez capítulos que pondrá punto y final a la historia de Ryan y el perro cabrón. Tengo que ponerme al día con la tercera temporada porque me quede estancada en el segundo capítulo y quiero saber cómo terminará la historia. 



Share/Bookmark

Todo el mundo es un crítico

2 comentarios
'The Reichenbach Fall', el tercer capítulo la segunda temporada de Sherlock, se emitió el 15 de enero de 2012. Casi dos años más tarde, el 1 de enero de 2014, la BBC emite 'The Empty Hearse', el primer capítulo de la tercera temporada de la serie. El aperitivo ('Many Happy Returns') que la cadena soltó el 24 de diciembre caldeó el ambiente, por eso no es de extrañar que el estreno lograse la mejor audiencia de la historia de la serie, el minuto de oro llegó a los 9,7 millones de telespectadores. Estas cifras responden a la curiosidad del público por saber cómo fingió Sherlock Holmes su muerte y a la creciente popularidad de Benedict Cumberbatch y Martin Freeman, los actores que interpretan a Sherlock y Watson respectivamente, gracias a sus incursiones en la pantalla grande.

El capítulo, guionizado por Mark Gatiss quien también interpreta a Mycroft Holmes, no da tregua, equilibrando a la perfección comedia, drama e investigación. Los actores, todos y cada uno de ellos, impecables. Tras dos años han retomado sus personajes como si el tiempo nunca hubiese pasado. Su buen hacer se ve magnificado por un guión que da al espectador todo aquello que esperaba y más.

La expectación era tremenda, Gatiss y Moffat tenían que darle al público una buena explicación, una resolución al misterio que resultase plausible y satisfactoria; pero eso es algo imposible y, sabiéndolo de antemano, juegan con los fans porque en nuestro fuero interno todos somos críticos en potencia y ese crítico que llevamos dentro siempre encontrará fallos y objeciones en el plan de Holmes. 

Durante el capítulo se habla, se especula, se muestra cómo Sherlock pudo fingir su muerte. El primero en explicarlo es Anderson, su elaborada hipótesis recrea un escenario en el que Sherlock utiliza el cadáver de Moriarty para engañar a todo el mundo. Una buena propuesta que sin embargo no logra convencer a Lestrade de que Holmes sigue vivo.

Más adelante, descubriremos que Anderson es el miembro fundador de un grupo de fans del detective llamado The Empty Hearse. Durante una reunión del club, una de las fans propone su propia teoría de lo que ocurrió realmente en aquel tejado. Una teoría más loca que la de Anderson pero, sin duda alguna, mucho más divertida. Al poco descubren que Sherlock está vivo, así que tenían razón pero la duda persiste ¿qué teoría es la acertada?

Gatiss juega con el fan pero con respeto, le da lo que quiere pero también se lo quita, le ofrece varias posibilidades antes de regalarle la verdad de boca del propio Sherlock. El detective le ofrece a Anderson lo que lleva dos años buscando -lo que los fans llevamos dos años esperando- una respuesta plausible. Lo que sucedió en aquella azotea no fue más que un truco de magia, una escena perfectamente sincronizada y orquestada. Philip Anderson no parece muy satisfecho con la respuesta, tiene su solución pero no le parece lo bastante emocionante, tal vez prefería algo más elaborado, más rocambolesco. "It's not how I would have done it", dice. Anderson -como muchos fans- se niega a aceptar la verdad que le ofrece Sherlock porque su explicación no es lo suficientemente buena para él. Para mí fue buena pero como bien sentencia un lacónico Holmes: "Everyone's a critic".

Habrá quien disfrute con la resolución del misterio, otros no; es difícil agradar a un público tan exigente como el de Sherlock pero creo que el guión de Gatiss es capaz de conciliar al crítico que llevamos dentro con el fan que nos habita. 

En la era de las redes sociales es difícil abstraerse de todo el ruido que una serie genera, los fans inundan Tumblr, Twitter, Facebook... de frases, vídeos, imágenes, artículos... sobre el objeto de su afecto. Tras el fin de la segunda temporada, y durante estos dos interminables años, las teorías más locas y rocambolescas, las más series y estudiadas, las más improbables, las más creíbles, llenaron páginas y páginas de la red. El hype ante la tercera temporada se hizo casi insoportable pero Gatiss supo conjugar todo ese concentrado fanatismo y adoración en el guión sin caer en la afectación ni la suficiencia del que se sabe más listo. 

Share/Bookmark

Lista de deseos Wishlist para Bloggers: Fnac 2014

0 comentarios

Este año participo en el concurso de Fnac, donde si tienes dudas sobre que regalar durante estas Navidades puedes usar el Inspirador de Regalos para que no tengas excusas para ser original con tus presentes para tus seres más queridos.  


 Mis deseos hasta los 2014 euros son:







Batman. Espejo oscuro 15,95 €





Pack Yes Minister25,50 €

Pack Yes Prime Minister15,50 €

- La tierra larga - 16,90 €




Total: 2002.89 €


Share/Bookmark

Momentos seriéfilos 2013

0 comentarios

Cuidado con esta entrada pues contiene una cantidad obscena de SPOILERS.

La Boda Roja de Game of Thrones tenía que estar en esta lista. A estas alturas supongo que todo el mundo ya sabe lo que pasa y la importancia que tiene este momento para la serie y para los Stark.


'Hitting the Fang', ese tremendo capítulo que nos regaló la quinta temporada (actualmente en emisión) de The Good Wife. Cuando Will descubre gracias a la perspicacia de Diane que Alicia deja Lockhart&Gardner todo se precipita: los de cuarto año buscan la manera de llevarse sus documentos y clientes, los socios de L&G empiezan a despedir subordinados a diestro y siniestro, Kalinda juega con Cary, Robin vigila a Alicia, Diane se enfrenta a Cary, Will se deja llevar por la rabia, Alicia se mantiene impertérrita hasta que los de seguridad la escoltan al ascensor...  Un capítulo para el recuerdo que saca lo mejor de los personajes y regala una trama trepidante y dinámica. No hay un momento de tranquilidad.

Me encanta la forma en la que Barney conoce a La Madre en 'Platonish', el noveno capítulo de la novena temporada de HIMYM. Creo que es un momento tremendamente emotivo que sirve para definir a la señora Mosby y que cambia la vida de Barney para siempre pues le hace entender que su gran amor es, ni más ni menos, que Robin.

La amarga victoria de Walt Longmire en el capítulo 'Election Day' de la segunda temporada. La hija de Longmire, Cady, es atropellada el día de la votación. Walt se pasa el día en el hospital y olvida completamente las elecciones. Vic le anuncia su victoria cuando le visita pero él no le presta la más mínima atención. 

En The Walking Dead Rick descubre que Carol mató a dos miembros del grupo que estaban infectados y decide expulsarla de la prisión. Este momento realmente me cabreó porque me parece que la actitud de los personajes es demasiado cínica y desleal; algo que no le perdono a la serie. Espero que en breve reaparezca el personaje.

Fringe se despidió para siempre con una temporada con sus más y sus menos pero cuando Walter le dice a Astrid que tiene un nombre precioso... llorar es poco. Lo cierto es que la relación entre el científico y la agente siempre estuvo envuelta por un manto de ternura y aceptación. Walter dependía de Astrid y ella le cuidaba, consentía y guiaba a través de sus arrebatos de locura y sus inseguridades. 

En Scandal hay un montón de MOMENTOS y por eso es difícil elegir uno pero puestos a escoger me quedo con esa conversación-streeptease entre Cyrus y su marido, James, que pudimos ver en el capítulo 'Nobody Likes Babies'.

El personaje de Bob (Patton Oswald) parecía un mero alivio cómico para Justified pero cuando el pequeño y rechoncho agente de la ley es torturado por Yolo en el capítulo 'Decoy' descubrimos que estamos ante un diamante en bruto. Una escena llena de sangre y dolor que nos demuestra el valor de un hombre que siempre fue considerado un chiste por los demás.

El gran momento de Orphan Black es una pesadilla doméstica en toda regla. Alison, la madre perfecta del barrio residencial perfecto, tortura a su marido en el sótano mientras en el primer piso sus vecinos se reunen para celebrar una fiesta.

True Blood también está plagada de MOMENTOS, pero este año me quedo con el funeral de Terry, un capítulo que sirvió para homenajear a un personaje por el que siempre sentí especial simpatía.

Cuando Alec Hardy (David Tennant) le dice a su compañera Ellie -genial Olivia Colman- que su marido es el asesino en Broadchurch.

Cuando los personajes de Modern Family acuden al funeral de la madre de Phil, en la season finale de la cuarta temporada, suceden muchas cosas pequeñas y hermosas. La más bonita de todas ellas es cuando Phil se persona en casa de una mujer y en su puerta se derrumba y llora al recordar a su madre. 

Hannibal, cualquier escena en la que se prepare comida es un momentazo. Tremendo Mads.

Se me partió el corazón con esto. Un final de año seriéfilo por todo lo alto. 


Share/Bookmark

Thank you, Linus. Un repaso al running gag

0 comentarios
Me llama la atención que la última temporada de How I Met Your Mother introduzca, de manera tan hábil, un running gag, que por desgracia terminará con la serie. A lo largo de sus nueve temporadas esta comedia de la CBS ha creado varios chistes recurrentes como las bofetadas de Marshall a Barney, los videoclips de Robin Sparkles o los "bocadillos" que sus protagonistas fuman de cuando en cuando. 
Un running gag es un chiste recurrente que se repite una y otra vez, de manera idéntica o con variaciones mínimas, a lo largo de una película, serie, cómic. Su comicidad se cimenta en la complicidad que se crea con el televidente pues muchas veces esperas el chiste, lo ves venir.  

El "Thank you, Linus" que Lily repite como un mantra cada vez que el camarero le da una copa es un running gag de lo más llamativo  que casa perfectamente con la situación en la que están envueltos los personajes y con la personalidad agresiva y obsesiva de la gran Lily Aldrin, un personaje a reivindicar dentro de una comedia que durante años solo tenía ojos para Barney Stinson. 



En el capítulo 'Bass Player Wanter' que se emitió el 16 de diciembre, el running gag se amplía incluyendo a la Madre (Cristin Milioti). Un detalle que me ha gustado mucho y que no hace más que reforzar mi creencia de que la última temporada de la serie está volando muy alto. 

El running gag, bien utilizado, siempre se agradece. En Seinfeld los protagonistas iban al cine o hablaban de películas que habían visto o querían ver, pero todos los títulos de esas películas eran falsos. Por desgracia nunca veremos en el cine 'Prognosis Negative,' 'Chunnel' o 'Cry, Cry Again'. En este enlace os dejo una recopilación de posibles pósters de esas falsas películas. También los "Hello, Newman" que el protagonista le escupía a su némesis

Arrested Development, gran serie, tenía una enorme cantidad de chistes recurrentes: las lecciones -terribles- de J. Walter Weatherman, el baile del pollo, Ann o el no-desnudo de Tobías. 

En mi siempre adorada Frasier había varios como las menciones despectivas/jocosas hacia Maris, la siempre ausente mujer de Niles; o Eddie mirando fijamente a Frasier cosa que ponía al protagonista de los nervios o el intenso flechazo de Niles por Daphne. 

No podemos olvidar de los nombres de chica que le ponían a JD en Scrubs. Y en Community los pop-pop, los disfraces del decano o los desprecios a Leonard.  Ah, y en The Big Bang Theory hay un buen puñado de ellos como el Knock, knock, knock, Penny!, los "Bazinga", la canción de Soft Kitty o los gritos de Howard y su madre. 

Friends. ¿Hace falta qué los ponga? 








En 'Allo, 'Allo (muy recomendable para los amantes de las comedias británicas) surgieron varios a lo largo de la serie pero el que recuerdo más vivamente es el del cuadro 'La Vírgen caída de los grandes melones'. 

Series más dramáticas como House también incorporan running gags en sus guiones como el famoso: It's not lupus!

Y claro que hay mucho más pero no los voy a poner todos :)

Share/Bookmark
Related Posts with Thumbnails
Copyright © Como un fénix